Formación

Las universidades enseñan a relacionarse en una empresa

A un lado, la universidad; al otro, las exigencias del mercado. Y, en medio, un vacío que separa ambas realidades y que se transforma en una necesidad concreta: los alumnos requieren desarrollar aspectos como el trabajo en equipo, la gestión de proyectos, la gestión de crisis, el liderazgo y la resistencia al fracaso. Son los conocimientos prácticos mínimos que les hacen falta para responder desde el primer momento a las demandas del mundo laboral y por eso la Universidad de Alcalá, a partir de este curso, formará a todos sus alumnos en competencias y habilidades profesionales y les entregará un certificado que demuestre esos conocimientos.

Es el camino que ya están tomando algunas universidades y el que deberán seguir todas tarde o temprano con el objetivo de acercarse a la realidad y, de paso, cumplir con lo dicho en la Declaración de Bolonia de 1999. 'Los estudios deben enfocarse hacia la movilidad y la empleabilidad. Los títulos han de ofrecer lo que demanda el mercado', recuerda el rector de la Universidad de Alcalá, Virgilio Zapatero.

El proyecto de esta institución aparece al mismo tiempo que uno de los servicios de Universia. Esta plataforma, que aglutina a más de 840 universidades iberoamericanas, pondrá en marcha el 1 de noviembre Certicap Universia, un programa de certificación de competencias de acción profesional que acredita los conocimientos de los alumnos en informática, idiomas y competencias participativas y personales.

Los estudiantes que lo deseen podrán examinarse al final de sus estudios y obtener un certificado

Los propios estudiantes son los que solicitan esta certificación, cuyo principal objetivo es allanar el camino de los recién licenciados en la búsqueda de su primer empleo. Por el momento, al proyecto se han adherido la Universidad de Oviedo, la de Vigo, la de La Coruña, la de Santiago, la Camilo José Cela de Madrid, la Internacional de Andalucía y la de León.

La Universidad de Alcalá da un paso más, ya que su programa incluye la preparación en estas competencias profesionales durante toda la carrera. 'El objetivo es formar a los profesores para sean entrenadores en cualquier clase y asignatura que impartan. Que los alumnos puedan desarrollar esas habilidades en cuanto entren a la universidad', detalla la vicerrectora de Armonización Europea y Organización de la Universidad de Alcalá, Purificación Moscoso. 'Es una nueva forma de enseñar', añade, 'que esperamos que sirva de modelo a otras universidades'.

El plan de implantación, según resume Moscoso, es el siguiente: 'En el primer año de carrera se sensibilizará a los estudiantes sobre la importancia de las habilidades. En el segundo, se desarrollará la comunicación verbal, escrita, expresión corporal, capacidad de escuchar; en tercero, se trabajarán las competencias relacionadas con la motivación orientación al logro y resistencia a la frustración, entre otras; en cuarto, las relaciones empatía, liderazgo; y en quinto, la organización trabajo en equipo, gestión de proyectos, priorización de tareas...'. Todos los alumnos recibirán esta formación y, además, los que lo deseen podrán examinarse y obtener así un certificado.

Este programa de formación surgió después de que el centro madrileño preguntara a 600 directores de recursos humanos de empresas nacionales y transnacionales qué esperaban de los recién licenciados. 'El estudio reveló que había nichos de conocimiento no cubiertos', reconoce Virgilio Zapatero. 'Las empresas dan tanta importancia al perfil duro los contenidos de cada titulación como al blando habilidades y competencias', matiza.

Malos en la comunicación y en el trabajo en equipo

En la puesta en marcha del nuevo programa de formación de la Universidad de Alcalá ha colaborado el portal del Círculo de Progreso, Infoempleo. Su directora general, María Benjumea, considera que en la universidad española 'hay una necesidad muy grande de desarrollar habilidades y competencias'. Según su opinión, éstas son las lagunas más importantes: 'En España somos nefastos comunicando y tampoco trabajamos bien en equipo. Nos falla la orientación al logro, que parece que está mal vista. Además, en idiomas tenemos que hacer un esfuerzo enorme'. La vicerrectora de Armonización Europea y Organización de la Universidad de Alcalá, Purificación Moscoso, reconoce que los estudiantes españoles están lejos, en este terreno, de los de 'Estados Unidos, Inglaterra e incluso Latinoamérica