Los títulos de la banca regional estadounidense suben a pesar de la inquietud del mercado

PacWest Bancorp lidera un giro de expectativas respecto al futuro del sector, aunque los analistas consideran que continúan las nubes en el horizonte

Una oficina de PacWest en Glendale, California.
Una oficina de PacWest en Glendale, California.CAROLINE BREHMAN (EFE)

La sacudida bancaria que comenzó hace diez semanas en Estados Unidos parece aún no encontrar su final. Como si del comienzo de una temporada de una serie de televisión se tratara, este lunes la banca regional estadounidense comienza la semana con la confianza renovada por parte de los inversores. PacWest Bancorp, una entidad establecida en Beverly Hills que la semana pasada se tambaleó con una caída del 43%, sube este lunes un 2% tras las primeras horas de operación de Wall Street. Sin embargo, esta leve alza es muy inferior a la resurrección de la entidad el pasado viernes, cuando terminó con un alza del 82%, o incluso la subida previa al comienzo de la jornada que alcanzó el 40%. La pregunta es si el entusiasmo ha llegado para quedarse.

El motivo para este vaivén en el humor de los inversores es causa de especulación para los analistas. PacWest hizo público sus planes de reducir drásticamente su dividendo trimestral, a la vez que aseguró que el negocio continúa sin problema. “Nuestro negocio sigue siendo fundamentalmente sólido y continuaremos con nuestra estrategia de centrarnos en nuestros clientes”, precisó el CEO del banco, Paul Taylor. El mercado, en todo caso, está sujeto a una volatilidad extrema, tras las caídas de Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic. El miedo a que puedan colapsar más entidades se mezcla con la especulación bursátil que busca ganar dinero con estos desplomes. Y estas mismas apuestas bajistas añaden inestabilidad al valor, provocando subidas en vertical como la del viernes al cerrarse masivamente posiciones cortas que, si la acción sube, desatarían severas pérdidas entre los especuladores.

Con todo, PacWest estaca que una caída en el precio de sus títulos no implica que no sea capaz de hacer frente a sus obligaciones frente a los clientes que mantienen sus ahorros en la entidad. A diferencia de otras entidades, como First Republic, la firma resaltó que no ha sufrido un aumento de las retiradas por parte de los consumidores. Si bien la reducción del dividendo supone un menor beneficio para los inversores, la decisión reforzará las reservas de capital del banco y, se espera, ayude a la entidad a superar la mala racha actual.

A nivel macro, los analistas de Morgan Stanley consideran que hay elementos macro que ayudan a una mejora de las perspectivas. La Corporación Federal de Seguro de Depósitos, FDIC, analiza reformar su sistema de seguros para aumentar la protección sobre los ahorristas, asegura una nota del coloso financiero publicada este lunes. El fondo de garantía de depósitos de EEUU ha iniciado una reforma en la que se barajan tres opciones: subir el límite de los 250.000 dólares, cubrir todo sin importar el importe del depósito o, por último, fijar límites de acuerdo con el tipo de cliente. De momento, esta última es la que más opciones tiene de implantarse, con especial atención a los depósitos de empresas. También ayuda que los titulares de la prensa local apuntan hacia Washington y no en el sentido de la Bolsa de Nueva York. El martes el presidente Joe Biden se reunirá con el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, para elevar el techo de la deuda. De acuerdo a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, el 1 de junio Estados Unidos alcanzaría el techo de deuda. La falta de acuerdo político inquieta a los mercados ante un posible cisne negro.

Nubes en el horizonte

Esto no significa que los problemas para la banca regional hayan terminado. El índice estadounidense KBW, compuesto por 50 entidades regionales, terminó la semana pasada con una caída del 8%. Desde marzo, la corrección alcanza una caída de un 35%. La referencia repite los números rojos este lunes, con una leve caída del 0,5%. “La incertidumbre no ha terminado y a la vista están las caídas durante la semana pasada, abriendo nuevamente la posibilidad de mayores bancarrotas”, apunta Diego Morin, analista de mercados de IG. Los inversores miran con atención la actividad de cada una de las entidades. El regulador bancario del estado de California, que estaba a cargo de supervisar al First Republic pero también al caído Silicon Valley Bank, apuntó hace semanas que la caída en Bolsa era un buen argumento para cerrar las operaciones de un banco. Las autoridades destacaron en ese momento la incapacidad de la firma para recuperar la confianza del mercado en su modelo de negocios.

En este sentido, los analistas destacan tres aspectos centrales que obligan a estas entidades a repensar su funcionamiento. Por un lado, los consumidores buscan alternativas con un mayor retorno para sus ahorros, como los fondos de renta fija. Al mismo tiempo, otros tipos de clientes, enfocados en la seguridad de sus ahorros, prefieren abandonar a la pequeña banca y apostar por la confianza de los gigantes de Wall Street, como Wells Fargo, Citi, Bank of America o JPMorgan Chase. La gran banca estadounidense ya vio el efecto de este cambio de comportamiento en sus resultados trimestrales.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Leandro Hernández

Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Normas

Más información

Archivado En