En portada

Garantizados con más respaldo para evitar problemas de liquidez

La CNMV exige a algunas entidades garantías adicionales en sus fondos para preservar la liquidez en los reembolsos.

Los fondos garantizados son una de las apuestas conservadoras que han cobrado atractivo en el actual crisis, debido a que las entidades aseguran la devolución del capital invertido además de ofrecer rentabilidades adicionales vinculadas a la evolución de determinados subyacentes, desde renta fija a la renta variable, divisas o materias primas. La elevada demanda de estos productos, acentuada con la aversión al riesgo que ha desencadenado la reciente debacle bursátil y escándalos como la multimillonaria estafa del financiero Bernard Madoff, por parte de los pequeños inversores ha llevado a los supervisores a extremar la vigilancia sobre ellos.

Desde hace unas semanas, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) exige a algunas entidades incluir en el folleto informativo garantías adicionales en estos fondos con el objetivo de preservar la liquidez en el caso de que los partícipes decidan hacer efectivos reembolsos antes de la fecha de vencimiento del fondo. Este requerimiento se ha producido en el caso de Manresa Garantit VIII, gestionado por Caixa Manresa, y en Caixa Catalunya Garantit 3-B, de Caixa Catalunya, ambos de renta fija. La primera a través de la pignoración de títulos como garantía y la segunda con un depósito de efectivo. "Se intenta que la fluctuación del valor liquidativo de los fondos no afecte al partícipe que quiera salir. Con cada entidad se analiza la estructura del fondo y si se detecta que hay algún activo ilíquido se exige una garantía adicional", explican en el supervisor.

Unos requisitos que, sin embargo, no han impedido que muchas entidades sigan optando por los garantizados como una de las soluciones más acertadas para los ahorradores prudentes. "Se trata de un buen producto tanto desde el punto de vista de las entidades como de los inversores. Para vender en la red de sucursales hacen falta productos que no tengan riesgos reputacionales, a lo que se suma que quien compra un garantizado preserva su capital. Además, los depósitos han perdido gancho por el brusco descenso en sus rentabilidades", afirma Marcelo Casadejús, director de Marketing y Comunicación de Ahorro Corporación. Añade que los garantizados suponen un vehículo para acercarse a la Bolsa sin correr tantos riesgos.

Para Carmen Lamo, directora de desarrollo de negocios de Barclays Wealth, los garantizados van a seguir teniendo éxito. Primero, por el perfil conservador de los inversores españoles y segundo por la mayor estabilidad de los mercados. "El peso de los garantizados sobre la industria es del 31% frente al 23% de hace dos años", indica. Barclays acaba de renovar su garantizado de renta fija -Barclays Interés Garantizado- y tiene previsto sacar al mercado uno de renta variable este año. Lamo comenta que "hasta ahora los tipos han permitido lanzar fondos muy atractivos de renta fija, pero con los niveles actuales y las Bolsas más tranquilas se producirá un cambio hacia garantizados de renta variable".

Jessica Steuer, responsable del área de estructurados de Tressis, coincide en que los fondos que invierten en acciones pueden suponer una buena oportunidad de invertir de forma indirecta en este tipo de activos, al limitar el riesgo de pérdida del capital y permitir participar en la evolución de los mercados.

Los expertos, no obstante, advierten que hay que leer la letra pequeña. "Hay que tener cuidado con las ventanas de liquidez y mirar que las comisiones no penalicen en exceso", señala Paula Mercado, directora de análisis de VDOS Stochastics. También Toni Conde, responsable de gestión de Renta 4, afirma que no recomiendan los garantizados porque consideran que encubren una serie de comisiones. "Un cliente que quiera una estructura de ese tipo puede contratarla por sí mismo", sostiene.

Las comisiones por reembolsos anticipados suelen fluctuar entre el 3% y el 5%, mientras que la de suscripción varía mucho según cada gestora. Algunas eximen al partícipe de este coste si el fondo se contrata durante la campaña y aplican alrededor de un 3% después. La de gestión oscila entre el 0,5% y el 1%.

En los últimos 30 días sólo se han registrado tres fondos garantizados en la CNMV -el de Caixa Manresa, uno de BBK y otro de BBVA-, aunque hay muchas entidades renuevan automáticamente su oferta al llegar al vencimiento. De aquí a finales de año caducan 128 fondos de esta categoría, cuyo patrimonio total asciende a 9.481 millones de euros, según VDOS Stochastics.

El volumen gestionado en garantizados de renta fija y renta variable ascendía en 50.918 millones de euros, según los últimos datos de Inverco, la patronal del sector. La primera categoría ofrece una rentabilidad media en los últimos 12 meses del 4,2% y la segunda del 1,56%.

Los depósitos y las letras del Tesoro pierden fuelle

La fuerte competencia que suponían hace unos meses los depósitos bancarios para la industria de los fondos ya no existe. Las atractivas ofertas que ofrecían estos productos, con rentabilidades por encima del 5%, se han desinflado. Según los últimos datos del Banco de España, el tipo medio de los nuevos depósitos con un plazo de hasta un año se situaba en mayo en el 2,41%, frente al 4,55% de mayo de 2008. Las Letras tampoco son ya una alternativa para el ahorro conservador, debido a la escalonada caída que han sufrido sus rendimientos en los últimos meses. El plazo a tres meses renta ahora sólo un 0,59%, los seis meses un 0,68% y el año un 1,07%.

Las cifras

128 garantizados vencen en lo que queda de año, lo que supone un patrimonio de 9.481 millones de euros.

19% es la rentabilidad que acumula desde enero Altae Bricc, un fondo de renta variable que invierte en los mercados de Brasil, Rusia, India, China y Corea.

50.918 millones de euros es el patrimonio total en garantizados de renta fija y variable.