_
_
_
_
CincoSentidos

Las dudas que la ley planteará en las empresas

La prohibición de fumar en el trabajo generará numerosas cuestiones prácticas

Muchas empresas españolas han comenzado el año con dos gestos comunes: la pega de carteles de prohibido fumar en sus dependencias y el envío masivo a los empleados de mensajes explicativos sobre los cambios que la ley seca del tabaco producirá en el día a día de la compañía. Pese a que la norma no despierta grandes dudas en cuanto a sus líneas generales -prohibición absoluta de fumar en los centros de trabajo sin posibilidad de crear salas de fumadores- no ocurre lo mismo respecto a ciertas cuestiones prácticas que probablemente se irán planteando a medida que avancen las semanas. 'En conjunto es una ley que producirá importantes efectos positivos, pero existen algunos temas puntuales que van a generar dudas', advierte Ignacio Sampere, socio director del bufete A&S Sampere. æpermil;stas son algunas de esas cuestiones:

¿Quién puede inspeccionar y sancionar?

La consejería de Sanidad de la comunidad autónoma correspondiente. Cuando la infracción se cometa en un ámbito que exceda competencias autonómicas, el órgano sancionador será el Ministerio de Sanidad.

¿Dónde pueden presentarse las denuncias?

La ley no especifica con exactitud en qué organismos deben presentarse, sino que alude de forma genérica a 'órganos administrativos y jurisdiccionales de cualquier orden'.

¿Quién puede ser multado?

El autor de la infracción, es decir, la persona física o jurídica que la cometa. En el caso de los centros de trabajo la responsabilidad corresponde a la persona que fuma, pero también al titular del centro, que es quien debe garantizar la protección del derecho a la salud de la plantilla.

¿Se puede sancionar por los incumplimientos al directivo o empleado encargado del centro de trabajo?

Pese a que la ley no clarifica este punto y por ello habrá que esperar a la interpretación que den los tribunales, algunos expertos consideran que sí. Así, según Ignacio Sampere, puede entenderse que la responsabilidad alcanza 'a aquellas personas a las que, por el puesto que ocupan en la empresa, se les ha dado instrucciones para que vigilen el cumplimiento de la prohibición de fumar'.

¿Quién puede presentar una denuncia?

El texto alude a cualquier persona 'con interés legítimo'. Esto significa que un compañero de trabajo podría denunciar a otro, por ejemplo, una acción que puede significar además una sanción contra la empresa por no haber hecho cumplir la ley. De la misma forma, cualquier cliente (incluso uno enviado por una empresa competidora) puede denunciar a una compañía y a sus empleados.

¿La empresa puede sancionar al trabajador?

Definitivamente, sí. La ley descarga el peso del cumplimiento de la prohibición en el empresario, que podrá sancionar los incumplimientos mediante su poder disciplinario. Si el convenio colectivo vigente no prevé nada, es aconsejable diseñar un régimen disciplinario que permita sancionar los incumplimientos y se aplique de forma gradual, en función de las circunstancias y la reincidencia.

¿Se puede fumar en las zonas al aire libre de la empresa?

La norma únicamente establece la posibilidad de que se pueda fumar en esas áreas, pero al mismo tiempo posibilita al empresario para ampliar la prohibición a 'cualquier otro lugar' del centro. Esto significa que la empresa puede impedir fumar en las zonas al aire libre (patios o terrazas, por ejemplo) si lo considera conveniente.

¿Las escaleras y las entreplantas forman parte del centro ?

Ambas forman parte de la empresa, al igual que los ascensores.

¿Puede un empleado fumar en la oficina antes de que comience su horario laboral?

No puede hacerlo ni antes ni después. La prohibición de fumar en los centros se aplica a cualquier hora del día y cualquier día de la semana.

¿Los empleados que trabajen en establecimientos donde existan zonas de fumadores pueden consumir tabaco?

No. La ley autoriza de forma expresa a que los trabajadores accedan a las zonas de fumadores de aquellos establecimientos donde la ley permita su creación. Sin embargo, durante su jornada laboral esos empleados tampoco podrán fumar.

¿Los comedores y cafeterías de empresa pueden habilitar zona de fumadores?

No. La ley prohíbe crear estas zonas en esos locales por estar ubicados en centros de trabajo.

¿Se puede fumar en los despachos?

La ley es taxativa en este punto. La prohibición afecta a toda la empresa, incluidos los despachos individuales aislados.

¿Y en los coches de empresa?

El artículo 7 del texto extiende la prohibición de fumar a los 'vehículos de transporte de la empresa'. Ello implica que no se podrá fumar ni en los autocares que transportan a los empleados diariamente al centro ni en los coches de empresa mientras sean utilizados como herramienta de trabajo. 'La prohibición en los coches cesa cuando termina la jornada laboral', apunta el socio director de A&S Sampere.

¿Puede una empleada de hogar exigir que no se fume en el domicilio particular en el que trabaja?

No. La definición de centro de trabajo que establece el texto del Estatuto de los Trabajadores en su artículo 5 se refiere a 'una unidad productiva' que haya sido dada de alta 'como tal' ante la autoridad laboral. Ello excluye los domicilios particulares en los que prestan servicios estos trabajadores.

¿La prohibición de fumar en el centro afecta sólo a los empleados?

La ley no hace ninguna matización sobre este punto, por lo que se entiende que la prohibición es total y debe ser respetada por toda persona (sea trabajador o no) que se encuentre en el centro. Ello incluye a proveedores, clientes o colaboradores.

¿Pueden los trabajadores ausentarse de sus puestos para salir a fumar?

El texto tampoco resuelve esta cuestión, lo que lleva a aplicar la legislación laboral general, que no permite las ausencias a menos que sean autorizadas por el empresario. Tendrá que ser la empresa la que decida autorizar esas salidas. En caso contrario, deberá sancionar las ausencias que se produzcan.

¿Puede el empresario de ahora en adelante negarse a contratar fumadores?

No, puesto que el fumar forma parte de la privacidad del aspirante al empleo. Lo único que se le puede exigir es que respete la prohibición de fumar en el centro de trabajo.

¿Puede el empresario obligar a los trabajadores fumadores a seguir cursos de deshabituación?

No. La empresa no puede obligar a los empleados a que acudan a terapias para dejar de fumar, puesto que el hábito forma parte de su vida privada. Al igual que en el supuesto anterior, lo único que puede exigirse al fumador es que se abstenga de hacerlo en el centro.

¿Tienen las mutuas de accidentes la obligación de ofrecer a las empresas programas gratuitos de deshabituación tabáquica?

No. La ley no impone ninguna obligación en ese sentido. Sin embargo, algunas mutuas están ofreciendo cursos gratuitos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_