Absorción

Uralita absorberá su filial química Aragonesas para facilitar su venta

Los Serratosa han dado un paso más en la reestructuración de Uralita, que ha provocado un drástico proceso de saneamiento del grupo. El consejo de administración del viernes aprobará la fusión por absorción de su filial química Aragonesas, que no encaja en el nuevo rumbo que se le ha dado al grupo.

La propuesta de fusión no es contradictoria con el plan estratégico elaborado por los Serratosa, ya que permite simplificar el organigrama del grupo y evitaría que un hipotético comprador de Aragonesas tuviera que lanzar una opa de exclusión para comprar la filial, según algunos analistas consultados.

El organismo regulador (CNMV), que suspendió ayer la cotización de ambas empresas durante varias horas, solicitó al fabricante de materiales de construcción que remitiera 'de manera inmediata' información sobre la ecuación de canje de esta operación. Este nuevo comunicado se esperaba en el organismo regulador a última hora de ayer.

En la opa de 2001 de la matriz sobre la filial química, la ecuación de canje fue de 1 acción por 1,11.

La relación de valor será determinante para evaluar la posición en que quedan los accionistas minoritarios, que ya renunciaron en el verano de 2001 a acudir a la opa lanzada por el anterior equipo gestor de Uralita, cuya contraprestación eran títulos de la propia Uralita. En concreto, la ecuación de canje propuesta entonces fue de una acción de Uralita por 1,11 títulos de la filial química.

Esa oferta permitió a Uralita elevar su parte en Aragonesas desde el 50% hasta el 88,6%. El 11,4% restante optó por mantener sus acciones.

El presidente de Uralita, Javier Serratosa, avanzó hace pocos meses las líneas maestras de su plan estratégico, que además de apostar por ciertos negocios donde no se incluye la química, prevé lograr en 2004 un beneficio neto procedente de la sociedad dominante de 42 millones. Las pérdidas estimadas para el actual ejercicio son de 35 millones.

Reorientación

Ese plan 2004-2006 prevé que esta empresa de materiales de construcción se convierta en un grupo multinacional centrado en Europa y líder en España pero sólido y rentable, enfocado hacia el negocio de aislantes, tuberías, tejas y yesos. Con esta reorientación y el ajuste que se ha puesto en marcha, Uralita espera acumular un flujo de caja libre de 251 millones en los próximos tres años, frente a los 100 millones negativos del trienio 2000-2002.

Al tiempo, la política de dividendos será conservadora en el periodo, por lo que no se alcanzará el pay out del 50% anunciado hasta que el nivel de deuda sea considerado razonable, es decir, hasta que se sitúe en 1,7 veces el resultado bruto de explotación (Ebitda). Al comienzo de este ejercicio la ratio era de 3,2 veces.

Las medidas de saneamiento deberían dar sus frutos a partir de 2004. De momento, en 2003 el grupo registrará perdidas de 35 millones por las minusvalías generadas al desprenderse de varios negocios y fábricas y por el coste de la indemnización de los directivos de la etapa anterior, no cuantificado por el presidente. Sin imputar estas pérdidas, el grupo alcanzaría un beneficio este año de unos 20 o 25 millones.

En conjunto, si la estrategia da resultado, el beneficio de Uralita crecerá a una tasa anual acumulativa del 34,1% entre 2002, cuando ganó 17 millones, y 2006, año en que espera lograr un beneficio neto de 55 millones. El Ebitda crecerá a una tasa anual del 11,2% entre 2002 y 2006. Las ventas tendrán aumentos moderados durante el periodo al pasar de los 1.333 millones previstos para 2003 a cerca de 1.452 en 2006.

Un futuro con cuatro negocios esenciales

Uralita tiene muy claro cuáles son sus negocios estratégicos y cuáles no. En los primeros se incluyen los aislantes con más valor añadido (lana de vidrio y el plástico XPS), sistemas de tuberías, tejas y yesos. A partir de 2007, Uralita espera desarrollar estos negocios, a través de inversiones, alianzas y nuevos productos, según ha avanzado el presidente del grupo. Recientemente, por ejemplo, compró el líder alemán del sector de lana de vidrio y se ha convertido en el tercer fabricante europeo.

Los negocios no estratégicos, como la propia Aragonesas, los productos aislantes lana de roca y EPS, cerámica plana, cubiertas, perfiles y paneles, termoarcilla y el negocio de tejas en Brasil se sanearán y venderán sin prisa, cuando haya buenas ofertas sobre la mesa.

Al mismo tiempo, Uralita procederá a vender activos inmobiliarios ociosos, práctica que ha sido habitual estos últimos años, cuando Uralita estaba en manos de los anteriores accionistas. En concreto, en mayo tenía inventariados bienes por valor de 62 millones de euros, que enajenará de forma inmediata.