Boletín

El BCE insiste en que el nivel de tipos es compatible con el crecimiento

Pese a que su presidente reconociera no hace mucho lo polémico de la decisión de mantener el precio del dinero en el 2%, el Banco Central Europeo ha dado hoy apoyo claro a la política monetaria defendida por Jean-Claude Trichet. Los tipos de interés están bien como están y favorecen el crecimiento económico, según el informe de abril publicado por el organismo europeo. Además, descarta que el 11-M incida en la recuperación.

Los actuales tipos de interés de la eurozona son un estímulo constante a la recuperación económica del área y son compatibles con el control de la inflación, afirma el Banco Central Europeo en su último boletín. "La valoración de la actual política monetaria está en consonancia con el mantenimiento de la estabilidad de precios a medio plazo", insiste la entidad comunitaria.

En contra de un sector de los analistas y obviando fuertes presiones políticas por parte de Francia y Alemania, el Consejo de Gobierno del BCE decidió su última reunión mantener los tipos de interés en el 2%, donde se encuentran desde junio de 2003. Pocos días después, durante su participación en el Ecofin celebrado en Irlanda este fin de semana, Trichet admitió que su decisión ha levantado ampollas y reconoció fuertes tensiones en el seno del consejo del Banco. Sus palabras fueron interpretadas por un sector del mercado como una marcha atrás y una puerta abierta a un recorte de tasas.

Poca repercusión del terrorismo

En su informe de abril, el BCE considera además que la economía de los Doce crecerá de forma continuada, aunque modesta, a corto plazo. Pero la consolidación de la recuperación tardará un poco más en llegar. En cuanto a las repercusiones del terrorismo, la información preliminar con la que cuenta el Banco "no sugiere una repercusión significativa de los atentados del 11 de marzo en Madrid sobre las perspectivas económicas" en la zona euro.

La visión del organismo presidido por Trichet no coincide con las valoraciones del Fondo Monetario Internacional ni del hasta el momento máximo responsable del área económica de la UE. Ayer, el director del departamento de mercados del FMI, Gerd Hausler, afirmaba lo contrario. "Si se producen más atentados como el de Madrid, habrá un impacto en la economía real y la confianza del consumidor se vería golpeada", dijo. El todavía comisario de Asuntos Económicos y Monetarios y próximo vicepresidente económico español, Pedro Solbes, se despedía ayer del Parlamento Europeo en la misma línea. A pesar de describir un entorno favorable, advirtió de que la amenaza de nuevos ataques podría seguir pesando sobre el consumo.