Bolonia en crisis

Acaba el curso académico y todo apunta que tendremos más cambios a medio plazo en las universidades españolas. No sabemos si esos vientos de cambio tendrán recorrido o se quedarán de nuevo en el cajón de los proyectos inacabados. A estas alturas, lo único cierto en la universidad es laincertidumbre. Por eso, leer el libro "Bolonia en crisis" del profesor Francisco Michavila es más que recomendable. Michavila, me aventuro, es nuestra mejor referencia para conocer cómo se gestionan y administran las universidades, así como las políticas educativas. Es un autor que leo con gusto y que recomiendo a todo el que se quiere adentrar en el mundo universitario.

Su obra es más necesaria que nunca. Aunque se trate de una recopilación de artículos y otras contribuciones, al volver a leer los textos descubro ideas que deberían estar ya en la mesa del Ministro. Si vamos a emprender una reforma, hagamos antes balance de Bolonia y de los nuevostiempos de incertidumbre y transformación digital. Más aún, como cita en varias ocasiones, es el tiempo de "Doing more with less", acertado título de la conferencia de la OCDE sobre educación superior que tuvo lugar en 2010.

En mi opinión, sobresalen varias ideas. La primera es la madurez del proceso de Bolonia. Hemos crecido, hemos creado nuevas oportunidades y espacios de educación, pero también hemos tocado techo. No basta con el modelo impulsado por la Declaración de Bolonia en 1999, porque catorce años después estamos ante unas nuevas circunstancias. Han cambiado los actores y las condiciones, por lo que también es necesario calcular el desarrollo educativo europeo.

Michavila pone el acento en la gobernanza universitaria, esa palabra mágica que se define como la ciencia y el arte de gobernar a medio plazo "promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía". No se trata pues del "falso debate del tamaño" (Harvard apenas llega a 20.000 alumnos, como Oxford, Stanford o Cambridge, mientras que La Sapienzaalcanza los 170.000, p.28-29). Más bien se trata de valorar los procesos de toma de decisiones, la odisea de cambiar de rumbo frente al statu quo. Como reconocía el propio Ministerio de Educación en 2010 "en el gobierno de las universidades pesa mucho más la satisfacción de los intereses interno (mantenimiento del peso de los grupos de presión, departamentos, colectivos) que la atención a las necesidades de la sociedad".

Porque es necesario innovar y dotarse los instrumentos necesarios para emprender un salto cualitativo. La innovación no es gratis: cuesta dinero y sacrificios. Ya veremos quién pone qué. Michavila recuerda que la ausencia de interdisciplinariedad es "una de las debilidades diagnosticadas de manera reiterada". Ya sabemos lo que nos pasa: pongamos remedio.

Los rankings tampoco son la panacea. Son buenos instrumentos para la realización de comparaciones, pero no deben ser "una obsesión". Si las universidades españolas compiten por la vía de la internacionalización de profesorado y alumnos, si se establecen mecanismos eincentivos a la investigación de calidad, si se vincula al produccióncientífica al mundo empresarial (spin-offs y emprendimiento universitario) y otras medidas parecidas, se mejorarán los resultados de las listas de la Universidad de Shanghai o el de The Times.

Michavila entra a fondo en una cuestión clave, que es la docencia. Recuerda repetidamente que existen estudios y medidas para que la docencia mejore, como los estudios de Ken Bain, otra autoridad en la materia. Igualmente, siguiendo la estela de Humbdolt, el catedrático vincula investigación y docencia. En tiempos de recortes, hay que recordar que la investigación es un requerimiento para una vida universitaria plena. No es una opción, sino una obligación para que latransmisión de saberes se actualice y se vincule con los avances.

Me quedo con tres conclusiones. Acierta Michavila al señala que "la dimensión española para medir la calidad es insuficiente". No nos hemos dotado de instrumentos para conocer lo que funciona y lo que no. Apenas, unas encuestas que tienden a mostrar resultados polarizados. Necesitamos más porque aquello que no se conoce no puede gobernarse adecuadamente. Cuanta más información tengamos sobre el comportamiento de profesores, PAS y alumnos, mejor nos irá a todos.

