Normativa

La CE acepta la fusión de empresas que controlen el 50% del mercado

El proceso de consulta con todas las partes (empresas, abogados, otros reguladores) lanzado hace exactamente un año por la CE ha mostrado, según Monti, que el sistema europeo de control de fusiones 'es muy apreciado'. Los rasgos más valorados son la posibilidad de disponer en Europa de una ventanilla única para obtener el visto bueno a una fusión y la garantía que tienen las empresas y los accionistas de que la CE dará su veredicto en un plazo exacto e improrrogable de cinco meses.

La reforma propuesta ayer por la Comisión, que necesita el visto bueno del Parlamento Europeo y de los 15 Gobiernos de la UE antes de entrar en vigor, pretende preservar esas características al tiempo que se mejora el rigor en el análisis de las operaciones y la transparencia del proceso.

Se abole el plazo de una semana para comunicar una fusión y se prolonga en siete semanas el actual periodo de análisis de cinco meses porque, según Monti, 'los plazos estrictos son positivos (...) pero también pueden tener el efecto de arrinconar a las empresas y a los reguladores' . La complejidad y la envergadura de algunas fusiones hacen muy difícil que la Comisión pueda verificar toda la documentación en un plazo tan breve, como han puesto de relieve las recientes sentencias del Tribunal de Justicia de la UE anulando la prohibición de Monti a tres fusiones.

La Comisión también publicó ayer las directrices que regirán su análisis de las fusiones, a partir de las cuales las empresas podrán deducir los problemas de autorización con que se puede topar una fusión. Bruselas reconoce expresamente que algunas fusiones, aun cuando reduzcan la competencia, pueden ser autorizadas en función de los beneficios que reporten a la economía. 'Siempre que no dañen a los consumidores', se apresura a aclarar la CE.

Además, las directrices elevan 10 puntos porcentuales la cuota de mercado máxima que dos o más empresas podrán controlar después de fusionarse. 'Hasta ahora, los abogados decíamos que el 30% sonaba mal, y el 40%, fatal', señala un abogado especializado en competencia, en referencia al umbral que la Comisión consideraba infranqueable.

'Permítanme aclarar que no habrá un umbral mágico y automático', afirmó Monti en rueda de prensa, diferenciando entre cuota de mercado y poder de mercado. Pero admite que 'los casos problemáticos se juzgarán (...) examinando cuidadosamente todos los factores que podrían mitigar una impresión inicial de daño a la competencia'.

Al margen de la reforma legislativa propuesta, Bruselas también se compromete a reforzar su equipo de investigación, sobre todo, en cuanto al análisis macroeconómico de las fusiones. Las empresas tendrán acceso además al expediente que tramite la Comisión y podrán confrontar las opiniones, previsiblemente adversas, de sus rivales.

Las multas a las empresas que oculten información durante el análisis de su fusión se elevan de los 50.000 euros actuales al 1% de su facturación anual.