Integración

Uralita canjeará cinco acciones propias por seis de su filial Aragonesas

Los consejos de administración de Uralita y Aragonesas se han reunido hoy para fijar la ecuación de canje de acciones en el proceso de integración de ésta última en su matriz. El grupo industrial ofrece cinco acciones propias por cada seis de su filial para hacerse así con el 11,32% que aún no controla. La compañía presidida por Javier Serratosa deberá realizar una ampliación de capital por un importe estimado de 7,31 millones de euros para atender al canje de acciones de Aragonesas, una emisión de 3,384 millones de nuevas acciones de 2,16 euros de valor nominal cada una. La operación supone una prima del 4,8% con respecto al último precio marcado en el mercado por la filial, 4,85 euros.

Las sociedades informaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que el cálculo de la ecuación de canje se ha realizado a partir del valor real de los patrimonios de las dos sociedades, de su cotización y de los informes elaborados por expertos independientes. Tras hacer públicos los detalles de la operación, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidió levantar con efectos del próximo lunes 8 de septiembre la suspensión de la cotización de ambos valores, que mantenía desde que el pasado miércoles anunciaron su intención de fusionarse.

En la actualidad, Uralita controla el 88,67% del capital social de Aragonesas tras concluir con éxito en diciembre de 2001 la oferta pública de adquisiciones que el fabricante de materiales de construcción lanzó sobre la empresa química. La operación dará lugar a "uno de los mayores grupos industriales de España, capaz de desarrollar y ofrecer una amplia gama de productos y servicios", según ambas empresas, que afirman que su fusión constituye la "culminación y formalización jurídica" del proceso de integración "progresiva y paulatina" que han venido desarrollando en sus distintas actividades. El grupo, que seguirá denominándose Uralita, quedará integrado por la división de fabricación de aislantes, la de sistemas de tuberías, la de tejados y cubiertas, la de yesos y la química, que aportará Aragonesas.

¢Eficiencia y racionalidad¢

En el proyecto de fusión remitido a la CNMV, Uralita y Aragonesas explican que la operación también responde a la necesidad de aplicar criterios de "eficiencia y racionalidad" en la empresa, aprovechar las sinergias que existen entre ambas cabeceras y simplificar su estructura societaria. Así, entre las ventajas de la integración, señalan la mayor liquidez con que contarán las acciones de Aragonesas, dado que se integrarán en una sociedad con un 'free-float' (capital en bolsa) de un 35%.

La fusión reportará también a esta empresa química una optimización de sus gastos operativos, por la supresión de los recursos asociados a su actual condición de empresa cotizada. Por su parte, la sociedad absorbente, participada a su vez por la familia Serratosa, se beneficiará de un aumento en el volumen y liquidez de sus títulos, para los que prevé además un "relevante potencial de revalorización" si la sociedad cumple los objetivos del Plan Estratégico 2004-2006.

El presidente del grupo, Javier Serratosa, presentó recientemente este plan, cuyo objetivo es impulsar a corto plazo el saneamiento de la empresa con el objetivo último de que alcanzar a partir de 2007 un crecimiento "rentable y enfocado".