Crisis financiera

Japón proyecta invertir fondos públicos en entidades no bancarias

El Gobierno de Japón estudia la posibilidad de inyectar fondos públicos en entidades no bancarias especialmente afectadas por la crisis económica, informó hoy la agencia local de noticias Kyodo.

Para esta medida, el Banco de Desarrollo de Japón comprará acciones preferenciales de compañías especialmente perjudicadas por la ralentización económica. La entidad nipona invertirá en estas firmas varios cientos de miles de millones de yenes procedentes de unos fondos públicos que el Gobierno planea recaudar durante el año fiscal 2009, según dijeron a Kyodo fuentes cercanas al Gobierno.

Esta medida de emergencia, que tiene como objetivo ayudar a una pronta recuperación de los efectos de la crisis en Japón, se pondrá en marcha a partir del año fiscal 2010, que comenzará en abril de ese mismo año. El Gobierno ha incluido en el presupuesto estatal para el año fiscal 2009, que comienza en abril, cerca de 1 billón de yenes (11.257 millones de dólares) a un programa de préstamos a bajo interés para las compañías más afectadas por la crisis.

Las inyecciones de capital público utilizarían parte de los recursos que el Gobierno nipón tiene reservados para estos préstamos, según las citadas fuentes. Las empresas elegidas para recibir las inyecciones de fondos serán aquellas que tengan un mayor peso en las economías regionales y cuyo fracaso podría afectar en mayor medida a los niveles de empleo locales.

La institución apoyada por el Gobierno Japan Finance se encargará de cubrir las pérdidas de las compañías que reciban fondos públicos del Banco de Desarrollo, en caso de que su situación empeore y las lleve a la bancarrota. Ante la crisis económica global, varios países, entre ellos EE UU, han invertido liquidez procedente de fondos públicos en compañías privadas, a través de la compra de acciones.