Subida del Crudo

El BCE rebaja la previsión de crecimiento por el alza del petróleo

Las máximas autoridades económicas de la zona euro comparten pronóstico: la subida del crudo afectará seriamente a la economía de los 12. Ayer, el BCE redujo una décima su previsión de crecimiento para 2005 y la Comisión Europea anunció un movimiento similar en su próximo pronóstico.

La imparable escalada de los precios del petróleo seguirá arañando décimas al crecimiento. El Banco Central Europeo publicó ayer sus proyecciones macroeconómicas para la zona euro, en las que recorta una décima el crecimiento esperado del Producto Interior Bruto (PIB) de este año, y dos el del año que viene. Así, las subidas se limitarían al 1,3% en el año en curso, y al 1,8% en 2006. La revisión se apoya en datos reales: ayer mismo se supo que el encarecimiento de la factura energética ha reducido el superávit comercial de Alemania, un país cuya economía depende en gran medida del sector exterior.

Pese a ello, la entidad emisora destaca en su informe de septiembre que las encuestas más recientes anuncian que el crecimiento 'podría experimentar una mejora durante el segundo semestre', aunque siempre lastrado por un contexto en que el petróleo 'sigue repercutiendo en la demanda y la confianza'. Pero la previsión del BCE hace dudar de su propia afirmación: el crecimiento acumulado en el primer semestre es del 0,7%, por lo que, para que el año se cierre en el 1,3% (punto medio de la horquilla que propone), en el segundo semestre sólo se tendría que crecer un 0,6%: aún menos que en el primero.

La escalada de los precios del petróleo y el impacto económico del huracán Katrina también obligarán a la Comisión Europea a revisar a la baja ligeramente sus previsiones de crecimiento para este año en la zona euro, cifradas hasta ahora en el 1,6%. Bruselas, sin embargo, intenta minimizar el impacto de la evolución del precio del barril 'porque nuestra dependencia energética sigue en los mismos niveles que hace 30 años y, además, hasta ahora no se han observado los efectos secundarios de anteriores crisis del petróleo, es decir, presiones inflacionistas y endurecimiento de la política monetaria'.

El Eurogrupo discutirá hoy los déficit fiscales de cinco de los doce socios de la zona euro

El comisario europeo de Economía, Joaquín Almunia, presentará hoy en Manchester este escenario ante el consejo de ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo). Almunia repasará también la situación presupuestaria, que arroja un déficit fiscal del 2,7%, muy próximo al límite del Pacto de Estabilidad (3%). Cinco de los doce socios igualan o superan el límite. Hoy mismo, los ministros concederán a su colega portugués un plazo de tres años para corregir su derrape fiscal. Alemania también se encuentra en el punto de mira, y antes de fin de año Bruselas podría proponer reactivar el expediente disciplinario que se congeló en noviembre de 2003. Después del Eurogrupo, en el Ecofin entrarán también los países de fuera del euro, y no se descartan reproches para el anfitrión, Reino Unido.

Los ministros analizarán los 'retos de la globalización' y, en concreto, las medidas necesarias para que Europa mantenga su competitividad en el cambiante escenario mundial. En este sentido, Bruselas resalta que la actual coyuntura económica y energética difiere totalmente de las dos crisis petroleras vividas en 1973 y a principios de los años 80. 'Entonces se trató de una crisis de la oferta', explica Amelia Torres, portavoz de Economía de la CE. 'Ahora estamos ante una crisis de la demanda provocada por el empuje de India y China, y eso no va a cesar en los próximos meses'.

Otros organismos internacionales comparten el pesimismo de las autoridades europeas: la OCDE ha revisado su previsión para la eurozona hasta el 1,3% y advierte de que no ha tomado en cuenta los efectos que tendrá para la economía el huracán Katrina.

La 'estabilidad de precios' esperará a 2006

Si cada vez parece menos discutible que la escalada del crudo está afectando al crecimiento, de lo que no cabe ninguna duda es de su impacto sobre los precios. El informe de septiembre del Banco Central Europeo ha revisado al alza sus previsiones de inflación tanto para este año como para el próximo, en dos y cuatro décimas, respectivamente. Así, la nueva previsión para este año es del 2,2%, y la del 2006, del 1,9%. La entidad presidida por Jean Claude Trichet define su objetivo de 'estabilidad de precios' como una inflación menor del 2%, por lo que no es previsible que se logre aquélla hasta 2006. Y todo, en un contexto de crecimiento extremadamente débil. Una vez más, el BCE aprovecha el editorial de su informe para pedir a los agentes sociales que 'continúen asumiendo sus responsabilidades', puesto que 'los principales riesgos de inflación provienen de los efectos secundarios' del traslado de las subidas del crudo a los salarios.

La Comisión Europea cree que la respuesta a las nuevas cotas del precio del barril debe llegar con ajustes a largo plazo tanto en los patrones de consumo como en la diversificación de fuentes energéticas y proveedores y en el impulso de las energías renovables. Bruselas alerta contra la tentación de compensar de manera unilateral a ciertos sectores 'porque puede desencadenarse una avalancha de peticiones en otros sectores y en otros países'. La CE se decanta por ayudas puntuales a las familias con menos ingresos, un mecanismo que no distorsiona la competencia intracomunitaria. En cuanto a las actividades económicas, Bruselas recomienda que se acostumbren a operar con un precio del barril en niveles similares al actual.