Para estimular la economía

La Cámara Baja nipona aprueba un presupuesto extra de 38.900 millones de euros

La Cámara Baja de Japón aprobó hoy un presupuesto suplementario de 4,4 billones de yenes (38.900 millones de euros) para este año fiscal, destinado a estimular una economía lastrada por la fortaleza del yen y la persistente deflación.

El presupuesto extra debe aún pasar por la Cámara Alta, controlada por la oposición, donde podría ser rechazado y, en ese caso, debería regresar de nuevo a la Cámara Baja para obtener la luz verde definitiva, informó la agencia local Kyodo.

El Partido Democrático (PD) que lidera el primer ministro, Naoto Kan, espera que la ampliación presupuestaria pueda ser aprobada definitivamente el próximo 24 de noviembre.

Este paquete presupuestario se sumaría a las cuentas del presente año fiscal, que concluye en marzo de 2011, y servirá para financiar medidas con el fin de fomentar la demanda interna y fortalecer el tejido empresarial.

El primer ministro nipón, Naoto Kan, se ha negado a financiar este plan de estímulo económico con la emisión de bonos, para evitar ampliar la gran deuda pública de Japón, la mayor de todas las economías industrializadas, que prácticamente duplica el Producto Interior Bruto (PIB).

El país asiático lleva 19 meses consecutivos de deflación, lo que supone uno de los grandes riesgos para la recuperación de una economía que salió en abril de 2009 de su peor recesión desde el fin de la II Guerra Mundial.

A ello se suma la fortaleza del yen frente al dólar, que ronda su mínimo en quince años frente a la moneda nipona, lo que reduce la competitividad de las empresas exportadoras de Japón, motor de la economía del país.

Según informó ayer el Gobierno, el PIB de Japón creció a un ritmo anual del 3,9% entre julio y septiembre, marcando su cuarto trimestre consecutivo de expansión.