_
_
_
_

Invertir en banca: entre la oportunidad y la temeridad

Los expertos subrayan los buenos datos fundamentales del sector, pero sus cotizaciones bursátiles no dejan de caer

Miguel Moreno Mendieta
Banca
Entrada de varias sucursales bancarias en una calle de Madrid.JAIME VILLANUEVA

El sector bancario lleva dos semanas copando los titulares. Durante todo marzo se está produciendo una disonancia cognitiva entre lo que dicen los reguladores y expertos –”el sector está muy saneado”; “la situación es ahora mucho mejor que la de 2008″...– y lo que ocurre con las cotizaciones bursátiles, que no paran de caer. Ante la situación, los gestores de inversiones tienen una frase muy gráfica para resumir la actitud que debería adoptar un inversor particular: “nunca trates de coger un cuchillo que está cayendo”.

El viernes se vivió otra jornada frenética, con las acciones del todopoderoso Deutsche Bank llegando a caer un 14,9%, y el índice sectorial europeo más del 5%. Eso, cuando parecía que el rescate in extremis de Credit Suisse por parte de UBS había calmado los ánimos.

Carlos García González es gestor de fondos de Mutuactivos –el brazo financiero de Mutua Madrileña, que gestiona casi 10.000 millones de euros de activos– y lleva más de 20 años siguiendo al sector bancario europeo. Estos días se muestra muy cauto sobre lo que está sucediendo: “hay que tener claro el plazo de inversión. Para el corto plazo, puede ser una opción demasiado arriesgada, porque los mercados tienen un sentimiento muy negativo hacia el sector. Pero si nos planteamos un horizonte de inversión más largo, creo que sí se puede decir que el punto de entrada en la actualidad es atractivo porque, además, los datos fundamentales del sector son muy sólidos”.

Recomendaciones a la banca Analistas Gráfico
Belén Trincado Aznar

Todos los analistas consultados reconocen que la situación actual del sector bancario europeo es ahora mucho mejor que la que tenía durante la crisis de 2008-2012. Karen Ward, estratega jefe de mercados de JP Morgan AM, recordaba esta semana durante unas jornadas en Londres que en 2008, el detonante de todos los problemas del sector bancario “fue una colosal burbuja inmobiliaria, algo que no está ocurriendo ahora en absoluto”.

Esta especialista apuntaba además que, a raíz de la caída de Lehman Brothers, se endurecieron mucho los requerimientos de solvencia para el sector. “Ahora los bancos en Europa tienen ratios de capital que superan el 16%, cuando entonces no llegaban ni al 8%”. Esta especialista considera que sería excesivo decir “que estamos caminando al borde del abismo”.

Su visión es la más extendida: los bancos europeos no están tan mal como pareciera a tenor de sus cotizaciones bursátiles. En el caso de los bancos españoles, las recomendaciones de compra superan con creces a las de venta, entre los analistas que siguen el sector.

Así, el 70% de los especialistas que analizan las cuentas de Banco Santander recomiendan comprar más acciones, frente a solo un 3,3% que defiende que es mejor bajar la exposición a esa entidad. En BBVA, el 53% de analistas apuesta por sobreponderar el valor, frente a solo un 3% que cree que hay que reducirlo en cartera, según el consenso de Bloomberg. Lo mismo ocurre con CaixaBank, Sabadell, Bankinter o Unicaja.


Los fondos invierten en banca

No solo los analistas alaban al sector bancario. Muchos fondos de inversión están cargados de acciones de bancos. Es cierto que en muchos casos se trata de productos de las propias gestoras bancarias, aunque son diferentes departamentos y los gestores deben velar exclusivamente por el interés de sus partícipes. Así, el fondo Sabadell España Futuro tienen entre sus cinco mayores posiciones títulos de Santander, Sabadell y Unicaja. Y el CaixaBank Master Renta Variable España tiene también entre las mayores inversiones a BBVA, Santander y CaixaBank.

Pero no son solo los fondos de bancos los que apuestan por el sector. Beltrán de la Lastra es uno de los mejores inversores de España. Tras su paso por JP Morgan y Bestinver, el directivo lanzó hace unos meses su propia gestora de fondos. ¿Y cuál es la principal posición de su fondo estrella, el Panza Valor? Bankinter. De la Lastra considera que ha demostrado que está “excelentemente bien gestionado” y alaba que opere en un nicho de mercado como es la banca para altos patrimonios, de márgenes más atractivos.

La edad media de los empleados de la sala de tesorería de BBVA es de 36 años.
La edad media de los empleados de la sala de tesorería de BBVA es de 36 años.Manuel Casamayón

Otro entusiasta del sector bancario es José Ramón Iturriaga, gestor del fondo Okavango Delta, en Abante Asesores. Las tres mayores posiciones del vehículo están copadas por Sabadell, Unicaja y CaixaBank. “Los bancos se están viendo muy beneficiados por el proceso de subidas de tipos, que les ha permitido mejorar enormemente sus márgenes. Están cobrando más por los préstamos al tiempo que están conteniendo mucho lo que pagan por los depósitos. Además, la situación económica no es mala, y no estamos viendo que se dispare la morosidad”, explica el experto.

