Cambios

Iberia vuelve a elegir a Airbus para renovar la flota intercontinental

Ala segunda fue la vencida. La dirección de Iberia ha exprimido durante cuatro meses las mejores ofertas presentadas por los dos gigantes de la fabricación de aviones comerciales, Boeing y Airbus, y al final, ayer a última hora, el consejo de la compañía ha elegido la opción que al principio de la negociación aparecía como favorita.

El consorcio europeo Airbus, en el que el grupo público español SEPI cuenta con una participación del 5,53% a través de EADS, será el suministrador de nueve aviones A-340-600 para la renovación de la flota intercontinental de la compañía. El valor económico del contrato, que recoge además otras tres opciones de compra, puede ascender a 1.100 millones de euros. Las partes no han hecho pública la cuantía, pero el precio de catálogo de este tipo de aparatos se sitúa en algo más de 120 millones de euros. Es muy probable que Iberia haya conseguido una significativa rebaja sobre esta tarifa nominal.

En el comunicado hecho público ayer por la compañía se aseguraba que en el acuerdo se contempla que los A-340-600 'cuenten con la garantía de valor residual aportada por Airbus'. Con ello Iberia consigue un precio de recompra al final de la vida útil de las aeronaves, lo que, según la nota, 'permitirá no sólo obtener ahorros y facilidades de cara a su financiación, sino mantener además un alto grado de flexibilidad y ajustar de manera eficaz el tamaño de la flota a la evolución de la demanda'.

Los nuevos aparatos comenzarán a recibirse en 2004 y el pedido quedará concluido en 2006. Durante este periodo irán desapareciendo de la operación de Iberia los míticos aviones Boeing 747, conocidos con el sobrenombre de Jumbo, que han estado en servicio desde la década de los setenta.

De hecho, la retirada de los Jumbos comenzará el próximo verano, ya que Iberia había adquirido con anterioridad tres aviones Airbus 430-600 nuevos que quedaron libres tras la quiebra de Swissair, y que está previsto que se incorporen el próximo mes de junio.

Iberia cuenta ya con 82 aviones de Airbus, todos de reciente incorporación, en una flota de 146 aviones.

La decisión del consejo implica además que el fabricante de motores Rolls-Royce será el suministrador de la propulsión de los nuevos aparatos.

30.000 despidos no logran mejorar la cuenta de Boeing

El fabricante aeronáutico Boeing anunció ayer que ha multiplicado por cinco sus beneficios en el cuarto trimestre de 2002, en comparación con los resultados obtenidos en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, en el conjunto del año descendieron un 18%, 2.320 millones de dólares (una cifra similar en euros). La mejora en los últimos meses se ha obtenido gracias a la reestructuración de su plantilla, según explicó la empresa. Los beneficios netos de Boeing en el cuarto trimestre fueron de 590 millones, frente a los 100 millones en el mismo trimestre del ejercicio precedente. Las ventas cayeron un 13%, hasta alcanzar 13.700 millones. Boeing anunció que en 2003 entregará 280 aviones comerciales, un 27% menos que en 2002, y redujo sus previsiones para el actual año fiscal de los 50.000 millones anunciados a 49.000 millones. El principal motivo del aumento de beneficios fue la eliminación de 30.000 puestos de trabajo a raíz de los atentados del 11 de septiembre. Esa medida, señalaron fuentes del grupo, empezará a notarse de manera real en la parte final del ejercicio. Los beneficios de la división militar aumentaron un 40% a pesar de que los ingresos descendieron un 10%. En cambio, la división aeroespacial y de comunicaciones registró una caída de beneficios del 24% por los altos costos en la producción de satélites comerciales, aunque sus ingresos aumentaron un 11%. Boeing prevé fusionar su división de aviación militar con la de comunicaciones y actividades aeroespaciales.