Ampliación

La mayoría de las empresas de los países candidatos espera aumentar su cifra de negocio en 2003

En vísperas de la firma en Atenas del Tratado de Adhesión a la Unión Europea, un informe de las Cámaras de Comercio europeas ha revelado que el 59% de las empresas de los países candidatos espera aumentar su cifra de negocio este año y sólo un 11% prevé una reducción.

El informe, realizado a partir de una encuesta realizada a 100.000 empresas de todo el continente, señala que las expectativas de las empresas de Europa del Este y Central se encuentran por encima de la media de la Unión Europea, ya que únicamente el 44% de las empresas de la UE espera aumentar su negocio en 2003. En España, los empresarios son más optimistas y al menos 68 de cada 100 empresas afirma que su cifra de negocio se incrementará este año. Los empresarios de Rumanía, Eslovenia y Eslovaquia son los más optimistas sobre el futuro.

Sin embargo, según publica hoy §El Pais§, la ampliación no será tan ventajosa para los empleados de estos países, como parece que lo es para los empresarios. El salario mínimo mensual establecido por la ley en los países que actualmente integran la UE se sitúa en una media de 962 euros, frente a los 201 euros de media de los candidatos, es decir, cinco veces más bajo.

Invertir en el Este

Las elevadas perspectivas de crecimiento y desarrollo económico en los países candidatos continúan impulsando la inversión. Según los datos de las Cámaras de Comercio, los ritmos de acumulación de capital se sitúan muy por encima de la media de la UE. Los importantes retornos esperados en los nuevos proyectos de inversión animan a las empresas a invertir especialmente en Rumanía, Bulgaria y Eslovaquia.

En Hungría y Malta la inversión es, en consonancia, con su menor crecimiento, más moderada. Algo parecido ocurre con las expectativas de creación de empleo, variable en la que las empresas de los países candidatos se sitúan también por encima de la media de la Unión Europea. Las perspectivas más favorables se encuentran en Eslovaquia y Bulgaria, en los que las previsiones de fuertes ritmos de inversión y crecimiento permitirán a los empresarios aumentar sus plantillas.