_
_
_
_
_

Gestión pasiva: la segundona en la oferta de fondos en España

Entre los grandes bancos de nuestro país siguen predominando las estrategias activas y los indexados representan una opción solo complementaria. Los ‘roboadvisors’ son los que más utilizan estos vehículos que replican índices de todo el mundo y sectoriales

fondos gestion pasiva
Hector Roqueta Rivero (Getty Images)

Una de las categorías de fondos de inversión que más gana en este 2023 es la que replica índices, un 17% hasta agosto. Así lo reflejan los datos de la asociación Inverco. Sin embargo, no son las entidades españolas las que más aprovechan estos vehículos, sino las internacionales. De hecho, en el primer semestre, el volumen de activos de gestión pasiva (ETF y fondos indexados) ya alcanzaba el 31,4% del patrimonio total de las gestoras extranjeras.

En efecto, el interés de los grandes bancos por este tipo de vehículos es solo moderado y los ofrecen a sus clientes generalmente de manera residual, sobre todo para diversificar y llegar a mercados o sectores menos accesibles.

De entre ellos, el banco que presenta una oferta más decidida es BBVA, que cuenta con diez fondos índice y dos ETF con un patrimonio a cierre de agosto de 2.142 millones de euros. La entidad está convencida de la importancia creciente de este tipo de estrategias en la gestión de carteras institucionales, de ahí que en 2017 lanzaran una gama específica dirigida a dicho perfil de inversor y también a fondos de inversión, pensiones y gestión discrecional de carteras. En todos ellos la gestión se realiza mediante réplica física, es decir, se compran todas y cada una de las compañías que componen el índice o los títulos de deuda, si hablamos de renta fija.

La categoría de indexados sube un 17% este año, según datos de Inverco

En cuanto a Santander, tiene un servicio de comercialización de ETF de gestoras internacionales para invertir en índices mundiales, tendencias y temáticas como la inteligencia artificial, el cambio climático o el futuro de la alimentación. Además, ha lanzado varios fondos indexados que utilizan como subyacente selectivos de diferentes regiones, por ejemplo, Santander Índice USA, Santander Índice España, Santander Índice Euro o Santander Índice Euro ESG.

Por su parte, CaixaBank también comercializa ETF de gestoras internacionales con el objetivo de aportar diversificación a las carteras de sus clientes, básicamente institucionales. Y asimismo cuenta con fondos indexados como CaixaBank Bolsa Índice Euro, CaixaBank Bolsa USA o CaixaBank Bolsa Índice España.

Confianza en el gestor

En el caso de Bankinter, Javier Turrado, director comercial de Bankinter Gestión de Activos, asegura que sus clientes “siguen confiando en nuestra capacidad para hacer una correcta lectura de los mercados, una apropiada distribución de activos y una selección de subyacentes que permitan batir a los índices de referencia”; no obstante, cuentan con fondos índice geográficos (Nacional, Europeo, Americano, Japonés, Asiático, Emergente y Global), dos sectoriales (tecnología y salud) y uno inverso para el mercado europeo. “Se trata de 8 fondos de inversión sobre una totalidad de 97. Están por debajo del 10% tanto en número como en patrimonio”, resume Turrado.

A este experto le resulta paradójico que, “por un lado, los clientes quieren gestión pasiva, pero al mismo tiempo exigen resultados superiores a los índices. Y la realidad es que replicando los índices lo único que conseguimos es reducir costes, porque los resultados serán muy similares”. En su opinión, subirá el peso de la gestión pasiva dentro de la industria española porque viene de niveles muy bajos, “aunque ni de lejos llegará a los niveles de la gestión activa”.

Las principales entidades ofrecen ETF de gestoras internacionales

También en Mutuactivos afirman que su filosofía de gestión destaca, principalmente, por la gestión activa que aplican en sus fondos. “Dentro de la gama de renta variable solo tenemos un fondo de gestión pasiva, que es Mutuafondo Renta Variable Estados Unidos. Lo lanzamos en enero de 2020 para cubrir la demanda de inversores que querían tener presencia en la Bolsa americana”. Se trata de un vehículo de gestión pasiva que trata de replicar el índice Dow Jones. En este caso, los gestores decidieron diseñar un fondo de gestión pasiva ya que, en caso del mercado americano, estadísticamente se observa que la gestión activa no es capaz de generar valor de manera consistente y constante a lo largo del tiempo.

