El dinero del BCE, un viaje de ida y vuelta

El dinero del BCE, un viaje de ida y vuelta

Cada día que pasa vuelve a marcarse un récord en el uso de la facilidad de depósito del Banco Central Europeo, una suerte de calcetín (el interés que se paga es del 0,25%) en el que la banca guarda el excedente de dinero en efectivo que, en un mundo normal, aprovecharía para prestar a otros bancos y sacar algo de interés. Hoy, 528.000 millones. Como quiera que el aumento ha sido exponencial en las útlimas semanas, existe la duda de si el dinero que el BCE presta a la banca la banca lo vuelve a depositar, por lo que las operaciones no sirven para nada. Aquí, el gráfico con el uso de esta facilidad de depósito desde 2011.

Mario Draghi dijo que los bancos que piden no son los mismos que dan. Desde luego, no es un gran negocio pedir dinero al 1% para colocarlo al 0,25%. Especialmente teniendo en cuenta que en el mes de febrero hay otra subasta en la que hay liquidez garantizada por lo que, si los bancos quisieran atesorar dinero para hacer frente a vencimientos de deuda -aun perdiendo dinero con ello-, lo normal es que esperasen hasta la subasta de febrero y ahorrarse ese diferencial del 0,75%.

La subasta de liquidez a tres años se efectuó el día 22 de diciembre. El día 21, en la facilidad de depósito del banco había 265.000 millones, más que la media anual (algo menos de 200.000). El día 23, había crecido hasta los 411.000 millones. Desde entonces no ha hecho sino aumentar. Por lo tanto, sí parece haber una relación. 

Otra cosa es que, como dice Draghi, los bancos no sean los mismos. A saber, los que más liquidez pidieron en diciembre fueron los de la periferia; españoles, italiano, portugueses, griegos e irlandeses, porque son éstas las entidades que no consiguen dinero por otro lado. Ahora bien, también en paralelo las subastas de deuda en esta zona periférica han mejorado sustancialmente. Luego, ¿dónde se ha ido el dinero, al BCE o al Tesoro?

Una explicación razonable es que el dinero ha sido reciclado de un sitio a otro. A saber, el banco español pide dinero al BCE al 1%. Este banco compra deuda, tanto en el mercado primario (en las subastas) como en el secundario (a otros inversores). Es la operación llamada Sarkozy Trade: pedir dinero al 1% dejando deuda como garantía y, con ese dinero (o con parte de él), comprar deuda pública a intereses notablemente más altos.

Cuando el banco español o italiano compra deuda en el mercado secundario, otro inversor vende. Y en los últimos meses quien ha vendido deuda periférica a manos llenas han sido los bancos de la Europa del Norte. Luego estos bancos son los que reciben de forma indirecta, el dinero del BCE. Un dinero que quieren dejar en algún sitio. Pero el mercado interbancario no funciona bien: a los bancos señalados no se les presta y los no señalados no tienen problemas de liquidez. Por tanto, las entidades con exceso de liquidez pueden elegir entre depositar el dinero en el BCE o comprar deuda. La periférica da rentabilidad pero no la quieren, y la no periférica no da rendimiento. Las letras de Alemania a seis meses tienen rendimiento negativo, y las de Francia apenas un 0,29%. Ante este panorama de inversión, los bancos del Norte de Europa optan por colocarlo al 0,25% en el BCE y no inmovilizarlo en activos de renta fija sobrevalorados.

Si esta hipótesis es la correcta, no cabría decir que la subasta del BCE a tres años es un fracaso; permite aliviar la liquidez de los bancos y de los Estados periféricos. Y el alza de los depósitos en el BCE es solo una señal: de que la banca que no está señalada por el mercado tiene exceso de liquidez y de que no hay activos en los que quiera invertir. Pero, lógicamente, tampoco podemos esperar que todo se arregle de un día para otro.

Música contra la crisis The Sonics. Wailin. La carátula, de 1961, tiene un símbolo del euro en la portada (visto por Alberto Ortín). [Guillermo Sánchez Vega, el listillo, apunta que es la E de Epiphone]

