Luc Montagnier. Biólogo y premio Nobel de Medicina

"La sanidad pública no durará en el tiempo"

El descubridor el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) destaca que una mayor atención a la prevención puede ayudar a reducir los gastos de sanidad pública

Con motivo de la presentación de un nuevo programa de rejuvenecimiento en el hotel Sha, el investigador francés Luc Montagnier, que recibió en 2008 el Premio Nobel de Medicina, dio cuenta de los desafíos presentes más relevantes en el ámbito de la biología, la nutrición y la virología.

¿Es el envejecimiento uno de los retos más importantes que tiene hoy la medicina?

Es uno de los problemas, en especial en Europa. En la mayoría de los países europeos, con la excepción de Francia y Países Bajos, el número de nacimientos está cayendo al tiempo que también cae la cantidad de muertes, lo que está dando pie al envejecimiento progresivo de la población. Es un desafío y eso significa que el porcentaje de población envejecida respecto de la población en edad activa o edad de trabajar irá creciendo. No solo eso, sino que la gente sufrirá cada vez más problemas de salud crónicos, como el alzhéimer y otras enfermedades. No conozco con detalle la situación en España, pero en Francia hay 800.000 personas que sufren esta enfermedad.

¿Por qué representa un problema médico?

Los enfermos con dolencias crónicas no morirán de inmediato, sino que sufrirán la enfermedad durante diez o quince años más. Tendremos que pagar por ello y es una carga tremenda. Pero este no es el único problema, en otros lugares del mundo, como en India o en ciertos países africanos, la población sigue creciendo y esto está añadiendo tensiones sociales. Hay una generación de gente joven que no tiene trabajo, lo que genera crisis políticas, como hemos visto en los países árabes.

¿La prevención puede aliviar la presión sobre la sanidad pública?

Por supuesto, los sistemas de seguridad social no durarán en el tiempo, van a explotar, porque una vez que los tratamientos son más largos y están más avanzados se van volviendo más caros. Es imposible continuar así. La prevención cuesta mucho menos y la gente durante los últimos años de su vida consume más medicinas que durante el resto de sus vidas, por ello debemos evitar que en esos últimos años se sufran tantas enfermedades.

¿Una nutrición adecuada ayudaría a luchar contra los efectos del envejecimiento?

Se puede luchar contra ellos, pero los cambios no son espectaculares. El cambio de hábitos alimenticios y de conducta puede tener efectos muy beneficios en la salud y puede resultar más útil que los tratamientos con fármacos. Sin embargo, muchos políticos no se han interesado en estos temas. No se dan cuenta de que a través de estos sistemas se puede reducir el número de personas que tienen que tomar medicación durante el resto de sus vidas.

La infección por la bacteria E. coli puso de manifiesto la vulnerabilidad de la seguridad alimentaria. ¿Sabemos lo que comemos?

La E. coli es una bacteria que no resulta dañina, su combinación con otras bacterias es la que ha provocado las infecciones y muertes. Esta mutación es novedosa, pero en realidad, la seguridad alimentaria es una carrera sin final y debemos permanecer vigilantes ante este tipo de sucesos. Formamos parte de una economía global y nos alimentamos de productos con manipulación industrial que están expuestos a ser contaminados.

En España una de las víctimas de la crisis económica ha sido el presupuesto para investigación.

Es un gran error para vuestro país. La E. coli resulta un buen ejemplo de ello. La investigación suele ser ampliada, no reducida en una situación de crisis. La única vía por la que los países europeos pueden seguir desarrollándose es encontrar grandes innovaciones.

Una vida dedicada al estrés oxidativo

El biólogo Luc Montagnier, galardonado con el Premio Príncipe de Asturias y presidente de la Fundación Mundial para la Investigación y la Prevención del Sida, volvió a saltar a los titulares de la prensa hace apenas dos años por firmar una investigación sobre una tecnología basada en ondas electromagnéticas que podría detectar el origen bacteriano de ciertas enfermedades crónicas.

Cómo el descubridor del VIH viaja hasta enfermedades como el alzhéimer o el autismo, en cuya detección podría aplicar este descubrimiento, se explica por el factor común que une a todas las enfermedades crónicas: el estrés oxidativo. "La oxidación es un proceso vivo a través del que producimos energía. Pero demasiada oxidación resulta perjudicial", explica. Por ello, el investigador, que ha destacado por su defensa de la homeopatía, resalta las ventajas de incluir en la dieta alimentos con propiedades antioxidantes en ciertos momentos de la vida.