_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El preacuerdo de Ford es esperanzador

Parece que los trabajadores pueden canalizar de forma sostenible su descontento

UAW union members picket
Miembros de United Auto Workers (UAW), ante una planta de camiones de Ford, en Louisville (Kentucky, EE UU), el pasado día 12.LUKE SHARRETT (REUTERS)

Los sindicatos del motor recuperan el tiempo perdido. La victoria de United Auto Workers (UAW), que el miércoles llegó a un preacuerdo con Ford, compensa contratos anteriores en los que se hicieron grandes concesiones. Aun así, UAW dio marcha atrás respecto a las agresivas peticiones iniciales. Dado el polvorín en que se encuentra el mercado laboral, el compromiso, relativamente razonable, es una señal esperanzadora de que los trabajadores pueden canalizar de forma sostenible su descontento.

El acuerdo se produjo en el 40º día de la primera huelga simultánea en los tres fabricantes de Detroit. Por muy agresivo que haya sido el nuevo presidente del sindicato, Shawn Fain, la huelga de Ford ha durado al final exactamente lo mismo que la última de GM en 2019. Aunque no se conocen todos los detalles, el principal cambio parece ser un aumento del 25% del salario base. Añadir eso a términos anunciados como ajustes del coste de la vida probablemente costará como máximo 2.000 millones de dólares, dicen en Barclays. Es muy inferior al impacto estimado de la lista de deseos inicial de Fain, que incluía el pago de 40 horas por una semana de 32, y amenazaba con mermar el beneficio de Ford. El auge de Tesla y los miles de millones necesarios para entrar en los eléctricos hacen que la estructura de costes sea más importante que nunca. Y los rivales no sindicados no han dejado de ganar terreno en EE UU, recortando la cuota de mercado de Detroit de dos tercios en 1999 al 39% este año.

El sindicato había renunciado antes a mucho. Concesiones como la congelación salarial y el abandono de los viejos planes de pensiones y de asistencia sanitaria ayudaron a recuperarse a GM, que estaba en quiebra, y a sus rivales, heridos tras la crisis de 2008. Y el momento de la renegociación de los contratos a largo plazo de 2019 hizo que los trabajadores se perdieran el auge de los beneficios de la pandemia.

Encontrar un punto medio tiene sentido, especialmente ahora que el negocio parece fuerte. La reacción de los trabajadores no se detendrá aquí, por el aumento de la automatización (la IA ha alimentado huelgas en Hollywood). Ford cree que los eléctricos necesitan un 40% menos de horas de trabajo que los de combustión. Mantener la competitividad es crucial. El compromiso de UAW indica que la aguja puede enhebrarse.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_