El selectivo cierra plano

El 'efecto Trichet' sobre el Ibex se diluye en dos horas

El anuncio de que el BCE admitirá como aval la deuda lusa independientemente de su nota ha sentado bien al Ibex, pero solo durante 120 minutos. Tras registrar aumentos de hasta el 1,5%, el selectivo se ha desinflado y ha cerrado con un leve repunte del 0,08%. Mientras tanto, la prima de riesgo se sitúa en los 265 puntos básicos.

El Ibex nos enciende la luz
El Ibex nos enciende la luz

La decisión de subir tipos ya se la sabían, los temidos mercados lo daban por descontado. Es la misma película que hace un mes. Ellos querían saber que iba a decir el banquero francés en su comparecencia ante la prensa. Y la sorpresa, aunque sea relativa, ha llegado. Trichet ha insistido en las críticas a las agencias de calificación pero no solo con palabras, si no con hechos. El organismo que preside el galo ha decidido aceptar la deuda lusa como aval a la hora de conceder liquidez independientemente de la nota de solvencia del país, o lo que es lo mismo, deja en papel mojado la decisión de Moody's de degradar los títulos lusos al nivel de bono basura. Esta noticia ha sido celebrada de forma ostensible por los mercados. Sin embargo, en el caso de España esta alegría ha durado escasamente 120 minutos.

Tras llegar a subir más de un 1,5%, a los operadores españoles les ha entrado el vértigo. Las compras se han terminado de imponer para en un Ibex que ha cerrado con un nimio descenso del 0,08% que le ha impedido conservar los 10.200 puntos. Un lugar negro en el Viejo Continente. El resto de plazas europeas ha cerrado en verde intenso con incrementos cercanos al 1% en Londres o repuntando más de un 0,6% en Francfort o París. Pero si hay algo que destacar es el comportamiento del parqué lisboeta que tras llegar a caer cerca de un 3% en la apertura ha terminado repuntando un 1,45%.

En el mercado de la deuda la recuperación también ha ido por barrios, con Portugal como verdadero beneficiado. Las primas de riesgo, diferencial entre la rentabilidad de un país y la pagada por Alemania, el considerado más seguro, de los periféricos se han estrechado, pero sus rentabilidades han vuelto a subir. De todos ellos, solo el país vecino ha cerrado el día pagando menos de lo que tenía que abonar ayer para conseguir liquidez en el mercado secundario. Especialmente sangrante es el caso de Italia que toca máximos desde la caída de Lehman Brother allá por septiembre de 2008. España por su parte se sitúa en el 5,6%, aunque con su brecha respecto al bund germano recortada en dos puntos, así se queda en los 265.

IBEX 35 9.484,20 1,26%

En lo que respecta al mercado de divisas, hay que destacar el comportamiento del euro. La divisa comunitaria consigue salir de una semana de caídas y recupera los 1,43 dólares ayudado por el mensaje de Trichet. La recuperación de la semana pasada en la que se llegaron a rozar los 1,46 billetes verdes puede empezar a ser algo más que un recuerdo si se consigue mantener el optimismo. Ya se sabe cuando habla el presidente del BCE se para el mundo, por lo menos el financiero. Y después, toca acelerar.