_
_
_
_

Dunas Capital apuesta por los bonos privados, a la espera de mayores rentabilidades de la deuda pública

Los gestores consideran que el cierre de la etapa de compra de deuda por parte del Banco Central Europeo aumentará el rendimiento de los bonos europeos

David Angulo, presidente de Dunas Capital.
David Angulo, presidente de Dunas Capital.Pablo Monge

Alfonso Benito, director de inversiones de Dunas Capital Asset Management, resume en pocas palabras la filosofía de la gestora. “La norma número uno es preservar el capital, la número dos es no olvidar la primera”. Los resultados del primer semestre le están dando la razón. En lo que va de año, la captación neta ha sido de 260 millones y los directivos aseguran que sigue creciendo (en todo 2022 fueron 445 millones). En un contexto de tipos altos en Estados Unidos y en Europa, la gestora apuesta por la renta fija, en particular por los bonos corporativos y financieros, aunque prevé que la deuda pública irá aumentando volumen en sus carteras.

“La renta fija ya es una opción muy interesante y forma parte del núcleo duro de las inversiones”, explica José María Lecube, jefe de renta fija de Dunas. La gestora está aprovechando especialmente la rentabilidad de los bonos corporativos de calidad y financieros, sobre todo de los bancos, con rendimientos por encima del 5%, y por la deuda del Tesoro estadounidense, con un retorno alrededor del 4%. Sin embargo, prevén que en los próximos meses irán aligerando algunos de estos activos y optar por la deuda pública europea que prevén ofrecerá mejores rentabilidades. De hecho, desde 2014, el Banco Central Europeo ha ido comprando deuda pública de manera masiva y cerró esta etapa el año pasado, anunciando el fin de las compras. Esto, según los gestores, aumentará la rentabilidad de los bonos europeos, que quieren aprovechar del momento en cuanto se note una subida, tal y como lo hicieron con los bonos de EE UU.

Pese a la fuerte exposición en renta fija, Dunas tiene también posiciones en renta variable en su cartera, aunque se trata de activos defensivos con “precios razonables”. Por ello, se centran en empresas y valores que “generan mucha caja”: entre estas, las farmacéuticas, las petroleras, las telecomunicaciones y las utilities. Al contrario, han salido del sector automovilístico, tradicionalmente muy cíclico, puesto que se esperan un escenario económico más debilitado y por el riesgo de recesión (mantuvieron Mercedes, más enfocado al sector del lujo). También se han alejado de las compañías RG por su elevada implantación y de las redes de distribución de energía españolas. No obstante, mantienen cierta exposición en empresas como Anima, Euronext, Alphabet, CAF y Verallia, pero desconfían de las “modas de corto plazo” y son cautos también con las grandes firmas tecnológicas, puesto que consideran que no hay que dar por hecho que den siempre los mejores resultados.

Los resultados del primer semestre

Tras cerrar un 2022 muy positivo, ante los resultados de la primera parte del año los directivos ven mucha posibilidad de crecimiento. En termino de activos líquidos, la gestora ya ha superado la barrera de los 2.000 millones (2.090 a cierre de semestre) a los que, si se suman los activos ilíquidos, alcanzan los 2.500 millones. Dunas Valor Flexible, el fondo donde la gestora pone sus miras y que resume las ideas del grupo, está por encima de los 160 millones. Dunas Valor Equilibrado está en 94 millones, mientras Dunas Valor Prudente, el vehículo más exitoso en términos comerciales, está en los 700 millones. Además, el fondo flexible y equilibrado han repartido un dividendo anual del 3,25% y del 4% respectivamente, y prevén que en 2024 será mayor.

En términos de rentabilidades el DV Prudente ha presentado un rendimiento del 1,90% en los primeros seis meses del año. Se trata de un fondo conservador con la mayoría de posiciones en renta fija situada entre dos y cuatro años: los activos de deuda privada investment grade (0,88%) y deuda corporativa de alto riesgo (0,59%) son los que más rentabilidad han generado. En cambio, la renta variable ha restado al fondo (-0,22%). Para los otros dos vehículos, la fotografía es muy parecida: el fondo equilibrado ha presentado una rentabilidad del 3,48%, mientras el flexible, más sensible a la apreciación de los activos, ha tenido buenas rentabilidades también en los activos de renta variable, y ha sumado un rendimiento del 4,37% en el primer semestre.

Pese a que las rentabilidades no son muy elevadas con respecto a otros vehículos, hay que tener en cuenta que estos fondos son conservadores. De hecho, el objetivo de Dunas Capital es ser reconocida como una gestora de retornos absoluto, es decir, que sus productos logren una rentabilidad positivas cualquieras sean las condiciones del mercado. “Buscamos un inversor que quiera tener una renta patrimonialista entre el 3% y el 5%, pero que el camino sea tranquilo”, explican los directivos.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_