_
_
_
_

Mapfre, remontada aún con asignaturas pendientes

La aseguradora acelera en Bolsa tras los resultados y sube en el año más del 8%, pero no ha recuperado el nivel previo al Covid

Antonio Huertas, presidente de Mapfre en la presentación de resultados del grupo.
Antonio Huertas, presidente de Mapfre en la presentación de resultados del grupo.Pablo Monge Fernandez (Cinco Días)

Mapfre mantiene un tono alcista desde octubre pasado, con una remontada del 26% que se ha acelerado en los últimos días con su publicación de resultados. La acción logra cotizar al filo de los 2 euros, un nivel que solo había reconquistado fugazmente hace ahora un año y con el que se anota un alza de más del 8% en lo que va de año. Con la publicación de resultados, el valor ha recibido el respaldo de Alantra, que ha elevado su consejo de mantener a comprar, y de Oddo, que decidió elevar la estimación de ingresos un 2% para 2023-2024 y reiteró el consejo de sobreponderar. “La cotización actual no refleja lo suficiente la solidez de los fundamentales y las perspectivas de recuperación operativa”, dijo.

Pero echando la vista más atrás, el balance bursátil no resulta tan gratificante para los accionistas. “Si tenemos en cuenta su comportamiento en los últimos 12 meses, está al mismo precio. Aunque el rendimiento es positivo, está muy lejos de otras compañías financieras como los bancos”, dice Joaquín Robles, de XTB. De hecho, Mapfre aún no ha recuperado la cotización previa al Covid, y la acción está un 20% por debajo de como cerró 2019.

La acción de Mapfre
Carlos Cortinas Cano

En cuanto a la marcha del negocio, la mayoría de los analistas han dado una lectura mixta. La compañía presidida por Antonio Huertas obtuvo el ejercicio pasado unos ingresos de 29.510 millones, cifra que marca un crecimiento del 8,3%, además de récord, mientras que las primas aumentaron el 10,8%. Sin embargo, el beneficio neto cayó el 16%.

“El crecimiento en primas bate ligeramente nuestras expectativas debido a una fuerte apreciación del dólar y de las divisas en Latinoamérica. El desafío sigue estando en la actividad de autos, cuyo ratio combinado [que suma la siniestralidad y los gastos] mantiene una tendencia al alza que lo sitúa en el 107,8% en el cuarto trimestre, lo que supone cerrar el año en el 106,1%”, explica Eduardo Cabero, de Bankinter. Un ratio combinado del 100% indica que cada euro ingresado por el cliente se destina a sufragar las indemnizaciones y los gastos operativos de la empresa; por lo tanto, no hay rentabilidad.

La caída de las ganancias se debió al incremento de la siniestralidad y la inflación. Mapfre ha anunciado que elevará las primas de los seguros del automóvil; uno de sus principales retos a corto plazo es recuperar el margen en su negocio más importante.

Las subidas de los tipos de interés también tienen un impacto en Mapfre. “El alza del precio del dinero perjudica la valoración de sus carteras de bonos, ya que un aumento en la rentabilidad de las nuevas emisiones provoca una caída en el precio de los bonos con rentabilidades más bajas. Este descenso hace que el capital gestionado sea menor y, por lo tanto, los ingresos por comisiones desciendan. También existe el riesgo de que los inversores decidan liquidar sus inversiones ante su mala evolución”, comenta Joaquín Robles.

Sin embargo, Javier Molina, analista sénior de mercados para eToro, apunta que “hay crecientes expectativas en el mercado de que tal vez el sector asegurador, ahora que los tipos se empiezan a estabilizar, pueda sacar más partido a sus carteras y tener cierto interés, además de cotizar a ratios atractivos, pensando siempre en el largo plazo”. Mapfre cotiza a un PER 2023 de 7,8 veces, frente a las 11,3 veces de media en los últimos 10 años y las 9,3 veces del sector europeo, según detalla Cabero.

Con sus pros y sus contras, Mapfre es una compañía con buen sentimiento de mercado. El 50% de las recomendaciones son de compra, el 28,6% de mantener y el resto, el 21,4%, de vender. “Los inversores esperan que durante el transcurso del año se estabilicen las presiones de inflación y que los mercados de renta fija vuelvan a generar rendimientos positivos (cerca del 70% de sus activos son bonos soberanos y corporativos). También tiene un dividendo atractivo y se espera un incremento de los ingresos”, indica Robles.

Barclays es una de las pocas firmas que aconseja deshacer posiciones, ante “un balance de 2022 mixto” y unos objetivos “demasiado optimistas”. Mapfre augura un ratio combinado no vida para 2023 y 2024 del 96%, frente al 98% del cierre del ejercicio pasado y contempla un alza en las primas de entre el 5% y el 6% entre 2022 y 2024.

Una atractiva rentabilidad por dividendo

Retribución. La retribución al accionista es uno de los atractivos que reúne Mapfre. A precio actual ofrece un cupón del 8%. El consejo de administración ha acordado proponer a la junta general un dividendo complementario con cargo al ejercicio 2022 de 0,085 euros brutos por título, que elevará el pago total del año a 0,145 euros y situará el pay out en el 69,5%. 

Negociación. De acuerdo con BME, Mapfre negoció en 2022 una media diaria de 3,93 millones de títulos, siendo la contratación efectiva 6,9 millones de euros. La compañía “estima que al menos un volumen similar podrá estar siendo negociado a través de mercados alternativos”. En términos anuales, la transacción en número de acciones ha caído un 47% en la Bolsa entre 2020 y 2022.

Potencial. El precio objetivo medio para el valor es de 2,14 euros, lo que implica un potencial de revalorización de casi el 10%. Hay una gran diferencia de estimaciones entre firmas. Por ejemplo, Santander, que aconseja sobreponderar, valora la acción en 2,80 euros, un 43% más, y Barclays, que opta por vender, en 1,70 euros, un precio por debajo de su nivel actual.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_