Espacio

El proyectil de la sonda 'Deep Impact' choca contra el cometa Tempel 1

Tras 172 días y 134 millones de kilómetros, el proyectil lanzado desde la sonda Deep Impact ha chocado contra el cometa Tempel 1 tal y como estaba previsto, según ha informado el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, en Pasadena (California). Se trata de una misión histórica, la primera vez en que una creación humana impacta deliberadamente contra un cometa, que tiene como objetivo conocer algo más sobre la composición de los cometas y sobre el origen de la Tierra.

Tras un viaje de 172 días, el proyectil de la Deep Impact, del tamaño de una lavadora, se ha separado de la sonda y se ha adentrado este domingo en las profundidades del espacio en busca del núcleo del cometa Tempel 1. Según fuentes del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, "la misión se está realizando sin inconvenientes y el proyectil ya está transmitiendo información".

La NASA contiene el aliento

Según las primeras informaciones, pocas correcciones ha habido que hacer a la trayectoria del proyectil, bautizado como ¢impactador¢, que causará la primera deflagración causada por el hombre contra un cuerpo espacial, ya que avanza hacia el Tempel 1 en el curso esperado. El control de la misión, que tiene un costo de 333 millones de dólares, ha señalado que inmediatamente después de desprenderse de la sonda la antena del "impactador" ha comenzado a "conversar" con la nave nodriza.

Sus instrumentos dejarán de funcionar cuando queden destruidos por la colisión, que deberá ocurrir a las 05.52 GMT, (dos horas más en España) y a 150 millones de kilómetros de la Tierra. "Todos los intérpretes de este acontecimiento están en posición", reiteró ayer un portavoz de JPL en una conferencia de prensa transmitida por la NASA desde Pasadena.

Como prueba de la precisión conseguida, el científico ha asegurado que sólo se ha verificado una diferencia de menos de un kilómetro en la trayectoria prevista del "impactador" y lo mismo ocurre con el desplazamiento de la nave nodriza "que también es de menos de un kilómetro". "Me complace anunciar que todo está bien. Todo es fantástico. Estamos conteniendo el aliento", ha afirmado.

Un cráter como un campo de fútbol

El "impactador" se estrellará contra el núcleo del cometa a una velocidad de 37.000 kilómetros por hora y la explosión creará un resplandor de unos 60 kilómetros y un cráter del tamaño de un campo de fútbol. Los detalles más próximos del choque serán transmitidos a la Tierra por Deep Impact, que lanzó el proyectil en las primeras horas de ayer, cuando estaba a unos 880.000 kilómetros del cometa.

Las maniobras que realiza la sonda tienen como objetivo situarla a unos 8.000 kilómetros de distancia y en una posición privilegiada y segura para observar el evento. La explosión causará, según se espera, un agujero del tamaño de un campo de fútbol y Deep Impact recogerá toda la información sobre la composición de los materiales del cometa.

El origen del Sistema Solar

Esos datos son básicos para comprender las circunstancias que rodearon al nacimiento del Sistema Solar, hace alrededor de 4.500 millones de años. Esa información, especialmente las imágenes de la colisión, también será recogida por los observatorios espaciales Chandra, Hubble y Spitz, además de los principales telescopios terrestres, entre ellos los del Observatorio Austral Europeo en el norte de Chile.

Según los científicos, los cometas formaron parte importante de la creación del Sistema Solar hace unos 4.500 millones de años y su material principal sería hielo, agua y -tal vez- elementos básicos de los materiales que dieron nacimiento a la vida en la Tierra.

El Tempel 1 gira en una órbita elíptica que se completa cada 5,5 años con un perihelio -el punto más cercano al Sol- que se producirá mañana, 24 horas después del impacto.

Hasta ahora la única incertidumbre de la misión de la sonda es la densidad real del núcleo del cometa. Si ésta es muy tenue, el proyectil podría atravesarla sin producir la colisión esperada. Los científicos han señalado que cualquiera sea el resultado del impacto, éste no tendrá consecuencias de ningún tipo sobre la Tierra.