Coyuntura

La UE empeoró a finales de 2001 el diferencial de crecimiento con EE UU

Las 30 economías de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) crecieron en el último trimestre de 2001 un 0,1%, cambiando la tendencia negativa por primera vez desde marzo del año pasado. EE UU y Canadá fueron los responsables de la recuperación, que, por el contrario, no se apreció ni en la Unión Europea ni en Japón.

Con un crecimiento del 0,3% EE UU lideró, junto a Canadá, con un 0,5%, las economías de la OCDE, según los datos preliminares publicados ayer por la organización. Muy por detrás quedaron los Quince, cuya economía se contrajo un 0,1%, y Japón, con un descenso del 1,2% respecto al trimestre anterior.

Sólo Canadá y EE UU fueron capaces de pasar al terreno positivo, demostrando que la capacidad de recuperación de la primera potencia es superior a la de los países de la UE. La desaceleración de los Quince se agravó aún más después de haber tenido un crecimiento del 0,2% entre junio y septiembre.

El G-7 (los siete países más ricos, es decir, EE UU, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Japón) consiguió remontar las caídas y mantener un crecimiento cero gracias a los mismos países. Por el contrario, Japón experimentó una contracción por tercer trimestre consecutivo, del 1,2%, ahondando más en la recesión. Alemania entró en ella al caer un 0,3%, después de que en el segundo trimestre retrocediera un 0,2%. También Italia (-0,2%) y Francia (-0,1%) entraron en territorio negativo.

A pesar de la recuperación de la media de la OCDE, el crecimiento frente al año anterior fue de un 0,4%, reflejando la mayor desaceleración desde 1995.

Varios son los factores que han provocado que EE UU salga de la recesión e incluso que muchos analistas consideren que nunca llegó a caer en ella, una política monetaria de relajación sin precedentes, que tras 11 bajadas de tipos situó el interés del dinero en el 1,75%; las rebajas de impuestos impulsadas por el presidente, George Bush, y la bonanza de la industria armamentística, agradecida de la guerra lanzada contra Afganistán.

El optimismo de una pronta recuperación en EE UU y su reflejo en el resto de las economías ha hecho que muchos analistas mejoren sus previsiones. Merrill Lynch asegura en un informe reciente que la economía estadounidense está creciendo a un ritmo entre el 5% y el 6% este trimestre. Además, los inventarios, que aumentaron un 0,2% en enero, tras fuertes declives, impulsarán el crecimiento. 'Si siguen este ritmo, podrían añadir cuatro puntos porcentuales al PIB', afirman en Merrill, donde además prevén un repunte del consumo y de la inversión empresarial.

No obstante, los signos de recuperación aún son tímidos, por lo que parece poco probable que el gobernador de la Reserva Federal, Alan Greenspan, suba lo tipos de interés en su reunión de hoy.

Algunos analistas han extendido el optimismo a Europa, debido a su dependencia de EE UU. Credit Suisse First Boston ha subido del 1,2% al 1,5% la previsión de crecimiento de la UE este año y del 2,4% al 2,8% en 2003.