En esa línea, comparto la idea de cambio e innovación. Se resume en una idea sencilla: la universidad tiene que hacer cosas, pero sobre todo tiene que dejar de otras. Hemos venido creciendo con un modelo fordista. Ahora, en la sociedad digital, la universidad no puede reproducir elsistema industrial. Michavila sugiere muchas soluciones. Por concretar, me quedo con una: internacionalización de las redes de trabajo. Hay que abrir las puertas y ventanas para que fluya el talento.

Por último, me sumo a su idea: no basta con desearlo. Para que ser una universidad de excelencia, necesitamos competencia y responsabilidad, un enfoque abierto, profesores que se enfrenten a procesos competitivos de selección, la selección de directivos (Rector, decanos) de acuerdo a criterios de capacidad y esfuerzo, mejor reparto de las tareas docentes, investigadoras y de gestión, alumnos vocacionalmente dedicados a sus estudios y una mejor política universitaria. ¿Quién no lo firma?

***

Sígueme en Twitter: @juanmanfredi

Comentarios

Bolonia en crisis, y el mercado laboral en crisis... Mercado laboral 2013, trabajos con futurohttp://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/mercado-laboral-2013-trabajos-con-futuro.html
06/17/2013 05:37:55 PM
Bolonia en crisis, y el mercado laboral en crisis... Mercado laboral 2013, trabajos con futurohttp://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/mercado-laboral-2013-trabajos-con-futuro.html
06/17/2013 05:37:56 PM
Quien no va a querer siempre unas mejores universidades? Pero lo que leo entre líneas es simplemente un modelo más a lo privado, menos alumnos. Y digo yo, que haremos con toda esa población que no pueda tener estudios universitarios, en un mundo donde la falta de formación es un handicap.Y no me digan de copiar el modelo alemán, hiperproteccionista con sus FPs, donde para hasta trabajar como camarero necesitas un ausbildung (título de FP alemán). Eso no funcionaría en un mercado profesional hiperliberalizado como el español.Por consiguiente, más de lo mismo. Nos dirigimos, de la mano de la derecha liberal, a parecernos cada vez más a un país del sudeste asiático. Nuestro futuro será una sociedad dividida. Ricos con estudios por un lado, y pobres explotados por el otro.Aunque más que irnos a copiar al sudeste asiático, lo que veo es a la derecha de este país frotandose las manos, por volver a un modelo social anticuado, eso si, con un toque más "cool" en lo que se podrán disfrazar de neo yupies, con un gin tonic en una mano, un Apple en la otra, y un libro de "Nosotros los mecados" sobre la mesa...
06/17/2013 09:43:14 PM
El sistema educativo no se puede cambiar solo en la formacion universitaria, comienza en las guarderias y escuelas.El objetivo deberia de ser que cada persona consiguiese la mejor educacion/formacion posible de acuerdo con sus capacidades.Sin embargo el objetivo actual parece dentrarse en que todo pase un cierto estandar minimo.Este sistema deja aparcados a una parte de la poblacion que no son capaces de saltar esa altura y los clasificamos como "fracasados escolares".Tambien deja en la estacada a otra parte de la poblacion que son capaces de saltar esa altura sin esfuerzo alguno y por tanto no estan formandose como deberian.El problema es que para esto hay que crear un sistema REALISTA para los alumnos/padres en el que al nino se le pueda preparar para ser un camarero, azafato o asistente de laboratorio de primera clase en lugar de mantenerle estudiando "xxxxx" (lease carrera barata de ofertar y sin salidas) para luego ir al paro ya que no tiene ningun skill necesario para trabajar.
