_
_
_
_
EL FARO DEL INVERSOR
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La Bolsa china: un ejercicio de equilibrismo entre riesgos y oportunidades

Pekín ofrece oportunidades para inversores con un apetito de riesgo y una visión al largo plazo

Una mujer vista a través de la ventana cocina en un restaurante callejero, en Pekín, China, 30 de abril de 2024
Una mujer vista a través de la ventana cocina en un restaurante callejero, en Pekín, China, 30 de abril de 2024ALEX PLAVEVSKI (EFE)

La Bolsa de China se encuentra en una encrucijada. Las valoraciones son actualmente las más baratas que podemos encontrar entre los principales mercados globales, pero se han visto envueltas en una ola de pesimismo alimentada por los riesgos económicos y geopolíticos. Sin embargo, dentro de este paisaje aparentemente sombrío se pueden encontrar oportunidades interesantes para los inversores que entiendan bien los riesgos asumidos.

Potencial de crecimiento a largo plazo

China sigue siendo un imán para los inversores, debido a su potencial económico a largo plazo. Este atractivo se sustenta en una serie de factores clave que sustentan el optimismo en torno a su crecimiento futuro. Con una trayectoria de crecimiento prevista que podría superar a otras economías desarrolladas, una clase media en expansión que alimenta una demanda cada vez mayor de bienes y servicios, y una tendencia constante de urbanización que crea un amplio mercado interno, China se ha convertido en un destino atractivo para los negocios. Además, su liderazgo en innovación tecnológica, particularmente en sectores como energía solar y vehículos eléctricos, junto con el respaldo gubernamental a través de políticas de estímulo económico, fortalece aún más su atractivo como un mercado en constante evolución y expansión.

Navegando las dificultades

En el camino hacia la consolidación de su liderazgo económico mundial, China se enfrenta a varios desafíos. Aunque las perspectivas económicas son alentadoras, el país debe afrontar dificultades que podrían poner en cuestión su crecimiento sostenido. Desde una crisis inmobiliaria incipiente, hasta presiones deflacionarias y tensiones comerciales con potencias globales, como Estados Unidos. La gestión de estos desafíos, así como una diplomacia habilidosa en el ámbito comercial, será crucial para garantizar la estabilidad y el progreso económico a largo plazo de China. En última instancia, cómo navegue China estas dificultades definirá su papel en el escenario mundial en los años próximos.

Un enfoque cauteloso

A la hora de adentrarse en el mercado bursátil chino, es crucial tener en cuenta sus riesgos inherentes. La volatilidad es una característica distintiva del mercado chino, porque los precios de sus acciones pueden experimentar fluctuaciones significativas en períodos cortos, desafiando la tolerancia al riesgo de aquellos que buscan inversiones seguras.

Además, la incertidumbre regulatoria y las preocupaciones sobre la gobernanza corporativa, plantean desafíos adicionales, que requieren de los inversores aplicar una diligencia debida exhaustiva, e incorporar diferentes escenarios en las tesis de inversión, con el objetivo de estar preparados ante cambios en el entorno normativo.

Las tensiones geopolíticas y la limitada convertibilidad de la moneda también añaden complejidad a la inversión en China, ya que las relaciones internacionales pueden influir en la estabilidad del mercado y en la confianza del inversor. En este contexto, los inversores deben estar atentos a los desarrollos tanto en el ámbito regulatorio como geopolítico, a través de un enfoque cauteloso, evaluando cuidadosamente los riesgos antes de tomar las decisiones de inversión.

Razones para el optimismo

A pesar de los riesgos actuales, existen razones sólidas para mantener una perspectiva optimista sobre el mercado bursátil chino. En primer lugar, porque tiene el potencial de reflejar el dinámico crecimiento económico de China, superando a muchos de sus homólogos occidentales. Una trayectoria alcista que ofrece a los inversores a largo plazo la posibilidad de obtener retornos atractivos para sus inversiones. Además, el mercado chino se encuentra infravalorado, lo que atrae a inversores en busca de oportunidades de valor. Este escenario brinda la ocasión para adquirir acciones en empresas prometedoras a precios bajos.

La apertura progresiva del mercado chino al capital extranjero es otro factor clave que respalda la posible recuperación del mercado. Esta mayor accesibilidad puede atraer a una amplia gama de inversores, lo que potencialmente aumentaría la liquidez y la estabilidad del mercado. Además, el sentimiento negativo predominante en torno al mercado chino puede ser indicativo de un punto de inflexión cercano. Históricamente, a los períodos de pesimismo extremo les han seguido otros con tendencia positiva. Por tanto, los inversores con apetito por el riesgo podrían encontrar oportunidades valiosas al entrar en el mercado durante dichas fases de incertidumbre. Recientemente, el índice Hang Seng entraba en fase alcista tras revalorizarse más de un 20% desde mínimos. Un rally apoyado en los últimos tres meses por las entradas netas de flujos de capital extranjero. Es decir, todos estos indicadores podrían señalar un cambio de tendencia en las bolsas chinas.

A pesar de los riesgos, el mercado de valores chino ofrece oportunidades para inversores con una visión a largo plazo y una tolerancia al riesgo adecuada. La decisión de invertir debe basarse en una evaluación cuidadosa de la ecuación riesgo-recompensa. Con un enfoque cauteloso e informado, los inversores podrían beneficiarse del potencial de crecimiento a largo plazo del mercado de valores chino.

John Tidd es director de Hamco Financial e Investment Advisor del fondo Hamco Global Value Fund.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_