_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Para reparar Intel hay que desmontarla

Separar las divisiones de fabricación y de diseño de chips es la única forma de que recupere el terreno perdido

Sede de Intel, en Santa Clara (California, EE UU).
Sede de Intel, en Santa Clara (California, EE UU).DPA vía Europa Press (DPA vía Europa Press)

Intel tendrá que salir de su propio camino. El gigante de los semiconductores, valorado en 145.000 millones de dólares, es ahora inusual por diseñar y fabricar sus propios chips bajo un mismo techo. Pero su tecnología manufacturera se ha quedado atrás, y está arrastrando a ambos lados del negocio. El jefe, Pat Gelsinger, se ha comprometido a recuperar la ventaja de Intel. La mejor manera de hacerlo a largo plazo es dividir la empresa en dos.

La fabricación de chips exige poner a trabajar cada vez más capital y conocimientos tecnológicos. La planta de producción de nueva generación de Intel en Arizona (EE UU) costará 30.000 millones de dólares, unas ocho veces más de lo que costaban las nuevas instalaciones hace dos décadas, una vez ajustada la inflación.

En la época en que la fabricación de la empresa era líder mundial, este gasto se amortizaba con creces, dando a sus chips una ventaja insuperable. En los últimos años, sin embargo, Intel se ha visto superada tecnológicamente por el productor a secas taiwanés TSMC. Los diseñadores de chips rivales, que ahora pueden acceder a instalaciones de vanguardia, han ganado cuota. Con la caída de la demanda, las plantas de Intel funcionan por debajo de su plena capacidad. Según datos de LSEG, se prevé que su margen operativo sea de solo el 5% este año, frente a más del 30% en el apogeo de la empresa. Se espera que el margen de TSMC supere el 40%.

La solución de Intel es sencilla y difícil: recuperar su corona tecnológica, algo que Gelsinger planea hacer para 2025, introduciendo a gran velocidad varias generaciones de chips. La compañía anunció el 29 de septiembre el inicio de la fabricación de grandes volúmenes utilizando su tecnología de proceso Intel 4 en una fábrica de Leixlip (Irlanda). La planta utiliza tecnología ultravioleta extrema para producir semiconductores y forma parte del plan del gigante, anunciado en 2021, de producir cinco nuevas generaciones de chips en cuatro años.

Las ganancias serían sustanciosas. Los analistas sitúan los ingresos de Intel en 2024 en 59.000 millones de dólares. Si a partir de ahí creciera un 10% anual, aproximadamente el ritmo al que sube la gama alta del mercado, las ventas alcanzarían los 70.000 millones en 2026. Si una recuperación tecnológica impulsa Intel a un margen de beneficios típico de su apogeo, y al múltiplo de 14 veces de entonces, su valoración se duplicaría, hasta los 300.000 millones.

El éxito no está garantizado. La ventaja de TSMC puede acrecentarse a medida que el gasto necesario para ponerse al día aumente cada vez más. Intel ya no dispone por sí misma del volumen de producción necesario para que las fábricas resulten económicas. Así que Gelsinger quiere imitar a su rival, ofreciéndose a producri chips para otros a fin de sufragar el coste de las nuevas plantas.

El inconveniente es que la rama manufacturera de Intel siempre tendrá un motivo para dar prioridad a sus propios chips a fin de apoyar su negocio de diseño. Este conflicto de intereses puede hacer que otras empresas de semiconductores se muestren reacias a participar a una escala suficiente.

A partir del año que viene, Intel presentará sus resultados de fabricación por separado. Una eventual división completa generaría más valor si atrajera más clientes a las plantas de Intel. Después de todo, TSMC solo fabrica chips, y su capitalización de mercado es tres veces mayor que la de Intel. El plan de Gelsinger para arreglar Intel debería terminar con su disgregación.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_