Dunas obra el milagro: cierra 2022 con sus fondos en positivo pese al desplome de los bonos

La principal máxima de la gestora es evitar la pérdida de dinero a toda costa

David Angulo, presidente de Dunas Capital.
David Angulo, presidente de Dunas Capital.

La gestora de fondos Dunas Capital lanzó su proyecto empresarial hace cinco año. La antigua Inverseguros, comprada por David Angulo y un grupo de inversores, ha pasado de ser una firma especializada solo en dar soluciones a aseguradoras a convertirse en un entidad que ofrece una amplia gama de productos, dirigida a todos los públicos, con un volumen de activos bajo gestión de más de 2.000 millones de euros. 2022 fue su gran año, puesto que logró que toda su gama de fondos Dunas Valor (la más importante de la casa), cerrara el ejercicio con rendimientos positivos. Eso, a pesar de ser una firma conservadora y de que más del 95% de fondos de este perfil acabó el año en pérdidas.

Estos buenos resultados han animado a más clientes a aportar a los fondos de Dunas. El año pasado la entidad consiguió captaciones netas por valor de 445 millones de euros, un 33% más que el año anterior.

Alfonso Benito, director de inversiones de Dunas Capital Asset Management, tira de una cita del célebre inversor Warren Buffett para explicar su filosofía. "Tenemos dos reglas: la primera, no perder dinero. La segunda, no olvidar la primera regla". El enfoque de la firma ha sido siempre patrimonialista, es decir, que pretende que los fondos puedan lograr rendimientos positivos en cualquier entorno de mercado.

Los datos avalan la estrategia. Su fondo Dunas Valor Prudente (con más de 450 millones de euros de patrimonio) cerró 2022 con un rendimiento del 0,2%. Su retorno acumulado en tres años ha sido del 3,12%. Puede parecer poco, pero el tipo de fondos con el que se compara (los fondos ultra conservadores y monetarios) han perdido en los tres últimos ejercicios un 2,4%.

En otros vehículos que tienen algo más de riesgo, los resultados también han acompañado. Así, el Dunas Valor Equilibrado acabó 2022 con un +1,68% y suma un 8,34% desde 2018. Mientras que los fondos mixtos moderados han perdido un -2,54% en estos últimos ejercicios. 


La estrategia

¿Cómo lo han hecho? ¿Cómo han podido conseguir retornos positivos cuando se han desplomado en 2022 los mercados de deuda soberana, de bonos corporativos, de renta fija de alto rendimiento? Benito explica que una de las decisiones más acertadas fue una apuesta en corto contra el bono alemán. "La constituimos en octubre de 2021. No era razonable los precios a los que cotizaban. Con su depreciación hemos logrado unos retornos muy atractivos".

José María Lecube, jefe de renta fija de la gestora, comenta que el año pasado también les funcionó la apuesta por deuda corporativa en algunos momentos en el que el mercado estaba desencajado. "Cuando se rompe el mercado hay muchos vendedores forzados. Hemos invertido en bonos que pasaron en muy poco tiempo de abonar solo un 2,5% de cupón a ofrecer un 5%, y eso, en compañías de la máxima calidad".

Por último, les funcionó el aprovechar la disparidad de enfoques entre la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco Central Europeo (BCE). "Estuvimos largos en bonos americanos a 5 años y cortos en bono alemán a 5 años, hasta que se fue cerrando la brecha de valoración", apunta Lecube.

Para este año, la firma confía en seguir sacando mucho partido a los buenos cupones que ofrece ahora la deuda corporativa. "Es un lujo poder comprar bonos de Acciona que te pagan el 4,25% o de grandes grupos aseguradores, como National-Nederlanden, que te dan un 6%. Es un campo con muchas flores y nosotros vamos a escoger las mejores", resume el gestor.

En cambio, en la parte de renta variable siguen sin ver mucho valor. "Si uno se fija, la Bolsa europea ofrece unos rendimientos implícitos cercanos al 8%, que son los mismos que ofrece la deuda de alto rendimiento, pero con menos volatilidad. Por eso preferimos este último activo", argumenta Alfonso Benito.

Otra de las fortalezas de Dunas Capital son los fondos de capital riesgo (más ilíquidos y con un importe mínimo de inversión muy alto). Aquí tienen ya 300 millones de euros de activos gestionados, en productos tan variados como un que se especializa en leasing para flotas de aviones junto con otro dedicado a invertir en empresas no cotizadas de la España rural.

Normas
Entra en El País para participar