06/18/2013 03:03:55 PM
FINALMENTE EL MINISTRO WERT RECULA . …Tras asegurar este lunes el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (el ministro peor valorado del Gobierno Rajoy), ser inamovible la nota de corte de 6’5 para la obtención de beca universitaria, esta mañana da un giro de 180º ante la opinión pública y se planta en lo contrario. En la posibilidad de flexibilizar dicha nota, utilizando las palabras de “reconsiderar”, “acomodar”, “revisar” o “recalcular” el 6’5. Por supuesto, no ha dado explicaciones del porqué de ese cambio de actitud, después de las chulerías, prepotencias y consideraciones clasistas del otro día hacia el alumno de clase media-baja y de sectores más desprotegidos. . …Recordemos que el lunes el señor Wert lanzó perlas al aire como que las becas no pagan los estudios de los estudiantes, sino que sirven para mantenerlos a la sopa boba durante 4 años ( “No es que les paguemos los estudios, es que les pagamos por estudiar”), y obviando que, en todo caso, ese dinero sale de sus impuestos. También que, si no era capaz de conseguir un 6’5, “quizá debía estudiar otra cosa”, sin considerar la posibilidad de que ese chaval con menos recursos pudiera tener más dificultades que otros para alcanzar esa nota por estar trabajando. Sin embargo el señor Wert planteaba retirarle la beca a un estudiante aspirante a futuro filólogo o abogado, por no alcanzar ese 6’5, para convertirlo a la fuerza en fontanero o en técnico superior en soldadura y calderería. Ridículo y, al mismo tiempo, cruel por su parte. . …Muy posiblemente este cambio de actitud del ministro se deba, no tanto a las críticas de las CCAA regidas por socialistas o, incluso, por populares, como por el mandato expreso del propio señor Rajoy, quien, por boca de su portavoz en el Congreso, Alfonso Alonso, advirtió esta mañana a su colega Wert de la necesidad de seguir garantizando, mediante nuestro actual sistema de becas, la igualdad de oportunidades para todos (“para que nadie deje de estudiar porque no tenga dinero para hacerlo”). Entonces, y sólo entonces, Wert ha reculado. No por mostrar una mayor sensibilidad hacia las capas sociales más desprotegidas, sino por llamadas de atención de sus superiores. . …Habrá que ver ahora hasta dónde estará dispuesto a ceder, pues, según él mismo afirma, “hasta donde nos deje Hacienda”, lo que también viene a contradecir su filosofía de que el aumento de la nota de selectividad buscaba simplemente la excelencia del alumno y su esfuerzo personal y no otra cosa. . …Wert, que estudió en Primaria y Secundaria en la elitista escuela de El Pilar y, más tarde, ingresó en la Universidad Complutense de Madrid para estudiar Derecho, auspiciado por las enormes rentas paternas, sigue aún sin conocer la verdadera realidad de este país. La realidad de mucha gente que no ha tenido, como él, la fortuna de nacer entre algodones.
06/26/2013 05:33:07 AM

