Reunión del Consejo de Ministros

Bélgica acuerda acelerar sus medidas para frenar la crisis de la deuda

El gobierno belga ha reafirmado su intención de rebajar el déficit presupuestario del país por debajo del 3 % "pase lo que pase" en 2012.

Bélgica ha acordado hoy anticipar el inicio del curso político para acelerar la aprobación de las medidas europeas destinadas a frenar la crisis de la deuda y ha reafirmado su intención de rebajar el déficit presupuestario del país por debajo del 3 % "pase lo que pase".

Una formación reducida del Consejo de Ministros ha analizado hoy la situación en los mercados y en las cuentas del país en una conferencia telefónica.

"Hay un compromiso de todas las formaciones políticas" para que el déficit público se mantenga por debajo del 3,6 % este año y del 3 % el próximo, según ha dicho el viceprimer ministro y responsable de Finanzas, Didier Reynders, a la agencia belga.

Bélgica, con una importante deuda pública y tras más de un año con un gobierno en funciones, se ha visto sometida en los últimos días a las presiones de los mercados, aunque sin llegar al nivel de otros países del euro como Italia y España.

Ante las turbulencias en la eurozona, Bruselas se ha comprometido además a acelerar la adopción de los acuerdos cerrados en la cumbre comunitaria del 21 de julio, en la que se definieron los detalles del segundo rescate a Grecia y se concedieron más poderes al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para que pueda prevenir, recapitalizar bancos y comprar bonos en el mercado secundario.

Así, las dos cámaras del parlamento celebrarán una reunión conjunta antes de final de agosto (mes sin actividad parlamentaria habitualmente), para permitir una reunión de la comisión de finanzas que ratifique las decisiones en la semana del 5 de septiembre.

Mientras, el Gobierno permanece a la espera de un último análisis del Consejo de Estado sobre las implicaciones de esos cambios para el país.

Dentro de todo este esfuerzo, Reynders informó a Belga de que tiene previsto reunirse el próximo día 16 con bancos y aseguradoras belgas para discutir su participación en el rescate griego.