Eduardo Roque

'Nuestra gestión es muy activa en duración de las carteras'

Esta semana nos reunimos con el director de Renta Fija de la gestora de fondos Mutuactivos, perteneciente a la compañía de seguros La Mutua Madrileña. Su nombre es Eduardo Roque y dirige un equipo de gestión formado por otras cinco personas. Dos de ellas se enfocan en estrategias de duración y valor relativo, otras dos lo hacen en estrategias de crédito y finalmente una persona cuida de la gestión de liquidez.

Eduardo es responsable de los cuatro fondos de renta fija que Mutuactivos actualmente tiene disponibles. Quizás sus características más destacadas sean sus comisiones de gestión, entre las más bajas del sector, un hecho reflejado en que todos los fondos reciben de Lipper el rating máximo (líderes) por el criterio de gastos totales.

La gestión ha sido destacada, ya que, excluyendo el efecto de las comisiones, el comportamiento de los fondos ha sido en general positivo en los últimos años. Eduardo Roque nos comenta que 'la filosofía de nuestros fondos es obtener los mejores retornos con el objeto de batir la competencia dentro de un vehículo de inversión con triple A'. Esto último se refiere al hecho de que los fondos de deuda de Mutuactivos tienen un rating de calidad crediticia por la agencia Standard & Poor's de triple A. Eduardo aclara que 'ello significa que nuestras carteras están invertidas principalmente en activos triple A. Concretamente, al menos un 65% de la cartera debe estar en activos triple A y un 35% en doble A o bien un 86% en activos triple A y un 14% en activos con al menos calificación de A'.

Una de las cuestiones claves que se plantea con cualquier fondo destacado es entender las fuentes de exceso de retorno y evaluar cuáles son los riesgos asociados y cómo de probable es que persistan en el futuro.

El gestor nos detalla que 'nuestra gestión es muy activa en cuanto a duración de las carteras y estrategias de valor relativo, mientras que en los apartados de crédito y divisa la gestión es más estable y por tanto con una rotación de la cartera mucho menor'. En cualquier caso, conocemos que la rotación de la cartera total puede superar las 8/9 veces, por lo que profundizamos en las estrategias de duración y valor relativo, que el gestor confirma como las fuentes de retorno más importantes.

Las estrategias de duración están basadas en un sistema con tres patas con un peso equivalente para cada una de ellas. La primera es un análisis macro con visión a un mes, la segunda es un sistema de puntuación agregada de frecuencia de diaria dada por cada uno de los gestores y la última unos cálculos cuantitativos de tendencia y rango basados en una optimización de medias móviles con respecto al Bund alemán a diez años.

Respecto a las estrategias de valor relativo, una de las claves señaladas por Eduardo 'es la búsqueda de asimetrías positivas que nos puedan permitir por ejemplo obtener 10 puntos básicos si acertamos con nuestra apuesta pero perder sólo 4 puntos básicos si nos equivocamos'. El control del riesgo es también muy estricto y dependiendo del fondo se puede fijar un Valor en Riesgo (VAR) de 2 puntos básicos con un 95% de confianza a un día o un límite de pérdidas de dos veces el Valor en Riesgo'. El gestor mide sistemáticamente la correlación y beta entre las diferentes estrategias con el objeto de evitar la direccionalidad de las mismas. El apartado del crédito es de especial interés en estos momentos, teniendo en cuenta el calibre de la crisis de este activo y las incertidumbres que aún le rodean. Adicionalmente a los límites fijados por la calificación crediticia triple A, los fondos buscan una gran diversificación. El gestor señala que 'la diversificación es fundamental ya que tiene una asimetría brutal donde se puede pasar de cotizaciones de 104-105 a pederlo todo. Así, nuestro modelo de riesgo impone una hiperdiversificación por emisores, sectores y países'.

No obstante, Eduardo reconoce que la crisis ha afectado a sus carteras de crédito, formadas sólo por titulizaciones. Señala que sólo tenían un 1,5% en titulizaciones hipotecarias antes y después del inicio de la crisis pero el Algunos de los fondos, como el Mutuafondo, mantienen importantes posiciones en titulizaciones aunque el elevado peso de la liquidez actúa en parte como protector de estas inversiones.

Visión pesimista en la renta fija de empresas

Aprovechamos la entrevista para plantear algunas de las cuestiones claves que se debaten actualmente en los mercados y de esta manera entender por dónde pueden ir dirigidas las estrategias del gestor en los próximos meses.

En primer lugar queda clara la preferencia de la deuda euro sobre la norteamericana en el corto plazo, ya que la obsesión del BCE por la inflación significará que no bajará tipos, lo que dañara las economías de la zona euro. En el medio plazo los bonos norteamericanos se pueden beneficiar al darse cuenta los mercados que la crisis afectará su economía más de los previsto. No es difícil imaginar que Eduardo no es positivo sobre la renta fija privada ya que la hipótesis que maneja es el de la extensión de la crisis financiera a la economía real.