Las (cinco) manos que mueven el mercado de CDS

Los CDS o credit default swaps son esos contratos de seguro que permiten a alguien apostar por el impago de una emisión de deuda. Su papel en la crisis de deuda europea ha sido objeto de debate desde que ésta empezase, por la posibilidad de que su uso especulativo agrave las tensiones financieras. Aunque creo que los CDS sí introducen volatilidad en el mercado, demostrarlo con cifras no está a mi alcance. Pero gracias a las autoridades estadounidenses (la comparación de sus criterios de transparencia con los de las autoridades domésticas es sonrojante) podemos conocer cómo funciona este mercado.

¿Qué CDS son los más negociados? La cámara de compensación DTCC, que es la empresa que se encarga de ordenar los pagos de las operaciones de compraventa de CDS, aporta datos sobre los activos sobre los que se negocian más contratos de seguro de crédito, semanalmente. No sorprende que el CDS más negociado sea el que cubre el impago de la deuda italiana, con contratos sobre un volumen de deuda de 338.000 millones de dólares. El segundo, España, con 176.000, y el tercero, Francia, con 151.000.

¿Quién compra los CDS? Según la misma fuente, del total de derivados de crédito que se negocia en este mercado, el 85% de las compras de protección vienen de intermediarios financieros, es decir, bancos de inversión y corredurías de valores. El 15% restante corresponde a clientes finales. En el caso de los CDS sobre deuda soberana, la diferencia es ligeramente más abultada: el 89% de los compradores de protección son estos bancos de inversión. También son estas entidades los vendedores de protección, con el 88% del total.

¿De qué bancos se trata? Aquí la información viene de otra fuente: la OCC (oficina de control de las divisas), realiza un informe trimestral sobre la exposición a derivados de la gran banca estadounidense. Aquí la tabla con las entidades más activas en el mercado de derivados de crédito:

El último informe de de la OCC detalla que las cinco grandes entidades concentran el 99% de la operativa con estos valores. Se trata de JP Morgan (de hecho esta entidad concentra más del 40% del negocio total), Citi, Bank of America, Goldman Sachs y HSBC. También aquí se ve cómo los compradores y los vendedores son prácticamente los mismos, esto es, cada una de las entidades tiene una posición de compra de protección equivalente a la de venta de protección. Esto quiere decir que si JP Morgan ha vendido CDS (según los cuales tendría que pagar si Italia quiebra) por tres millones de euros, ha comprado derivados por una cantidad equivalente. De este modo, las entidades compensan los riesgos.

Pero las cifras son mareantes. JP Morgan ha comprado derivados de crédito por algo más de tres billones de dólares y los ha vendido por 3,16 billones de dólares. Es decir, aunque la mayor parte de su posición está compensada, ha vendido protección por 150.000 millones, una cantidad algo inferior al 10% de sus activos totales. 

Sin querer profundizar mucho más, las cifras no sugieren que el de los CDS sea un mercado utilizado principalmente para la protección de carteras. Es cierto que las dudas sobre el euro pueden llevar a muchos inversores a buscar la protección de los CDS, como sugiere la alta negociación de CDS sobre España e Italia. En este escenario, el precio de los CDS sobre Italia o España subiría simplemente por la relación entre oferta y demanda, como en cualquier otro activo.

Ahora, si la mayor demanda de CDS viniese de inversores "tradicionales" con deuda española o italiana en sus carteras, probablemente la operativa no estaría tan concentrada en un puñado de entidades. Y tanto los datos del DTCC como los de la OCC apuntan a que la mayoría de este negocio no viene de inversores finales sino de los propios intermediarios. Se podría argumentar que éstos operan en nombre de terceros, pero aun así la concentración en cinco entidades del 99% del negocio parece una cifra muy elevada.

En conclusión, y por ir terminando, España tiene un saldo vivo de deuda externa de 612.000 millones de dólares. Solo los CDS que se liquidan a través del DTCC cubrirían el 23% de esta deuda. El 99% de negociación de CDS la realizan entre cinco bancos de inversión estadounidenses. Cierto es que podrían actuar en nombre de terceros, pero solo el 26% de la deuda española está en manos de extranjeros. En cualquier caso, con estas cifras sí podemos saber que el mercado de CDS es muy grande y está extremadamente concentrado. Si sirve para cubrir carteras o para especular, si supone un riesgo para la estabilidad del sistema financiero o hasta qué punto distorsiona los precios, bueno, son preguntas que quedan un poco fuera de mi alcance.

Durante las primeras etapas de la crisis del euro sí es posible que el CDS, un mercado más especulativo y menos líquido, mostrase variaciones más abultadas del riesgo percibido en la deuda española, y eso se trasladase a las cotizaciones. Pero ya no es así. Básicamente porque, desde otoño del año pasado, ya no hay casi compradores de deuda, y de hecho la evolución de los CDS y de la deuda se ha desacoplado, como contaron mis compañeros en el blog Punto Básico hace no mucho. En fin, que no sé si el CDS es el malo de la película o, como decía el dibujo animado, simplemente le pintaron así. De momento, ahí dejo las cifras, y los enlaces. 

Música contra la crisis. The Arcade Fire. Ready to Start. 


