'Caso Cepsa'

El consejo de Cepsa se reúne hoy para aprobar el nuevo plan estratégico

En el orden del día del consejo de administración de Cepsa que se reúne hoy figura un punto de máxima relevancia: la aprobación del plan estratégico quinquenal, que se va renovando cada año. Su presidente, Carlos Pérez de Bricio, avanzó la semana pasada que las inversiones previstas en el plan ascienden a 800 millones de euros anuales, lo que supone un incremento del 67% respecto al anterior. La nueva estrategia recibió ya el visto bueno del comité ejecutivo del consejo que se reunió el pasado 9 de octubre en Abu Dabi, sede del tercer accionista de Cepsa, la corporación árabe IPIC.

Dado este antecedente, en la compañía consideran que la aprobación del plan es un puro trámite y no se verá afectada por el conflicto que mantienen los accionistas de referencia, Total y SCH, y que se ha recrudecido tras el resultado del arbitraje preliminar al que se han sometido los accionistas sobre las medidas cautelares solicitadas por Total. æpermil;ste se ha saldado con el bloqueo temporal de la participación del banco en Cepsa (un 32% tras la opa), en tanto se resuelve el arbitraje de fondo que puede durar un año.

El comité ejecutivo de Cepsa está integrado por su presidente, un representante de Somaen Dos nombrado por el SCH, tres consejeros de Total y uno de IPIC. Tras el laudo, las partes están obligadas a respetar los pactos industriales, que obligan a una mayoría cualificada del 75% para aprobar asuntos relevantes. Con todo, ya el día 9 en Abu Dabi, cuando esta obligación legal estaba, al menos, en entredicho, los accionistas respaldaron ya el nuevo plan estratégico de la empresa.

Fuentes cercanas a la operación consideran que el resultado del laudo, aunque no ha sido 'del todo sorprendente', ha supuesto un 'golpe moral' para Emilio Botín.

Más peso de Total

Las mismas fuentes señalan que existen fuertes sospechas de que Total ha comprado en Bolsa en las últimas semanas hasta un 4% adicional de Cepsa. æpermil;ste, además de la imposibilidad de Fenosa de vender su 5%, se señala como uno de los motivos de que a la opa del SCH por el 16% del capital sólo haya acudido el 12%. Con esa adquisición, Total controlaría ya el 49% del capital de la petrolera española, con lo que 'no cabría otra opa' para disputarle el control en el futuro.

Por su parte, en Unión Fenosa, que ha quedado fuera del litigio, aunque no puede vender su participación por no tener directamente la propiedad, aseguran que están estudiando el laudo. Sin embargo, reconocen que no tienen mucha capacidad de maniobra.

Interpretar una ley polémica

La interpretación de la Ley de Transparencia, que los abogados defensores del SCH consideran muy clara, será la clave del arbitraje que todavía está por llegar. En el banco aseguran que la norma es explícita al señalar que devienen en ineficaces ciertos pactos parasociales siempre 'que no hubiera habido una opa'. Por su parte, los asesores de Total dicen que sólo quedan invalidados si, 'habiendo sido obligatorio lanzar una opa, no se hubiera lanzado'.

'Le guste o no al árbitro, la norma es la que existe', subrayan fuentes cercanas al banco. Teniendo en cuenta que los arbitrajes son poco recurribles, las opciones que se barajan son la de llegar hasta el final o negociar. En el arbitraje final no participará el árbitro belga, que ha quedado ya inhabilitado para continuar con el caso.