CincoSentidos

Trucos para aprender a hablar en público

No aparece normalmente como uno de los requisitos exigidos para lograr determinados empleos, pero durante las entrevistas de trabajo sí es una de las cualidades que en muchas ocasiones se tiene más en cuenta para elegir al candidato más idóneo. Y es que saber hablar en público, aunque sea para un grupo formado por un número reducido de personas, puede ser determinante para desarrollar bien algunas funciones. æpermil;ste es un sentimiento asumido entre los que acuden a los cursos que en diversos centros se imparten con el objetivo de aprender a exponer y defender ideas o programas.

'Nuestros cursos van dirigidos sobre todo a directivos, mandos medios, comerciales y todas aquellas personas con responsabilidad en las empresas y que tienen en la comunicación una herramienta de trabajo diaria', señala Ismael Bertrán, director general del Centro de Alto Rendimiento Directivo. Montserrat Vicente, de Escuela de Inteligencia, otra institución especializada en este tipo de cursos, señala que el perfil de las personas que acuden a ellos corresponde también a profesores, abogados, organizadores de eventos y opositores. Pero en general van dirigidos a cualquier persona que quiera perder el miedo a hablar en público.

¿Y en qué se basan estos cursos? ¿Cómo es posible cambiar de actitud ante una actividad que en muchos casos provoca verdadero pánico escénico? En Escuela de Inteligencia, además de intentar que el alumno pierda ese miedo, se les enseña a 'improvisar cuando la mente se queda en blanco, a preparar un discurso, a ganar confianza en sí mismo y a dominar la expresión verbal'. Y, asimismo, es necesario aprender los procedimientos más adecuados para relajarse y 'adquirir las habilidades de la comunicación no verbal: gestos, movimientos de brazos y piernas y orientación corporal', señala Montserrat Vicente, quien resalta la importancia de 'los componentes paralingüísticos, que van desde el tono de voz al volumen y a la entonación'. El resultado global que se busca es que la persona que emprenda este aprendizaje pueda levantarse ante un grupo y expresarse con convicción, seguridad y claridad.

Por su parte, Ismael Bertrán indica que se trata de cursos eminentemente prácticos, pero 'en los que se establecen primero unas bases teóricas sobre el comportamiento a la hora de ponerse delante del público'. Así Bertrán añade que 'se dan sugerencias para cada fase de un discurso, para superar los momentos en blanco y para salir de apuros y enredos verbales'. Asimismo se enseña 'cómo tratar a oyentes difíciles, provocadores o distraídos'.

También la Universidad Pública de Navarra realiza cursos de oratoria, que están dirigidos a la formación de universitarios. Los promotores creen que siempre se puede mejorar la capacidad de expresarse en público, a través del desarrollo de técnicas y hábitos que permiten abordar las intervenciones con tranquilidad, con buena vocalización y dando énfasis a los mensajes que se quieren enviar.

Pero, además de las técnicas, los expertos dan unos consejos orientados a poner en orden la mente. 'Lo más importante para hablar bien en público y exponer ideas con claridad y convencimiento es, precisamente, saber de qué se está hablando', señala el director del Centro de Alto Rendimiento Directivo. E Ismael Bertrán resalta, por tanto, la importancia de estructurar las ideas que se van a exponer. A eso hay que añadir las técnicas de lenguaje y corporales para que el resultado sea más satisfactorio.

Capacidades ocultas

Los profesionales de la enseñanza de las técnicas para hablar bien en publico señalan que normalmente en estos cursos afloran cualidades que los alumnos no eran conscientes que tenían. Y aunque dependa del número de horas dedicadas, generalmente 'los resultados son sorprendentes', según indica Montserrat Vicente.

'En un tiempo récord los alumnos motivados, con autoestima y con las herramientas técnicas se ven capaces no sólo de hablar bien en público, sino con capacidades para captar la atención que antes desconocían y para hacerles que se interesen por lo que contamos', añade la especialista de la Escuela de Inteligencia. Dando todavía más énfasis a su optimista discurso, Montserrat Vicente destaca que se adquiere una significativa capacidad de persuasión 'si lo que tenemos que exponer sabemos cómo y de qué manera comunicarlo'.

Igualmente, Ismael Bertrán señala que siempre 'los resultados son muy evidentes, aunque no es lo mismo un taller de cuatro horas que un curso extenso, hecho a la medida y enfocado únicamente a las necesidades del cliente'. Y subraya que 'todos, absolutamente todos, aprenden cosas nuevas' que luego pueden poner en práctica.

No obstante, los expertos coinciden en señalar que, antes de llevar a cabo esas prácticas, siempre será necesario conocer con análisis previos cuál es el tipo de auditorio y calibrar la actitud inicial del público para adaptar los discurso o mensajes y prepararse para las posibles preguntas. Estos son otros de los aspectos que forman parte de los cursos de más larga duración.

El tiempo de duración de los cursos puede oscilar entre un taller de cuatro horas hasta uno más basado en lo práctico de 24 horas. El precio de estos cursos de mayor duración oscila entre los 400 a 500 euros, dependiendo de los centros. En el caso de la Universidad Pública de Navarra, las clases tienen también como objetivo el desarrollo de habilidades en el debate y la confrontación de ideas.