Crisis en Bolivia

Las protestas obligan a detener la producción en tres campos de gas de Repsol YPF

Las protestas de campesinos bolivianos en la provincia oriental de Santa Cruz han detenido la producción de tres yacimientos de gas natural y condensado que opera la empresa española Repsol YPF, según confirmó ayer un directivo de la firma. Los centros de extracción y producción que han sido afectados son Vibora, Sirari y Yapacani, aunque las fuentes de la compañía no dan una cifra exacta de la reducción de la cuota de producción de gas natural y condensado.

Esas protestas han llevado a miles de manifestantes, que demandan la nacionalización de los recursos naturales de Bolivia y el adelantamiento de las elecciones presidenciales, a bloquear las rutas de acceso a los campos de gas de Santa Cruz. Aunque las manifestaciones son pacíficas, la producción se ha detenido como medida de seguridad, y ante las dificultades para el personal y el transporte. La crisis ha hecho que los títulos de la petrolera hayan caído en el mercado español más de un 1%.

Bolivia, que posee gigantescas reservas de gas natural en su territorio y es el principal proveedor para el cono sur de América, se enfrenta a protestas generalizadas, que exigen el control estatal de las riquezas energéticas y reformas constitucionales que permitan una mayor representación de la mayoría indígena, y que han llevado a la estructura política del país a tambalearse.

Repsol no es la única empresa que se ha visto obligada a detener la producción, ya que British Petroleum, la petrolera más grande, también ha debido cerrar la producción en uno de los campos que posee en el país andino. Petrobras, empresa estatal brasileña, ha afirmado en cambio que sus operaciones en Bolivia no se han visto aún afectadas por la crisis.

REPSOL 10,04 0,12%