_
_
_
_
_
MATERIAS PRIMAS
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Qué esperar del precio del petróleo y de otras materias primas en 2024

Antes era bastante fácil entender el comportamiento de la cotización, pero con el tiempo se ha vuelto más complejo y confuso

Venezuela Wall Street
Betty Laura Zapata (Bloomberg)

El precio del petróleo es extraordinariamente volátil porque la oferta y la demanda de petróleo son inelásticas o no responden a los cambios de precios. Esto se debe a que el petróleo es una materia prima imprescindible para la que hay pocos sustitutos escalables. Cuando la demanda y la oferta de una materia prima son muy inelásticas, siempre que se produce un desequilibrio entre la oferta y la demanda, se necesitan grandes oscilaciones de precios para efectuar pequeños cambios en el consumo y la producción.

Sabemos que el petróleo es una materia prima indispensable en el mundo. Se utiliza como materia prima y como combustible para fabricar plásticos, productos farmacéuticos y muchos otros productos. Por tanto, la demanda de petróleo sigue siendo fuerte, y la situación de estas industrias determinará la mayor parte de la demanda mundial de petróleo.

Si la demanda de estas industrias aumenta mientras la producción se estanca, se producirá un aumento de los precios de esta materia prima. Por supuesto, y viceversa, si estas industrias están en recesión, su demanda de petróleo será menor, por lo que la demanda disminuirá. Si la producción se mantiene estable o aumenta en este caso, lógicamente se producirá un descenso del precio del barril de crudo.

Es sobre todo analizando la diferencia entre la oferta y la demanda como se determinará la evolución del precio del petróleo o la cotización del crudo. Además, hay que señalar que actualmente este análisis es algo más complejo que antes. Hasta hace unos años, era bastante fácil entender el comportamiento de estos precios. En aquella época, Estados Unidos era el mayor consumidor de crudo. Por otro lado, la OPEP+ era el principal proveedor del mercado en términos de producción. Pero con el tiempo y los años esta situación se ha vuelto más compleja y algo más confusa.

Una de las explicaciones de este fenómeno es que las tecnologías de perforación petrolífera han mejorado mucho y han dado lugar a un mejor suministro. Además, hemos asistido a la aparición de soluciones alternativas para la producción. Por último, también se han incorporado nuevos actores, entre ellos China, uno de los principales consumidores de petróleo del mundo.

La previsión del precio del barril Brent en 2023 está en 83 dólares. Para 2024 se estima que el precio del Brent alcance los 92 dólares. Los mercados petroleros mundiales volverán a tener un excedente de oferta en el primer semestre de 2024, en medio de una drástica desaceleración de 60% en el ritmo de crecimiento de la demanda.

El crecimiento de la demanda de petróleo en 2024 se situará en torno a 930.000 barriles diarios debido al agotamiento del repunte posterior a la pandemia y una mayor eficiencia en el consumo de energía. La oferta crecerá procedente del hemisferio occidental, de EE UU, Brasil, Canadá, Guyana, Argentina, tal vez Venezuela e incluso México.

A finales de 2023, el crudo Brent sigue en backwardation; con backwardation se alude al escenario en el que el precio de los futuros financieros es menor que el precio actual o precio spot (la situación contraria a backwardation es el contango).

Se produce un backwardation por la necesidad que tienen los productores de realizar coberturas de los precios, principalmente con el objetivo de cubrirse ante una posible caída del precio de la materia prima que producen. Es decir, si hay más productores que quieren vender futuros para protegerse de las caídas del precio de los futuros frente a los inversores que se protegen de las caídas, el precio del futuro caerá, produciéndose backwardation (si la oferta de futuros es mayor que la demanda, su precio caerá).

La escasez de suministros llevó la estructura de mercado a seis meses del Brent a un backwardation de unos 1,00 dólares por barril, lo que significa que los contratos a corto plazo tienen un precio más alto que los de los meses posteriores, lo que alienta a los operadores a liberar petróleo desde almacenamiento para venderlo pronto.

En este entorno, los precios de la energía, después de caer aproximadamente un 29% en 2023, se espera que desciendan un 5% en 2024, a medida que el débil crecimiento mundial reduzca la presión de la demanda. Tras la caída récord de los precios del gas natural europeo a principios de 2023, los precios del gas natural se prevé que disminuyan un 4% en 2024, a un ritmo más lento.

El pronóstico supone unas temperaturas relativamente suaves en cuanto al clima en el hemisferio norte y sin interrupción del suministro. Se prevé que los precios del carbón continuarán una tendencia a la baja debido al aumento de la oferta y debilitamiento de la demanda a medida que continúa el desplazamiento del consumo de carbón en la generación de energía y la industria.

Se prevé que los precios agrícolas caerán un 7% en 2023 y otro 2% en 2024 debido a la abundancia de suministros.

Los precios de alimentos y bebidas disminuirán más ligeramente, mientras que las materias primas agrícolas aumentarán en más del 1%. Siguiendo una caída de más de un 11% en 2023 en el precio de los cereales, se prevé que el índice caiga un 4% en promedio en 2024, en medio de abundantes suministros y niveles de existencias adecuados.

Sin embargo, los precios del arroz seguirán siendo elevados hasta 2024, suponiendo que India mantenga sus restricciones a la exportación. El panorama supone un impacto moderado de El Niño. Se espera que los precios del azúcar y cacao bajen desde los máximos de 2023, aunque los precios de la fruta deberían mantenerse altos en 2024 por el déficit de suministro afectado por el clima. Precios de fertilizantes se espera que disminuyan a medida que lleguen más suministros, pero es probable que se mantengan por encima del nivel histórico promedio debido a algunas limitaciones de oferta y las actuales restricciones a la exportación de fertilizantes en China.

Por último, se espera que los precios de los metales básicos caigan un 5% en 2024 debido a la desaceleración de la demanda. Incluso aunque se prevé que la actividad en los sectores inmobiliario y construcción de China se estabilicen en 2024, estos sectores tendrán cada vez menos influencia en la demanda mundial de metales que la que tuvieron en las dos décadas anteriores.

Aurelio García del Barrio Zafra es doctor en Ciencias Económicas y director del Global MBA con especialización en Finanzas de IEB

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_