Sígueme en Twitter, @Nuno_Rodrigo5 o https://twitter.com/Nuno_Rodrigo5

Comentarios

Los CDS forman parte de la manipulación contra la deuda española. En complot con las declaraciones de Merkel y las jugadas al tongo de sus bancos nos están chupando la sangre como sanguijuelas. En un mundo en recesión sólo se forran los que hacen trampas. Las hacen comprando lo mismo que ellos venden, pero haciéndole subir artificialmente el precio. Se han apalancado en España como ''creadores de mercado'' cuando en realidad se dedican a hundirnos. http://www.tesoro.es/sp/home/creadores/creadores_bonos_p7.asp. California, sin salir de USA, tiene una deuda pública que dobla la de España, déficit, un PIB similar y se financia al 1.25 pc. No bastan las buenas palabras para tanto daño y tanta estafa. Exigimos indemnizaciones.
Recordemos los próximos años que son: JP Morgan, Citi, Bank of America, Goldman Sachs, y HSBC los que nos mantienen en ésta situación de crisis permanente..., que no se nos olvide, que fue la banca de inversión norteamericana e inglesa la que, aprovechando nuestros desequilibrios, usó su supremacía en los mercados para hacer la vida imposible a millones de españoles, con la única intención de forrarse los bolsillos. Ya les llegará el momento...
Thanks for great info !!!!!
Hola Nuño,excelentes tus artículos. Solo un detalle. Cuando escribas relacionando dolares y billones, trata de no mezclar ambos conceptos, ya que al no explicar si estás utilizando el sistema anglosajón o internacional, no queda claro si te refieres a billones de dolares en sistema internacional (10¹²), o americano (10⁹). Y la verdad que es un lío :-). Un abrazo!
No soy economista pero lo único que deduzco es que lo mejor es no pedir prestado. Si no les pedimos no formamos parte de la maquina de dinero. Entonces vendrán a ofrecernos y podremos nosotros las condiciones. Por culpa de las deudas estamos en una posición débil, nada mas. Culpar a los bancos de querer ganar dinero es como culpar al Carrefour de vender TV LED y ganar dinero con ello. Cuando todo el mundo invertía en bolsa nadie se quejaba mientras llenaba las sacas a paladas.
" Si no les pedimos no formamos parte de la maquina de dinero"No sé si lo ha percibido, pero el dinero es de curso forzoso. Es decir, si usted trata de apearse del sistema alguien vendrá con una pistola a recordar, eso no se puede hacer, porque es malo para los ancianos, los pobres, las mariposas del campo y “el orden”.Si usted incluye en “nosotros” a España como soberano piense el mismo principio rige para el “yo”.Pero, mientras usted utilice la moneda de curso forzoso, estará usted sometido a la erosión y dictados del iluminado de turno. Si no pide prestado, está es desventaja competitiva cuando artificialmente, por la ilusión de los tipos de interés planificados la inflación real (no un indicador falaz) es superior al interés es términos efectivos. Lo que viene a ser, el eficiente sostiene con producción las buenas y malas inversiones de otros, distorsiona los riesgos y los esfuerzos. No se percibe pues es a través de un tercero (bancos) crea el de la nada el valor,..., y lo insufla al mercado en forma de supuesta “producción” futura de una parte.Las verdades como puños pueden llevarnos a caminos equivocados con un mal diagnóstico. Por ejemplo, en el caso anteriormente citado de curso forzoso o este hurto (< 400€, no parece medie violencia, siempre y cuando no se clasifique como acto de grupo):http://politica.elpais.com/politica/2012/08/10/actualidad/1344600520_016058.htmlComo puede ser lo del Estado y los impuestos para rescatar inversiones privadas, ..., media violencia (pistolas del orden), ¿cómo lo llamamos?No soy comunista, pero es cierto la propiedad privada es un invento. La cuestión es si es buen invento o mal invento, todo depende de la definición y acceso a esta. Algo similar al concepto y definición de Libertad, operar con la moneda las personas deseen ¿es parte la libertad? Yo afirmo: sí. La propiedad privada (primera ocupación* y uso) es parte de la libertad, yo afirmo sí. *Llegar a América y decir esto ¡todo es mío!, no atribuye ningún tipo de propiedad. Será suyo, si usa una parte alguien no usaba antes. Algunos atribuyen la propiedad a la capacidad de poder: violencia/coerción/coacción, pero yo no soy muy partidario de las dictaduras,oligarquías y el #cronyism
Los CDS, invento financiero que debemos a Wall Street y a JP Morgan, cuando la petrolera Exxon tuvo que hacer frente a casi 5000 millones de dólares de indemnización cuando el vertido en las costas de Alaska, ha sido calificado por el propio mundo financiero, como "una arma financiera de destrucción masiva"El caso es que este instrumento novedoso y controvertido tiene unas ventajas incuestionables para los bancos: les permiten sortear los límites legales de solvencia y, por tanto, evitan los límites impuestos para conceder créditos; se elimina cualquier obstáculo a la actividad de los operadores y las comisiones que cobrar, lo que incrementa el negocio financiero; y se trasladan los riesgos fuera de la cartera del banco, estableciendo entidades instrumentales en paraísos fiscales, es decir, promueven las actividades de la banca en la sombraEn realidad, los CDS son derivados perfectos para la banca, pues responden a su necesidades de expansión del negocio financiero con un instrumento que les permite transferir riesgos y diseminarlos por todo el sistema financiero global
Normas