Comentarios

Bolonia en crisis, y el mercado laboral en crisis... Mercado laboral 2013, trabajos con futurohttp://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/mercado-laboral-2013-trabajos-con-futuro.html
Bolonia en crisis, y el mercado laboral en crisis... Mercado laboral 2013, trabajos con futurohttp://www.warrantsyquinielas.com/2013/05/mercado-laboral-2013-trabajos-con-futuro.html
Quien no va a querer siempre unas mejores universidades? Pero lo que leo entre líneas es simplemente un modelo más a lo privado, menos alumnos. Y digo yo, que haremos con toda esa población que no pueda tener estudios universitarios, en un mundo donde la falta de formación es un handicap.Y no me digan de copiar el modelo alemán, hiperproteccionista con sus FPs, donde para hasta trabajar como camarero necesitas un ausbildung (título de FP alemán). Eso no funcionaría en un mercado profesional hiperliberalizado como el español.Por consiguiente, más de lo mismo. Nos dirigimos, de la mano de la derecha liberal, a parecernos cada vez más a un país del sudeste asiático. Nuestro futuro será una sociedad dividida. Ricos con estudios por un lado, y pobres explotados por el otro.Aunque más que irnos a copiar al sudeste asiático, lo que veo es a la derecha de este país frotandose las manos, por volver a un modelo social anticuado, eso si, con un toque más "cool" en lo que se podrán disfrazar de neo yupies, con un gin tonic en una mano, un Apple en la otra, y un libro de "Nosotros los mecados" sobre la mesa...
El sistema educativo no se puede cambiar solo en la formacion universitaria, comienza en las guarderias y escuelas.El objetivo deberia de ser que cada persona consiguiese la mejor educacion/formacion posible de acuerdo con sus capacidades.Sin embargo el objetivo actual parece dentrarse en que todo pase un cierto estandar minimo.Este sistema deja aparcados a una parte de la poblacion que no son capaces de saltar esa altura y los clasificamos como "fracasados escolares".Tambien deja en la estacada a otra parte de la poblacion que son capaces de saltar esa altura sin esfuerzo alguno y por tanto no estan formandose como deberian.El problema es que para esto hay que crear un sistema REALISTA para los alumnos/padres en el que al nino se le pueda preparar para ser un camarero, azafato o asistente de laboratorio de primera clase en lugar de mantenerle estudiando "xxxxx" (lease carrera barata de ofertar y sin salidas) para luego ir al paro ya que no tiene ningun skill necesario para trabajar.
FINALMENTE EL MINISTRO WERT RECULA . …Tras asegurar este lunes el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (el ministro peor valorado del Gobierno Rajoy), ser inamovible la nota de corte de 6’5 para la obtención de beca universitaria, esta mañana da un giro de 180º ante la opinión pública y se planta en lo contrario. En la posibilidad de flexibilizar dicha nota, utilizando las palabras de “reconsiderar”, “acomodar”, “revisar” o “recalcular” el 6’5. Por supuesto, no ha dado explicaciones del porqué de ese cambio de actitud, después de las chulerías, prepotencias y consideraciones clasistas del otro día hacia el alumno de clase media-baja y de sectores más desprotegidos. . …Recordemos que el lunes el señor Wert lanzó perlas al aire como que las becas no pagan los estudios de los estudiantes, sino que sirven para mantenerlos a la sopa boba durante 4 años ( “No es que les paguemos los estudios, es que les pagamos por estudiar”), y obviando que, en todo caso, ese dinero sale de sus impuestos. También que, si no era capaz de conseguir un 6’5, “quizá debía estudiar otra cosa”, sin considerar la posibilidad de que ese chaval con menos recursos pudiera tener más dificultades que otros para alcanzar esa nota por estar trabajando. Sin embargo el señor Wert planteaba retirarle la beca a un estudiante aspirante a futuro filólogo o abogado, por no alcanzar ese 6’5, para convertirlo a la fuerza en fontanero o en técnico superior en soldadura y calderería. Ridículo y, al mismo tiempo, cruel por su parte. . …Muy posiblemente este cambio de actitud del ministro se deba, no tanto a las críticas de las CCAA regidas por socialistas o, incluso, por populares, como por el mandato expreso del propio señor Rajoy, quien, por boca de su portavoz en el Congreso, Alfonso Alonso, advirtió esta mañana a su colega Wert de la necesidad de seguir garantizando, mediante nuestro actual sistema de becas, la igualdad de oportunidades para todos (“para que nadie deje de estudiar porque no tenga dinero para hacerlo”). Entonces, y sólo entonces, Wert ha reculado. No por mostrar una mayor sensibilidad hacia las capas sociales más desprotegidas, sino por llamadas de atención de sus superiores. . …Habrá que ver ahora hasta dónde estará dispuesto a ceder, pues, según él mismo afirma, “hasta donde nos deje Hacienda”, lo que también viene a contradecir su filosofía de que el aumento de la nota de selectividad buscaba simplemente la excelencia del alumno y su esfuerzo personal y no otra cosa. . …Wert, que estudió en Primaria y Secundaria en la elitista escuela de El Pilar y, más tarde, ingresó en la Universidad Complutense de Madrid para estudiar Derecho, auspiciado por las enormes rentas paternas, sigue aún sin conocer la verdadera realidad de este país. La realidad de mucha gente que no ha tenido, como él, la fortuna de nacer entre algodones.
Normas