Por su parte, Antonio González, responsable del equipo de gestión de activos de Renta 4 Banco, comenta que dentro de la oferta de productos de la entidad, que trabaja con arquitectura abierta, la cuota de gestión pasiva frente a la activa está cerca del 20%. Sin embargo, “la oferta ha ido aumentando a medida que más gestoras han ido lanzando nuevos productos. Y no han sido pocas, ni pequeñas, las que han entrado en la gestión de ETF. Hablamos de entidades de la envergadura de JP Morgan, Franklin Templeton o Fidelity”, a lo que se añade el desembarcado en Europa de gestoras de ETF de menor tamaño, la mayoría especializadas en temáticos.

Ideas a tener en cuenta antes de elegir

Tratamiento desigual. Hay que resaltar la diferente fiscalidad que ofrecen los fondos indexados y los ETF o fondos cotizados. Aquí es mucho más beneficiosa la de los primeros, ya que disfrutan de las ventajas de cualquier fondo, es decir, el diferimiento fiscal hasta el momento del reintegro, pudiendo traspasarse el dinero de un producto a otro sin tener que tributar por ello. A los ETF, en cambio, al ser cotizados se les aplica el tratamiento de las acciones, o sea, que cada vez que se realiza una venta hay que tributar por la plusvalía. Esa desventaja, según fuentes del sector, lastra enormemente la difusión de los fondos cotizados en España, mientras que en Europa o en Estados Unidos son muy comunes en las carteras de todo tipo de inversores. 


Escenario. Ante la situación actual, con gran incertidumbre económica, geopolítica y de tipos de interés, “un fondo o ETF que replique la evolución del mercado mundial ayuda a seguir teniendo el dinero invertido, evitando exposición a empresas concretas, sectores o regiones que puedan verse dañados inesperadamente”, observan desde ING. 

Mercados. “No hay que olvidar que la proporción de gestores que bate a su índice cambia según los mercados y los periodos. Este año es un claro ejemplo, en el que batir al S&P 500 o al Nasdaq es muy difícil para gestores activos. El motivo es que las subidas de los principales índices viene explicada en gran parte por el comportamiento de muy pocas compañías que tienen un alto peso y han aumentado mucho su cotización al estar relacionadas de una u otra manera con la inteligencia artificial”, comenta Antonio González, responsable del equipo de gestión de activos de Renta 4 Banco. Efectivamente, las siete principales compañías americanas (Nvidia, Apple, Microsoft, Meta, Amazon, Alphabet y Tesla) pesan más de un 40% del Nasdaq y más de un 25% del S&P 500.

Especializados

Para Víctor Alvargonzález, director de estrategia de la firma de asesoramiento financiero independiente Nextep Finance, no es extraño la apuesta de las grandes entidades por la gestión activa, ya que con la comercialización de indexados y ETF “obtienen menos comisión”. Según su análisis, los únicos que utilizan o recomiendan fondos indexados son los roboadvisors y los asesores independientes, “que, al no cobrar comisiones de los productos que recomendamos, no tenemos ningún inconveniente en sugerir fondos indexados cuando sean la mejor opción”. Y según esa lógica, como ese tipo de entidades “somos minoría en el mercado español, difícilmente podrá crecer significativamente el uso de indexados”.

Es el caso, por ejemplo, de Indexa Capital. Según su directora de inversiones, Carlota Corral, “solo invertimos en fondos indexados, ya sean fondos mutuos o fondos cotizados (ETF), porque consideramos que es la mejor manera de aumentar la diversificación, y con ello reducir el riesgo para nuestros clientes, a la vez que reducimos los costes y con ello mejoramos la rentabilidad”.

“En InbestMe priorizamos la gestión indexada debido a su eficiencia costo-rendimiento y porque nos permite obtener prácticamente el 100% del rendimiento de los índices que nos interesan”, indica Jordi Mercader, su director general, quien apunta que aun así “podemos considerar la inclusión de algún fondo activo cuando la oferta de la gestión indexada no es suficiente”.

