Análisis

El año de la renta variable y los países emergentes

La inversión que mejor ha funcionado desde comienzos de 2003 ha sido la que se centra en la renta variable de los países emergentes, y muy especialmente en el sudeste asiático. Esto se puede comprobar en el cuadro adjunto -en la parte superior-, una matriz en la que se cruzan las diferentes zonas geográficas en las que invierten los fondos autorizados para ser distribuidos en España con el tipo de activos en el que invierten estos mismos fondos.

A la fortaleza de los mercados emergentes ha contribuido considerablemente la caída de la tensión política en América del Sur. Hace sólo un año los mercados estaban expectantes antes las elecciones brasileñas y desconfiados ante el seguro triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva.

Por otra parte, las Bolsas de todo el mundo han estado subiendo desde marzo del año pasado, con recuperaciones que como en Alemania han sido espectaculares -todavía conserva un 20%-. Los mercados emergentes se han limitado a seguir esa tendencia general que, en el caso de las Bolsas del sudeste asiático, se ha visto reforzada por la expectativa de revalorización de sus monedas frente al euro y el dólar, a pesar de que los Gobiernos de estos países no quieren ni oír esta palabra. Pero probablemente la apreciación de estas divisas sea inevitable a medio plazo.

'La deuda de EE UU ha sufrido las caídas de precios además de la bajada del dólar'

Las rentabilidades medias que aparecen en la matriz de fondos se hacen mucho más moderadas cuando se trata de la renta variable de los países europeos o de EE UU. En este último caso se ven aminoradas por el efecto de la depreciación del dólar, al estar todas las rentabilidades de la tabla calculadas en euros. El 12,22% de rentabilidad media en los fondos que invierten en renta variable española deja este grupo en la zona alta de la mitad baja de la tabla.

La renta fija con mejores rentabilidades medias corresponde también a Latinoamérica, mientras que la de EE UU figura entre las peores. No sólo ha sufrido fuertes caídas de precios entre mediados de junio y primeros de septiembre, sino que también ha estado sometida al efecto de la depreciación del dólar. La renta fija española se sitúa, por rentabilidad media, en la mitad de la tabla.

Fondos mixtos

Latinoamérica y los mercados emergentes tienen también las mejores rentabilidades medias en el caso de los fondos mixtos. Los que invierten en España obtienen un 7,23% de rentabilidad.

La confianza que desde mediados de marzo se ha asentado en los mercados de renta variable de todo el mundo está pasando por los altibajos propios de las etapas de recuperación económica. Aparte de las dudas que ésta pueda suscitar, causa inquietud constatar el relativo desdén por la calidad crediticia que se está manifestando. Las mejores rentabilidades medias las obtienen, en renta fija, los fondos cuya inversión se focaliza en los países emergentes. Eso, a pesar del repunte de los tipos de interés de medio y largo plazo.