Motivos para la desconfianza

Ahora bien, si los bancos están tan bien, ¿por qué no paran de caer en Bolsa? En lo que va de mes, el subíndice Stoxx 600 dedicado a la industria financiera se ha desplomado un 18%. A pesar de los buenos datos fundamentales, la mecha de la desconfianza ha prendido en el sector. Y nadie pone la mano en el fuego por las entidades teóricamente más débiles. Además, los inversores bajistas se han sumado a la cacería, apostando contra la evolución de las acciones de muchos bancos.

David Ardura, director de inversiones de Finaccess Value, apunta a varios factores. “Las subidas de tipos les han venido bien, pero el que hayan sido tan rápidas y verticales ha estresado algunas partes del mercado. Con todo, no creo que las crisis de Credit Suisse o SVB sean extrapolables al conjunto del sector”.

Este experto se refiere al rescate que tuvieron que orquestar las autoridades estadounidenses para calmar el pánico alrededor de Silicon Valley Bank, y a la compra de urgencia del pasado fin de semana de Credit Suisse por parte de UBS.

Uno de los factores que sí podría haber afectado a la cotización de los bancos es que “las subidas de tipos parecen que han tocado techo, lo que también pone tope a la mejoría en los márgenes del sector”, explica Ardura.

El BCE subió tipos este mes hasta el 3,5%, pero el banco central no menciona ya en su comunicado futuras alzas en próximas reuniones. La Reserva Federal, por su parte, escaló esta semana los tipos hasta el 4,75%- 5% y ya no se esperan más subidas, salvo algún desastre con la inflación.

Ambas instituciones se han afanado en los últimos días en subrayar la fortaleza de la banca de Estados Unidos y de Europa, y en trasladar al mercado que cuentan con suficientes herramientas para frenar un posible pánico bancario.

Víctor Alvargonzález, fundador de la firma de asesoramiento Nextep, se queja de que “habríamos preferido una actitud más contundente frente a la crisis bancaria, tanto por parte de la Reserva Federal como por parte del BCE”.

Andrea Enria, presidente del consejo de supervisión del BCE, apuntaba esta semana que la entidad “no está considerando” restringir a la banca su capacidad para redistribuir dividendos. Esta medida se aplicó tras la pandemia, para promover que el sector utilizara sus beneficios para reforzar su solvencia. “No vemos ninguna necesidad de corregir nuestra evaluación sobre las distribuciones”, que implican una ratio de reparto de beneficio al accionista del 51%.

También se espera que el sector mantenga sus programas de recompra de acciones. Este tipo de medida reduce el número total de títulos bursátiles en circulación, con lo que refuerza el peso de los actuales accionistas. Las entidades suelen recomprar sus propias acciones cuando están muy confiadas en la evolución de su negocio y no ven oportunidades claras de una adquisición. Es lo opuesto a una ampliación de capital, a menudo señal de problemas.

Otros analistas apuntan a que lo sucedido el viernes está más relacionado con una visión macro, que apunta a que la eurozona podría caer en una recesión, que muchos ya descartaban. La banca, al tratarse de un sector muy cíclico, es de los primeros en corregir antes de que empiecen los problemas económicos.

Aunque los gestores se resisten a abandonar una visión positiva hacia el sector bancario, hay gestores que llevan años manteniéndose al margen. Javier Galán, gestor de fondos de Renta 4, explica que prefieren no invertir en entidades financieras porque “no es un sector que presente unas perspectivas claras de crecimiento de beneficios, ni presentan márgenes especialmente altos, ni tienen una gran capacidad de generación de caja. Se trata de un tipo de cotizadas que no cumple con nuestros criterios de calidad”.

Las agencias de calificación crediticia sí que están en el equipo pro-bancos. Aunque claro, también lo estaban en 2007, antes de que quebrara Lehman Brothers. Moody’s apuntaba esta semana, en una nota para clientes, que “las subidas de tipos de interés van a ayudar a la rentabilidad del sector bancario, en un entorno de ralentización económica”. La firma señalaba que su visión genérica sobre la banca de España, Francia, Dinamarca, Bélgica, Países Bajos y Suiza sigue siendo positiva. En el caso de la banca alemana, cambió su perspectiva de “negativa” a “estable”. Aún no había empezado el calvario bursátil para Deutsche Bank.

A la espera de lo que pase con el prestamista alemán, lo cierto es que la industria bancaria vive un periodo ciclotímico, entre la euforia por las evidentes mejorías en las cuentas de resultados y los síntomas de estrés postraumático provocados por la crisis de 2008. Mientras tanto, el cuchillo sigue cayendo y girando. Quien se atreva a cogerlo al vuelo tiene que tener muy claro los riesgos que asume.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Miguel Moreno Mendieta
(Madrid, 1979) es licenciado en Derecho y Economía por la Universidad Carlos III. También cursó el Máster de Periodismo de El País. Se incorporó al periódico Cinco Días en 2006, tras pasar por la web de El País y Mi cartera de Inversión. Escribe sobre el sector financiero, con un foco especial en fondos de inversión y los seguros.

Más información

Archivado En

_
_