La formación en informática es el primer objetivo de las empresas

Las áreas de contenidos o especialidades que más han sido objeto de formación en las empresas durante el año 2000 han sido: informática, telecomunicaciones, gestión y administración, así como seguridad e higiene en el trabajo. En un segundo plano quedaron los cursos sobre calidad, idiomas, comunicación y tecnologías propias de cada empresa o sector, según un estudio de la CEOE.

La formación en las empresas aumentó considerablemente durante el año 2000. Según un estudio de la CEOE, el 87% de las empresas españolas realizaron algún tipo de actividad para la formación de sus empleados. En 1993, el porcentaje era del 27%.

En cuanto a las materias que se incluyeron en los distintos planes de formación puestos en marcha por las organizaciones empresariales, la informática y las telecomunicaciones se llevaron la palma. También destacaron cursos sobre gestión y administración, así como sobre seguridad e higiene en el trabajo. En un segundo plano quedaron actividades de formación sobre calidad, idiomas y comunicación y tecnologías propias de cada empresa o sector.

El estudio de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) señala, sin embargo, que en muy pocas ocasiones se evalúa o comprueba si se han producido cambios de comportamiento o de actitudes tras haber adquirido la formación en una materia determinada. Por ejemplo, cuál ha sido el impacto de la formación sobre los resultados y la productividad de la empresa o si los directivos o jefes de los participantes están satisfechos de los resultados de la formación. En el 63% de las empresas los empleados reciben formación "principalmente" en horario laboral. Los empleados valoran la formación como un medio de superación personal y para el desarrollo de nuevas competencias profesionales.

Las nuevas tecnologías, como no podía ser de otra forma, han jugado un papel importante en los planes de formación que ponen en marcha las empresas. Una tercera parte de las actividades de formación se desarrollan con ayuda de las nuevas tecnologías (informática, multimedia e Internet). Según el estudio, el porcentaje de la utilización de las nuevas tecnologías ha crecido un 56% en el año 2000. El 63% de los planes de formación son realizados con la colaboración de proveedores externos.