_
_
_
_
_

Angola abandona la OPEP por los recortes del cártel tras 16 años de membresía

El país saliente produjo en noviembre 1,08 millones de barriles de petróleo al día

OPEP
Imagen de archivo correspondiente a 2018 de la plataforma petrolífera flotante, Kaombo Norte, en la costa de Angola.STEPHEN EISENHAMMER (Reuters)
Fernando Belinchón

Angola abandonará la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) tras haber pertenecido a este club que trata de controlar artificialmente los precios del crudo durante 16 años. Según refiere Bloomberg citando al diario estatal Jornal de Angola, una disputa sobre el reparto de los recortes de producción que ha fijado el cártel de países a sus miembros está detrás de esta fractura.

La salida de Angola deja a la OPEP con 12 integrantes. Arabia Saudí, el principal productor de crudo del club, Emiratos Árabes, Irán, Libia, Venezuela, Nigeria, Kuwait, Irak, Gabón, Congo, Argelia y Guinea Ecuatorial son los que permanecen como miembros. Según los datos de la Agencia Internacional de la Energía correspondientes al pasado mes de noviembre, Angola era el octavo mayor productor de petróleo de la OPEP.

“No fue una decisión tomada a la ligera, pero ha llegado la hora”, afirmó al respecto de la salida en declaraciones al Jornal de Angola Diamantino Azevedo, ministro de recursos minerales del país. “Nuestro rol en la organización no fue tomado en cuenta”, añadió.

El conflicto entre Angola y el resto de miembros de la OPEP arreció el pasado verano. La organización le pidió a Angola que aceptara unas mayores reducciones de producción en 2024 que reflejaran su decreciente capacidad de producción de petróleo. El ritmo de bombeo de crudo de Angola lleva años reduciéndose. Según indica Bloomberg, en ocho años, su capacidad de extracción se ha desplomado un 40% hasta rondar los 1,14 millones de barriles.

Detrás de esta producción a la baja, estaría, según la citada agencia estadounidense, una falta de inversión en su industria petrolífera que ha provocado que sus instalaciones y pozos estén desfasados. De hecho, volviendo a retomar datos de la Agencia Internacional de la Energía, el país tenía en noviembre un techo de producción fijado por la OPEP y sus aliados de 1,46 millones de barriles diarios. No obstante, Angola solo produjo alrededor de 1,08 millones de barriles de petróleo al día. Una brecha en negativo de 380.000 barriles por día entre producción y límites que solo fue superada por Nigeria, nación que extrajo por su parte 480.000 barriles al día de menos respecto a su límite teórico.

En su última reunión, la OPEP fijaba una producción de 1,1 millones de barriles al día como máximo para Angola. “Como un país, cuando participamos, es para contribuir, esperando resultados que se alineen con nuestros intereses”, dijo Acevedo. “Cuando esto no ocurre, nos estorbamos, y no tiene sentido para nosotros permanecer en la organización”.

Otros países abandonaron previamente la OPEP a lo largo de los últimos años. Este fue el caso de Qatar, Indonesia y, el más reciente antes de la nueva salida, Ecuador.

En el lado contrario, aunque no se sumó como tal a la OPEP, Brasil anunció recientemente que pasaría a formar parte de la OPEP+, una alianza entre el cártel y otros países productores de petróleo que, aunque permanecen al margen de la organización en sí, llegan a pactos con ella para tratar de encarecer el petróleo. En la OPEP+ están Rusia, Omán, México, Kazajistán, Azerbaiyán y ahora, Brasil. En octubre, Brasil contaba con una producción media de 3,5 millones de barriles diarios.

Tras trascender la noticia de la salida de Angola, el precio del petróleo tipo Brent, el de referencia en Europa, enfila su primera sesión de caídas tras tres jornadas consecutivas al alza fruto de los ataques hutíes en el estrecho del Mar Rojo. En concreto, el barril de Brent baja cerca de un 2% hasta rondar los 78 dólares, todavía un 9,2% por debajo de los niveles en los que inició 2023.

Pese a los reiterados intentos de la OPEP+ de elevar el precio del petróleo, el cártel no está teniendo el éxito que desearían sus integrantes. Tanto una perspectiva de demanda débil por culpa de un flojo panorama económico global, la menguante cuota de mercado que tiene el cártel por el auge de producción en otros países (principalmente Estados Unidos, cuya producción está en récord histórico) y divisiones internas como las que evidencia la salida de Angola, están pesando en su poder de fijación de precios. Los datos de la AIE cifraban la producción de todos los países de la OPEP+ en 43,01 millones de barriles al día en noviembre, mientras que en todo el mundo se extraen alrededor de 101,9 millones de barriles al día.

Antes de su último recorte de producción de un millón de barriles que anunció el pasado 30 de noviembre (recorte sobre el papel, porque el mercado duda del compromiso de los miembros y porque se fijó como algo voluntario y dependiente de cada país), la OPEP+, según Reuters, tenía comprometidos recortes que ascendían a 3,66 millones de barriles entre las restricciones obligatorias y el millón que deja de extraer Arabia Saudí voluntariamente sumado a los 300.000 que, por su parte, también evita producir Rusia. Tras el último pacto, la OPEP+ está comprometida a dejar de bombear 4,66 millones de barriles al día.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Fernando Belinchón
Madrid. 1994. Máster en periodismo económico por la Universidad Rey Juan Carlos. Redactor de la Mesa Web de CincoDías. En el periódico desde 2016.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_