Hacia un nuevo orden financiero

Barroso pide a los países coordinación al modificar las garantías de depósitos

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dejó hoy claro que los Estados miembros pueden elevar las garantías de los depósitos bancarios, pero les pidió que colaboren para asegurarse de que los sistemas nacionales "interactúan correctamente".

En una intervención en Bruselas, Durao Barroso recordó que la normativa comunitaria establece una garantía mínima de 20.000 euros por titular y entidad en caso de quiebra, pero precisó que los países pueden adoptar disposiciones adicionales de protección y elevar esa cifra.

En la última semana y ante la intensificación de la crisis financiera, varios Gobiernos de la UE han decidido garantizar la totalidad de los depósitos en las entidades financieras en su territorio para contribuir a la estabilidad de los bancos y tranquilizar a los ahorradores.

Tras Irlanda, Grecia, Suecia, Dinamarca, Alemania, Austria y Portugal, hoy ha sido el Gobierno de España el que ha anunciado que aumentará con carácter "inmediato" el Fondo de Garantía de Depósitos, aunque sin especificar en qué cantidad.

"La crisis es grave", dijo Barroso, pero subrayó que la UE está asumiendo sus responsabilidades.

El presidente de la Comisión insistió en la necesidad de adoptar un enfoque coordinado.

"Somos una Unión, no un Estado único. Por eso cada uno debe actuar a su nivel, con sus instrumentos. Las situaciones pueden variar, por lo que no hay respuestas uniformes", afirmó.

Pero "debemos actuar sobre los mismos principios, para que la respuesta sea convergente", concluyó.

Barroso también afirmó que la Comisión va a aplicar con flexibilidad la legislación, en el ámbito de las ayudas de Estado y también a la hora de evaluar la situación presupuestaria de los países, pero en ningún caso la suspenderá.

Anunció, por último, la creación de un grupo de expertos al que encargará un análisis completo de la situación y la presentación de propuestas para diseñar el marco más adecuado para regular los mercados financieros.