Solución para la deuda eléctrica

El programa de emisión de bonos del déficit eléctrico es de 25.000 millones

El proceso para colocar la deuda pendiente de cobro que tienen las eléctricas por el déficit de tarifa (17.624 millones) se va despejando. Según el folleto registrado por la CNMV, el programa de emisión de bonos alcanza los 25.000 millones, si bien el importe a avalar en los Presupuestos de 2010 es de 13.500 millones. La primera emisión se realizará en octubre y, según su éxito, se procedería a una o dos más antes de fin de este año.

Tendido eléctrico
Tendido eléctrico

El Gobierno ha aprobado un programa de emisión de bonos por un máximo de 25.000 millones de euros para financiar el Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico (FADE), que está respaldado por los derechos de cobro que tienen las grandes empresas eléctricas: Endesa, Iberdrola, Gas Natural, Hidrocantábrico, Eon España y Elcogás. Según el folleto registrado en la CNMV, al que ha tenido acceso CincoDías, las emisiones tendrán la garantía del Estado. El aval máximo autorizado con cargo a los Presupuestos del Estado de 2010 es de 13.500 millones, sin perjuicio de que las emisiones puedan realizarse con posterioridad a este año. La cantidad restante hasta los 25.000 millones (con un valor nominal unitario de 100.000 euros) deberá ser aprobada y determinada por las leyes de presupuestos de años posteriores.

La primera emisión de bonos (con vencimiento mínimo de un año), cuya cuantía está sin determinar, se desembolsará el 20 de octubre, después de un periodo de prospección de la demanda que se realizará entre el 8 y el 13 de octubre. Fuentes empresariales aseguran que la intención del Gobierno es realizar otras dos más antes de finales de año. Sin embargo, el folleto deja claro que el fondo será resuelto si la primera emisión no alcanza los 500 millones de euros.

El fondo estará activo durante 23 años y podrá comprar más derechos de cobro a las eléctricas hasta que se cumplan cinco años de su constitución, mientras que el vencimiento final de los bonos no superará los 21 años desde la primera emisión. Los derechos de cobro que tenían las empresas a 31 de diciembre de 2009 son de 17.624 millones, según el documento. De esta cantidad, más de la mitad corresponde a Endesa, pues esta eléctrica financia los déficits de los sistemas extrapeninsulares (ver gráfico).

La calificación de las tres agencias de calificación (S&P, Fitch y Moody's) debe ser "como mínimo" la que cada una ha otorgado a la deuda del Reino de España. La duración, vida media y tasa interna de rentabilidad (TIR) de los bonos están sujetas, entre otros, a hipótesis de amortización y de evolución de los tipos de interés que podrían no cumplirse. Además, su amortización está vinculada a la generación de ingresos por parte del sistema eléctrico, que está sometido a factores regulatorios. Estos riesgos se mitigarán, precisamente, con el aval del Estado y una línea de crédito del ICO (2.000 millones de euros), que es el agente financiero del programa.

La deuda se sufragará con la tarifa de acceso que fija el Gobierno y pagan todos los consumidores. Su recuperación se hará en 15 anualidades y el coste medio de financiación se calculará con las tasas internas de rendimiento de la emisión con un diferencial de 30 puntos básicos con cargo a la tarifa.

El papel de las agencias de rating

Las agencias de rating han otorgado una calificación provisional para los bonos de la deuda eléctrica, que debe ser definitiva cuando la CNMV apruebe el folleto del programa de emisión. Según el documento registrado el miércoles, dicha calificación se corresponderá "como mínimo con la calificación que cada una asigne al Estado en el momento de la emisión".

En cualquier caso, la calificación crediticia emitida por Standard & Poor's será una opinión a futuro de la solvencia del deudor respecto a sus obligaciones financieras; Fitch, por su parte, valorará la capacidad del fondo respecto al pago puntual de intereses durante la operación y el pago principal antes del vencimiento; en cuanto a Moody's, ésta medirá en esta operación la pérdida esperada para cada serie de bonos antes de su correspondiente fecha de vencimiento.

Como ya era conocido, las entidades que participarán en la dirección, aseguramiento o suscripción son seis: BBVA, Banco Santander, Goldman Sachs Internacional, Deutsche Bank, Crédit Agricole Corporated & Investment (sucursal en España) y BNP Paribas (sucursal en España).

El fondo para la titulización del déficit, al que las eléctricas ceden su deuda, está gestionado por la firma Titulización de Activos (TdA). Con un capital 9,7 millones de euros, en ella participan seis cajas de ahorros, el banco de negocios EBN y JP Morgan.