_
_
_
_

En las ferias se cierran tratos: “Los encuentros virtuales no pueden sustituir lo que aporta la presencialidad”

En pocos días un visitante puede lograr negocios que en algunos casos llegan a representar hasta el 50% de su facturación anual

Vista de Fitur 2024, en Madrid.
Vista de Fitur 2024, en Madrid.FERNANDO VILLAR (EFE)

Las herramientas digitales han evolucionado mucho, permiten encuentros virtuales de todo tipo y agilizan los negocios por nuevos canales. Pero se ha demostrado que no pueden sustituir lo que aporta la presencialidad”, asegura Constantí Serrallonga, director general de Fira de Barcelona. “Tras la pandemia, fueron muchos los que vaticinaron el fin de las ferias presenciales. Unos años después vemos que ha pasado todo lo contrario, hay un auge”, acota.

“Son una plataforma comercial a la que acuden las empresas con el objetivo prioritario de generar negocio, pero incorporan elementos de valor que enriquecen la experiencia y el resultado”, describe Alicia Izquierdo, concejal del Ayuntamiento de Málaga responsable de Fycma (Palacio de Ferias y Congresos de Málaga). El networking de profesionales del sector, las novedades que revelan conferenciantes y ponentes. “En tres o cuatro días, un visitante puede realizar centenares de contactos, cerrar negocios que en algunos casos pueden representar el 30% o el 50% de su facturación anual, o asistir a congresos especializados”, pondera Serrallonga. Sin olvidar la consecución de fines más intangibles, como el posicionamiento de marca o la asociación con determinados valores, añade.

La cifra

13.367 millones fue la cifra de negocio del turismo de reuniones en 2023 en España, según el informe Evolución de la industria MICE del Spain Convention Bureau de la FEMP. 

El centro ferial de la capital andaluza –32 eventos profesionales con más de 205.000 asistentes y cerca de 2.400 empresas expositoras en 2023– se articula en torno a cuatro grandes ejes: plataforma comercial, generación e intercambio de conocimiento, networking y captación de inversiones. En un contexto en el que la presencialidad manda, Ifema Madrid concibe lo digital como apoyo o complemento, cuenta su directora de negocio, Arancha Priede. “Trabajamos en la creación de contenidos y de una comunidad digital que conecte a los participantes todo el año”, detalla.

Si en 2019 la institución ferial de Barcelona acogió 153 actividades, recibió 2,5 millones de visitantes y facturó 219 millones de euros, en 2023 fueron 270 actividades, 3 millones de visitantes y 257 millones de euros. Si el ejercicio anterior fue bueno para Ifema Madrid y su estrategia de diversificación –585 citas–, el actual se presenta aún mejor, ya que es año par, cuando tienen lugar las ferias bienales. Sus previsiones para 2024 hablan de 206 millones facturados, “el salto más relevante en su cifra de negocio”, más de 700 eventos, más de 38.000 expositores y más de 4 millones de visitantes.

El efecto ciudad

Alicia Izquierdo, concejal del Ayuntamiento de Málaga responsable de Fycma, señala la “alineación clara” entre el calendario de la entidad y el papel de Málaga como referente en innovación, tecnología y digitalización.

Constantí Serrallonga, director general de Fira de Barcelona, defiende que una feria es una experiencia en la que también participa la ciudad: clima, ocio, gastronomía, hoteles, servicios, transporte.

Arancha Priede, directora de negocio de Ifema, cree que “Madrid vive un momento único”, y eso lo tienen en cuenta los expositores y congresos internacionales. Es, afirma, una ventaja competitiva y un valor añadido.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_