Sígueme en Twitter @Nuno_rodrigo5 o pinchando aquí 

Comentarios

Con todos los respetos, no me parece correcto calificar de fracaso los préstamos a 3 años del BCE, porque no se trata de cuantificar tanto lo que está pasando sino lo que parece que va a pasar, y sobre todo lo que hubiera pasado: 1.- Es un hecho que los Estados con más problemas de financiación como el nuestro nos financiamos mejor y más barato, en el largo plazo, y sobre todo en el corto y medio. En la última subasta nos ahorramos unos 100 millones de euros en intereses sobre la anterior de letras a 12 y 18 meses, y uno 50 sobre la de febrero de 2.011. Eso, en una sóla subasta. Menos intereses, menos déficit. No sería así sin los 300.000 millones de pavos del BCE. 2.- Los bancos españoles se financian mucho más barato, solo una parte va a la deuda pública, porque otra va para pagar vencimientos de cédulas hipotecarias vendidas a los bancos alemanes y holandeses, a créditos subordinados, y a préstamos a las cámaras de compensación, donde pagaban intereses muy superiores. Les evitan gran parte de sus problemas de liquidez durante 3 años y eleva su márgen permitiendo que se recapitalicen, provisiones y que los diferenciales a los clientes no suban por lo menos a la velocidad que lo hacían. En el medio plazo, lo mismo hasta consigue que se bajen. 3.- La banca con exceso de liquidez (alemana y holandesa fundamentalmente), inicialmente comprarán letras alemanas con interés negativo o depositarán en el BCE, pero al final buscarán obtener márgenes positivos en vez de negativos sobre todo porque esa liquidez seguirá creciendo si venden bonos periféricos y cobran en plazo sus préstamos a los bancos españoles, italianos, portugueses, etc. Y empezarán a asumir algo más de riesgo con parte de ese exceso de tesorería, y dejarán de vender y prestarán más primero en sus propios países y después a bancos de otros países.
Un motivo muy importante para que los paises del norte no quieran dejar caer a los paises periféricos es que perderían mucho por tener sus letras y bonos. Si se deshacen de esos bonos, perderían mucho menos si cayésemos.¿Es esto una preparación para la ruptura del Euro?Me da miedo.
Como no podía ser de otra manera, El BCE ha encontrado una fórmula de resolver, al menos de momento, el problema acuciante de la deuda sin, aparentemente, hacer dejación de cuanto dicen sus "principios" y sus declaraciones de hecho. Ni Italaia ni Spain podían caer y así ha sido, es y será. Lo cual, dicho sea de paso, le va de perlas al gobierno actual que sin beberlo ni comerlo tendrá, por ahora, una buena digestión.Es más, no sería incluso demasiado extraño que por una de esas piruetas no del todo imprevistas se viera a medio plazo indirectamente "resuleta" la cuestión de la liquidez, digo, del crédito que tendría que correr y no corre. A lo mejos, muy muy a lo mejor, hasta pudiera, a medio plazo, empezar a atisbar de de verdad el final del túnel.Pongo una vela. O dos.
Oscar, totalmente de acuerdoCésar, la deuda pública que tienen en cartera es lo de menos. La exposición cruzada (titulizaciones, filiales, créditos...) es lo que hace inviable para el sector bancario la ruptura del euro. Maball. También tienes razón, el problema es tan grave que no se va a resolver tan fácilmente, pero desde luego que "comprar tiempo" es el primer paso. Si se pone el marcha el mecanismo de estabilidad permanente y hay dinero del FMI disponible, el mercado quizá deje de zurrar a Italia (y España)
Nuño y ¿por qué el BCE no presta dinero directamente a los Estados y no a los bancos que acaban comprando deuda pública?Gracias. Pilar
Por supuesto, Nuño, como bien dices, no es tan fácil; es que, estando tan sombrío todo, realizo un ejercicio, no de optimismo, sino, como se decía en mis tiempos, de poner el acento en lo positivo, si es que haylo. Salut.
Algo de Italia. La cuestion de los 500.000milliones, come he leido en este diario, esta en los vencimientos de deuda soberana, 200.000milliones. El hecho de repositar, en balde, me parece que es fruto de la coyuntura financiero-economica borrosa (lease miedo, ademàs con l'euro que se baja a lo largo de un ferrocarril). Me occurrì una fantasia, se la explico: el Tesoro emite bonos u letras màs de lo que deberia, luego acude a ingresar este dinero recaudado, en el fondo de rescate, necesario para resguardar el BCE; si en el mismo tiempo el BCE, asì amparado, pudiera quitar del mercado un importe relevante de deuda soberana de los perifericos, lo spread se bajaria mucho con este medida supongo, volveria la confiancia en la credibilidad de los deudores, de consecuencia el mercado volveria a pedir la deuda de estos paises, y por ende los estados solucionaran el asunto liquidez-deuda soberana. Hay un pero y eso es: no se aleja la crisis de la deuda soberana si l'economia real no se anima a pagar lo que la finanza tiene que pagar, pero empezando del presupuesto de l'estado, sea porque' l'economia real ya no se puede tocar en un rumbo diferente de la redistribucion de la riqueza (pero no quieren los politicos), sea porque' el despilfarro esta alrededor de los ministerios.
Me parece que tienes toda la razón. eso esta pasando. EL BCE mantiene el sistema a corto, el problema es Grecia, el mecanismo de transmision monetaria y el futuro ataque a medio plazo a francia haciendo subir sus tipos (el ordago para que el BCE fije un suelo de una vez). En definitiva, el problema esta en el medio plazo si tal com parece tienes razon. Como se llevará a cambio la salida de grecia del Euro? fijara un suelo definitivo para la deuda? Se evitará el panico? Si es así, el medio plazo se supera y nos vemos el año que viene cuando las politicas de austeridad hagan entrar en una espiral deflacionaria a todos los paises. ¿Vemos al BCE siendo capaz de imprimir 10 billones de euros? Ahora han impirmido medio billon para la banca.. y les ha costado... 9.5 billones más para combatir el desastre fiscal? Veremos
Pilar. Pues oficialmente porque no son "prestamista de último recurso", pero yo creo que por el mismo motivo por el que hay gente que adora a las vacas, no come carne de cerdo o no trabaja los sábados ;)Grecia está en default. Una vez hecho el default y ajustado el déficit primario podrán salir del euro, o no. Pero no deja de asombrarme la capacidad negociadora de los bancos. En julio las tuvieron de todos los colores para arrancar al IIF una quita del 21%. En septiembre iban por el 50%. Ahora por el 70% y no hay pacto. Pero, sí, aunque se evite el pánico y se salve la bola de partido de esta primera mitad de año, la recesión generará una segunda oleada de desconfianza; no financiera sino económica, ante la que la manivela del BCE no será tan eficaz, me temo.
Normas
Entra en El País para participar