_
_
_
_
_

La inversión en bitcoin desembarca en la gestión discrecional de carteras

Renta 4 lanza un ‘hedge fund’ especializado en activos digitales destinado a este servicio financiero. Bajo esta fórmula ya hay más de 100.000 millones de euros en España.

bitcoin
Un sticker de promoción de bitcoin en una tienda en Berlin, Alemania.Sean Gallup (Getty Images)
Leandro Hernández

La decisión de la Comisión de Bolsa y Valores estadounidense (SEC) de aprobar los fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) de bitcoin sigue provocando reacciones a lo largo del mercado. Además de aupar el valor de la criptomoneda hasta un nuevo máximo histórico de 70.000 dólares hace unos días, ha generado que entidades financieras en todo el mundo aceleren su apuesta cripto, adaptada a cada contexto regulatorio y comercial. La gestora Renta 4 ha abierto una nueva espita a los inversores españoles con el lanzamiento de un fondo de inversión libre (conocido como hedge fund, por su nombre en inglés) que invierte en bitcoin y ethereum. Aunque se trata del segundo vehículo de su tipo disponible en España, A&G Banco se adelantó en julio con su propia alternativa, es el primero que abre la puerta a que los clientes de gestión discrecional de carteras puedan participar de un fondo que invierte en criptomonedas.

“Consideramos que el mundo cripto puede tener cabida en las carteras de los inversores y los gestores locales”, apunta a CincoDías Miguel Jaureguizar, director de Desarrollo Digital de Renta 4 Banco. “Buscamos facilitar el acceso fácil al mercado cripto, especialmente en momentos donde existe el apetito del mercado”, resalta.

En la gestión discrecional de carteras el cliente no elige en qué fondos invierte sino que delega en el banco o la gestora la administración de una parte de su patrimonio a cambio de una comisión explícita y bajo unos parámetros de riesgo concretos que fija el cliente. Se trata de una fórmula de gestión que ha ido ganando adeptos y que ya suma un patrimonio de 118.000 millones de euros, según datos reportados a Inverco, la asociación sectorial. Aunque tradicionalmente era una alternativa solo disponible para clientes de banca privada, la mayor parte del negocio ya corresponde a clientes de banca personal o retail. Según los últimos datos de Inverco, ya hay más de un millón de este tipo de contratos que se categorizan en función del riesgo que desea asumir cada cliente.

El vehículo lanzado por Renta 4 abre la puerta a que las gestoras que tienen servicio de gestión de carteras -segmento liderado por CaixaBank, Santander y BBVA- puedan ofrecer la inversión en criptos en un momento en el que la gran banca española aún evita propuestas directas para que sus clientes minoristas inviertan en activos cripto. Para ello, el fondo tiene una clase específica que tiene una inversión mínima inicial de 10.000 euros. El éxito de este nuevo vehículo podría ayudar a fortalecer, de manera indirecta, la inversión en criptomonedas en España. De acuerdo a la consultora Chainalysis, los inversores españoles obtuvieron 570 millones de dólares de beneficio gracias a las inversiones cripto el año pasado, fuertemente beneficiados por el rally del bitcoin en los últimos meses del año.

De cualquier manera, la gestora destaca que su objetivo prioritario es llegar a clientes profesionales, quienes también puede acceder a otras dos clases de participaciones, con una inversión más elevada que parte de los 30.000 euros y que está focalizada en el interés creciente de los family offices por los activos alternativos. Por lo pronto, Renta 4 no se ha fijado objetivos de captación de fondos.

Con el producto ya en el escaparate financiero, ahora serán las gestoras de fondos las encargadas de dictaminar si lo ofrecen dentro de su apuesta de valor en los contratos delegados con mayor nivel de tolerancia al riesgo. Si bien, una de las tendencias que imperan en este tipo de contratos es la delegación a gestoras internacionales el asesoramiento de activos concretos.

En qué invierte el fondo

Según su folleto, el fondo tendrá un mínimo del 90% de su exposición total en criptomonedas “a través de instrumentos financieros cuya rentabilidad se encuentre vinculada a tales monedas”. Es decir, Renta 4 no comprará ni atesorará directamente bitcoin ni ethereum, sino que invertirá en productos cotizados en Bolsa como fondos cotizados (ETP en la jerga) que se negocia ya en Bolsas europeas como las de Berlín, Ámsterdam y Paris, aunque también abre la alternativa a invertir en el mercado estadounidense a través de lo nuevos ETF.

La firma resalta que considera que esta es la forma “más fácil, directa y segura de invertir”. Además, asegura Jaureguizar que en el momento actual “comprar y tener criptomonedas es difícilmente un activo elegible para un fondo de inversión, aunque desliza que esto podría cambiar a futuro.

Otra particularidad del nuevo fondo es que busca diversificar su inversión en el universo cripto a través de altcoins, o monedas alternativas que no sean las principales referencias del mercado, a través de los ETP. Este detalle no es menor: estas moneda son aún más volátiles que el bitcoin o ethereum, además de contar con una liquidez limitada. De cualquier manera, la gestora destaca que la inversión se limitará a activos con una capitalización bursátil mayor a 1.000 millones de euros. Según datos de Coinmarketcap, hay más de 70 tokens que superan este criterio.

En este sentido, desde Renta 4 señalan que monedas como Solana o Cardano son una parte significativa del crecimiento del universo cripto, por lo que resaltan la importancia de dar exposición a los inversores. Sin embargo, subrayan que el fondo evitará cualquier ‘memecoin’, es decir, monedas digitales que se disparan únicamente al calor de las redes sociales. “La inversión tiene que ser segura y proteger al inversor de las monedas que no tienen ningún valor”, confirma Jaureguizar, que confirma que se trata de una gestión activa que no tomará como referencia ningún índice determinado,

Advertencias

El folleto no escatima en advertencias sobre la naturaleza de las criptomonedas. “La exposición a las mismas debido a su extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia las convierten en una inversión de alto riesgo”, apunta el documento, que señala en varias ocasiones el “alto componente especulativo” que “puede suponer la pérdida total de la inversión”.

En particular, señala el fuerte riesgo regulatorio ya que “no existe un marco que regule las criptomonedas” en la Unión Europea. Sin embargo, desde la gestora reconocen que la regulación está muy cerca de su trasposición, tras su aprobación hace casi 11 meses. En ese sentido, Jaureguizar señala que la apuesta de la entidad es “estar posicionado ya que las criptomonedas son un activo que ha llegado para quedarse”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_