Alemania y Reino Unido, los principales destinos

Aumenta la emigración de españoles debido a la crisis económica

Un grupo de alumnos durante el primer examen de las pruebas de acceso a la universidad en la Facultad de Económicas de la Universidad de Santiago de Compostela.
Un grupo de alumnos durante el primer examen de las pruebas de acceso a la universidad en la Facultad de Económicas de la Universidad de Santiago de Compostela. EFE

La sombra de la crisis económica española sigue ganando espacios y ha provocado un sensible incremento en la emigración de ciudadanos a otros estados miembros de la Unión Europea en busca de mejores condiciones de vida.

De acuerdo con un estudio sobre migraciones internacionales publicado hoy por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la emigración en España sigue en ascenso debido a las dificultades económicas y el paro laboral, de hecho es el segundo país de la Unión Europea con mayor número de emigraciones, superado solo por a rescatada Grecia.

La salida de los nacionales españoles se registra desde el año 2007, pero con más fuerza desde 2010, cuando emigraron 37.000 personas a diferentes países de Europa. Desde entonces la cifra ha ido en franco crecimiento, alcanzando las 57.000 salidas en 2011, 57.000 en 2011 y 55.000 entre enero y septiembre de 2012, según la OCDE.

Lo cierto es que las salidas de nacionales de los Estados miembros más afectados por la crisis han aumentado un 45% entre 2009 y 2011. Explica la organización que el 88% del total de 420.000 salidas registradas en España en 2012 corresponde a extranjeros nacionalizados, a quienes califican de ser los más afectados por el aumento del paro.

“Las cifras siguen siendo bajas en valores absolutos e incluyen a numerosos ciudadanos españoles que acaban de ser nacionalizados”, aclara la organización al explicar que los principales países escogidos por los españoles para establecerse son Alemania y Reino Unido, en los cuales el flujo de inmigrantes de otros estados miembros de la UE, se ha duplicado a partir de 2010.

Aunque también son receptores Holanda y Bélgica, entre 2011 y 2012 la entrada de emigrantes griegos a Alemania aumentó un 73%, mientras que la de españoles y portugueses registró un aumento del 50%, ya la de ciudadanos italianos un 35%, tendencia que siguió acelerándose el año pasado, dice la OCDE. Con la situación también han resultado afectados países como Islandia e Irlanda, sin embargo en estos la tendencia se invierte debido a la recuperación que iniciaron en 2010.

Normas