Programas presupuestarios

Bruselas pide a los gobiernos que adopten más medidas de consolidación fiscal

La Comisión Europea (CE) criticó hoy el optimismo de las previsiones económicas empleadas para realizar los programas presupuestarios en la Unión Europea y pidió a los gobiernos que adopten más medidas de consolidación fiscal en caso de que las proyecciones económicas sean peores a las que han estimado.

"Muchos Estados miembros esperan volver a las cifras de PIB anteriores a la crisis en los próximos dos años, lo que desafortunadamente no parece muy realista, según las previsiones de la CE", dijo hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, tras valorar los planes de diez países.

Explicó que este exceso de optimismo puede afectar a la consolidación presupuestaria de los Estados miembros de la Unión Europea (UE), pues corren el riesgo de ingresar menos si la economía se comporta peor de lo previsto.

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios hizo esta petición, tras destacar que "la profunda crisis económica y financiera sufrida por Europa en los últimos dos años ha dejado sin duda cicatrices muy profundas en las cuentas públicas".

El finlandés Rehn resaltó que los diez programas de convergencia o estabilidad analizados hoy y los catorce estudiados la semana pasada (entre ellos el de España) comparten tres defectos: la falta de concreción de las medidas, el exceso de optimismo en las previsiones de crecimiento y el aplazamiento de la adopción de las reformas a la última parte del periodo.

El comisario indicó que la evaluación poco halagüeña realizada hoy por el Ejecutivo comunitario cobra especial importancia al tratarse del "primer examen sobre la estrategia de salida de las políticas de estímulo fiscal contra la crisis, acordada a finales del año pasado".

En este sentido, "el punto de partida es mucho peor de lo previsto", según Rehn, después de que el déficit público en la zona euro superara en 2009 el 6% y sobrepasara el 7% en el conjunto de la UE.

La CE analizó hoy los planes de convergencia (países fuera del euro) correspondientes a la República Checa, Dinamarca, Hungría, Lituania, Letonia, Polonia y Rumanía, y los de estabilidad (Estados dentro del euro) presentados por Luxemburgo, Malta y Eslovenia. Sólo quedan pendientes de evaluar los de Chipre y Portugal, que aún no los han enviado a Bruselas.

Entre todos los textos analizados, Rehn aseguró que sólo el británico incumple la recomendación del Ecofin aprobada el 2 de diciembre de 2009, que en el caso del Reino Unido pedía una reducción del déficit hasta el 3% del PIB en 2014-2015, desde el 12,7% actual.

"El programa de convergencia del Reino Unido presenta una estrategia que no es lo suficientemente ambiciosa para lograr la sostenibilidad a medio plazo. Esperamos con interés el próximo borrador británico, que será presentado hoy y después enviado a Bruselas", dijo Rehn.