Martin Kinsler

'Buffett no resuelve el problema de la banca'

Máster en finanzas por la Universidad de Strathclyde, trabaja en Henderson desde 2004.

Martin Kinsler parece un hombre valiente. El batacazo bursátil que ha sufrido la banca no le asusta y está dispuesto a desafiar la tendencia del mercado. Reconoce que las dificultades que atraviesa el sector financiero tardarán en desaparecer pero aún así acaba de lanzar un fondo especializado. Quiere demostrar que puede salir airoso incluso en los tiempos difíciles.

¿Por qué han decidido lanzar un fondo especializado justo ahora que las estimaciones del sector financiero se han revisado a la baja y ha perdido el favor del mercado?

Sabemos que la situación es complicada pero pensamos que no hay mejor momento para lanzar un fondo. Uno de las reglas de la inversión dice que hay que tratar de beneficiarse de la codicia y el miedo del mercado. Ahora que todo el mundo está asustado es el momento de pensar en el sector financiero. Podemos hacerlo bien.

'Cuando el precio de las casas toque suelo en EE UU la confianza mejorará'

¿Por qué no lo hace nadie más? ¿Por qué está sufriendo tanto en Bolsa?

El sector financiero no está de moda. Representa cerca del 25% de cualquier índice con un amplio universo donde invertir. La ventaja de lanzarlo ahora es que debido a su infravaloración recuperará y entonces se convertirá en el objeto de deseo de todos. Supongo que para muchos no resulta fácil vender un fondo especializado pero no puedo hablar por mis competidores.

¿Cuánto tardará el mercado en volver a confiar en el sector?

Hay dos preguntas muy importantes en el aire ahora mismo. La calidad de los activos que posee el sector financiero y la fortaleza de sus balances. En EE UU ya hemos visto pérdidas masivas por las caídas de los productos estructurados con exposición al mercado inmobiliario. Lo principal es que se recupere la confianza en el colateral en EE UU y el problema es que los precios de las casas en EE UU aún no han tocado suelo. Cuando lo hagan la confianza comenzará a recuperarse. En EE UU ya hemos visto a muchas entidades recapitalizarse y fortalecer sus balances tras asumir estas pérdidas. Una vez que la gente vea las cuentas auditadas los temores por este lado se reducirán. Esto también puede ocurrir en Europa una vez se conozcan las cuentas. Es posible que en las próximas semanas muchas entidades europeas también fortalezcan sus balances. La cuestión también está en ver si las aseguradoras de bonos (monolines) no causan problemas adicionales.

¿Qué posibilidad hay de que sufran rebajas de ratings masivas y exploten?

Muy pocas por dos razones. Si Ambac y MBIA no pueden garantizar los activos que cubren generarían pérdidas masivas al sistema y veríamos muchos más provisiones. Pero seguramente los más afectados serían las entidades que ya han sufrido las mayores pérdidas. Se trataría de un problema de capitalización para algunas entidades que les obligaría a acudir al mercado en busca de financiación pero se podrían recuperar. La otra cuestión es que el 60% del negocio de las monolines son bonos municipales y las entidades estatales buscarán la manera de asegurar que haya competencia en ese sector. Además hay que mirarlo con perspectiva. Ambac todavía tiene un AA y las agencias no dan ese rating a empresas al borde de la quiebra. Ambac tiene muchos recursos de pago todavía y dudo que se llegue a ese extremo que es lo que descuenta el mercado.

¿Cómo valora el plan de rescate de Buffet?

Puede parecer una solución aparente pero realmente no resuelve ningún problema ni para las monolines ni para los bancos porque los problemas no están en los bonos municipales, justo la parte del negocio que está comprando.

¿Le sorprende que el mercado de crédito no se normalice?

No, va a tardar meses. El BCE no puede financiar a la banca para siempre pero por ahora el compromiso es indefinido. Los bancos al final tendrán que pensar en acudir al mercado. Ganarán menos y con el tiempo también deberán ajustar costes. Acabarán repercutiendo los precios a los clientes en un proceso largo que durará entre 12 y 18 meses.

'Mi valor preferido en España es BBVA'

Los inversores extranjeros han dado la espalda a la banca española. ¿Cree que se han producido ventas indiscriminadas?

Hay compañías muy diversas. Gracias al Banco de España el sistema bancario español ha sido muy conservador en los últimos años. Algo que se refleja en términos de provisiones y en unos balances sin exposición a productos estructurados. Sin embargo, si se comparan las entidades cotizadas con otras como las cajas ahí parece que puede haber más riesgos. El posicionamiento de los inversores está basado en buena medida en la expectativa de un colapso del mercado inmobiliario.

¿Cree que es posible?

La verdad que no sé si es posible o no pero colapso es una palabra muy fuerte. Eso sí, si se produjeran caídas de precios entre el 10% y el 15% como en EE UU, algo de lo que aún no hay evidencia, el escenario sería muy malo. El BCE está ayudando al inyectar capital en el sistema pero los bancos están optando por estrategias menos agresivas que incidirán en su crecimiento futuro. Las tasas de crecimiento hipotecario probablemente rondarán un dígito en los próximos años en vez de situarse entre el 18% y el 25%. Que esto ayude o no al sector inmobiliario no lo tengo claro. Lo que sí está claro es que los mercados de capitales han estado financiando a la banca española y eso no va a continuar, lo que sugiere que el sector no es autosuficiente y necesitará alcanzar un equilibrio.

¿Tiene algún banco español en su cartera?

Creo que hay riesgos pero los bancos están actuando de forma sensata y tengo la impresión de que tienen provisiones suficientes para afrontar los problemas que vienen. Y hay una visibilidad de resultados razonable. BBVA y Santander lo tendrán más fácil por su diversificación. Mi valor preferido es BBVA, lo tenemos en cartera.