Giorgio Semenzato, CEO y cofundador de Finizens, también cree que “nuestras carteras de fondos indexados altamente diversificadas y con exposición global son el vehículo ideal para acumular rentabilidad en el largo plazo, afrontar la volatilidad y eliminar el riesgo de equivocación de seleccionar el gestor o los activos incorrectos. Por ello, queda patente que la propuesta de valor de la inversión indexada es muy atractiva en un momento como el actual”.

Elegir bien

La recomendación de Javier Puerto Marti, analista de fondos en Caser Asesores Financieros, es que, de optar por la gestión pasiva, se haga con índices muy líquidos y eficientes, como en el caso de renta variable, el EuroStoxx50 o el S&P500. “El peligro de indexarse en mercados menos eficientes, como en países emergentes, o si hablamos de renta fija, índices high yield, con emisiones de peor calificación, es correr el riesgo de comprar tanto lo bueno como lo malo, ya que no hay una gestión profesional detrás que analice y de seguimiento a nuestras inversiones”, advierte.

Por su parte, Luis Manuel Donaire, delegado territorial de EFPA España en Extremadura, cree que la inversión indexada no es una solución universal. “Los inversores deben considerar sus objetivos financieros personales, su horizonte de inversión y su tolerancia al riesgo al elegir entre estrategias indexadas y activas”. En su opinión, una de las mejores alternativas que podemos seguir como inversores “es utilizar lo mejor de ambas estrategias, es decir, hacer una gestión activa utilizando productos o vehículos de gestión pasiva”.

De los temáticos o con criterios sostenibles a los nuevos ETF activos

Los fondos de gestión pasiva más comunes y exitosos a largo plazo se limitan a replicar los índices bursátiles más famosos del mundo, desde el S&P 500 o el Euro Stoxx al Ibex; sin embargo, cada vez es más amplia y variada la gama de vehículos que se comercializan, empezando por los fondos que se basan en renta fija, últimamente muy demandados por los pequeños inversores conscientes del creciente atractivo de la deuda. 

Es el caso de ING, que recién ha ampliado la gama de los Fondos Cartera Naranja (con 1.700 millones de euros en activos bajo gestión) con una cartera de renta fija para ofrecer a los inversores las mejores alternativas de inversión en el actual contexto.
En Indexa Capital también decidieron el pasado mes de junio ofrecer a los clientes “tener su colchón de seguridad” ante el panorama actual incluyendo un fondo monetario en su cartera, el BlackRock ICS Euro Liquidity Fund Select. 

En Renta 4, además de fondos cotizados centrados en invertir en renta variable de temáticas con gran potencial, como ciberseguridad, innovación en la salud, energías alternativas o alimentación, “también ofrecemos ETF de gestión activa, aunque en Europa la oferta todavía es muy reducida y creemos que se irá incrementando con el tiempo”, confía Antonio González, responsable del equipo de gestión de activos de Renta 4 Banco. Se refiere a un tipo de ETF que, en vez de limitarse a copiar un índice, cuenta con un equipo gestor detrás encargado de tomar decisiones sobre las inversiones a realizar. Es decir, similar a un fondo de inversión de gestión activa pero con la carcasa de un ETF y sus características. 

También ha crecido de forma notable el número de productos que aplican distintos filtros ESG. Por ejemplo, en MyInvestor tienen un fondo indexado de bonos verdes, ESG artículo 9 (el criterio más estricto de sostenibilidad), que se usa para financiar exclusivamente proyectos con un impacto medioambiental positivo directo, el iShares Green Bond Index Fund. Y otro indexado de renta variable global, el Goldman Sachs Global Enhanced Index Sustainable Equity, cuyo objetivo es replicar la evolución del índice, pero evitando las compañías con peores ratings ESG.

Aunque el pionero en lanzar productos sostenibles fue InbestMe, “primero con ETF, luego extendimos esta oferta a nuestras carteras de fondos indexados y, por último, a nuestras carteras de planes de pensiones”, recuerda su director general, Jordi Mercader, quien baraja lanzar alguna cartera temática adicional en función del interés que demuestran “nuestros clientes más sofisticados”. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_