Despedida

Solbes reprocha a los líderes europeos su falta de credibilidad

Pedro Solbes se despidió ayer del Parlamento Europeo con una fuerte crítica a los líderes de la UE, a quienes acusó de falta de credibilidad en sus decisiones. El comisario abogó por una pronta recuperación, no exenta de riesgos geopolíticos.

El comisario europeo de Asuntos Monetarios, Pedro Solbes, se despidió del Parlamento Europeo con unas palabras sorprendentemente duras contra la falta de credibilidad de los actuales líderes europeos.

'En junio firman una cosa y en octubre hacen exactamente lo contrario', señaló el comisario al preguntársele por su peor experiencia como comisario. 'O no se enteraron de lo que firmaron o no prestaron atención suficiente. En cualquier caso, es imposible construir algo juntos de esta manera'.

El brutal diagnóstico, hecho sin que el habitual tono pausado del alicantino se alterase, no pasó desapercibido al vicepresidente de la Comisión parlamentaria de Asuntos Económicos, el conservador británico John Purvis. 'Espero que usted sí respete sus compromisos cuando asuma su nueva responsabilidad y se convierta en una especie de voz de la conciencia del Consejo de Ministros de Economía de la UE', dijo Purvis en la última comparencia de Solbes ante el Parlamento en su condición de comisario.

'Pedro Solbes, en lo esencial, va a seguir pensando lo mismo', advierte el comisario sobre sí mismo. Y asegura que, desde su nueva condición de ministro español de Economía, seguirá defendiendo que 'se respeten los sistemas que pactamos porque, si no, la posibilidad de un trato igualitario para todos los Estados miembros desaparece'.

Pacto de Estabilidad

El comisario reitera su fe inquebrantable en el Pacto de Estabilidad e insiste en que el problema de crecimiento de la Unión Europea estriba en la falta de flexibilidad de su economía. 'La estabilidad presupuestaria es positiva', declara sólo 24 horas antes de que su departamento expediente hoy mismo a varios países por superar o aproximarse al máximo del 3% de déficit público. Una referencia, dice Solbes, 'que creo que debe seguir siendo respetada'.

Para el todavía comisario, 'el punto crucial del debate, no sólo en materia económica, es la necesidad de que los países se comprometan con lo que estamos haciendo juntos'. 'Buscar fórmulas suficientemente vagas como para no saber lo que hemos acordado, no es la forma de hacer las cosas', dijo, denunciando la práctica negociadora habitual del consejo de ministros de la UE para evitar compromisos formales.

Era la última intervención de Solbes ante la comisión parlamentaria y entre los escasos asistentes se abrió la duda sobre la reputación de moderado que acompaña al comisario. 'Creo haber defendido hoy las mismas ideas que siempre', señaló el comisario. 'A lo mejor hoy, de una manera más directa'. La presidenta de la Comisión, la socialista alemana Christa Randzio-Plath, le despidió con un deseo: 'Que se convierta en un ministro ejemplar como ha sido un comisario ejemplar'. Por lo demás, Solbes confió en la reactivación económica de la zona euro (las previsiones de la Comisión que se harán públicas hoy no diferirán mucho de las de otoño), aunque advirtió de una pérdida de confianza en los consumidores si persisten las amenazas terroristas.

El Parlamento respalda a Páramo

Con un discurso medido, académico y ortodoxo, José Manuel González-Páramo se ganó ayer la confianza, sin despertar el entusiasmo, de la Comisión de Asuntos Económicos del Parlamento Europeo, en la que no había presente ningún español.

Once votos a favor, dos en contra y dos abstenciones fue el resultado de la votación sobre la candidatura de Páramo para sustituir en junio a Eugenio Domingo Solans como miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo.

'La política monetaria es ciencia y arte al mismo tiempo', fue casi el único alarde creativo que se permitió Páramo, quién abogó por la estabilidad presupuestaria y el control de la deuda y la inflación.