Informe

El 54% de los consumidores cree que los precios han subido §mucho§ con el euro

El usuario español confía en la seguridad de los alimentos, pero "no se fía" de la información de la Administración, las empresas y los medios de comunicación en este tema, según un el ¢Barómetro del Consumidor¢, un estudio presentado hoy por la Fundación Eroski. También se destaca que el impacto del euro en los precios ha sido "mayor del previsto", mientras que sólo un 12% de los ciudadanos reclama por temas de consumo.

El análisis refleja que "han pasado los momentos de alerta" de 2001 con las crisis alimentarias y el consumidor se muestra confiado en los alimentos (la confianza obtiene 7,12 puntos sobre 10), a pesar de que, según sus datos, el 7% de los hogares ha registrado un problema sanitario relacionado con los alimentos.

"El consumidor da un toque de atención a la Administración, a las empresas y a los medios de comunicación", que obtienen en torno a 5 puntos sobre diez como fuente creíble en temas alimentarios, frente a familiares y amigos o los médicos. En los alimentos, la confianza es mayor cuanto más natural es el producto (frutas y verduras y alimentos con denominación de origen) mejora la posición de la carne (de 6,4 puntos el año pasado a 6,8 este año) y empeora la de los alimentos enriquecidos, mientras los restaurantes consiguen un notable y los de comida rápida suspenden.

Con el euro, el 54% de los consumidores cree que los precios han subido "mucho" y el 39% "algo", mientras sólo un 7% piensa que se han mantenido estables y nadie piensa que han bajado¢. Según el Barómetro 2001, solo el 5% de los ciudadanos pensaba que los precios iban a subir mucho. Quienes más piensan que se han encarecido los precios son las mujeres de entre 40 y sesenta años, de estatus social bajo y del área de Madrid ciudad y la zona norte de España.

Por regiones, los vascos y navarros son los que más confían en la seguridad de los alimentos, mientras los canarios los que menos, y Madrid y Barcelona son las zonas donde más reclamaciones formales de consumo se producen.

Internet es percibido todavía como medio seguro de compra por solo un 4% de los ciudadanos, y por el momento "somos reacios" a pagar por servicios que ahorren tiempo al hacer la compra.