_
_
_
_
_

Síntomas de freno en la economía de China: por qué la reapertura pierde fuelle

Los datos recientes de inflación y de importaciones apuntan a que el crecimiento se debilita. Los expertos esperan un movimiento del banco central

Una mujer hace la compra en un supermercado de Beijing.
Una mujer hace la compra en un supermercado de Beijing.KIM KYUNG-HOON (REUTERS)

El crecimiento económico de China se debilita y sus efectos pueden repercutir en el resto de la economía mundial. Tras crecer un 4,5% en el primer trimestre, la economía del gigante asiático empieza a dar señales de freno y todo apunta a que se enfrenta a vientos en contra que marcarán el camino para Estados Unidos, Europa y América Latina. Entre estos indicios, la inflación se frena, las exportaciones e importaciones no marchan como se preveía, los problemas inmobiliarios persisten y el paro juvenil se mantiene en tasas elevadas. Síntomas que ya hacen pensar en medidas de estímulo monetario por parte del banco central para tratar de avivar el crecimiento.

La tasa de inflación interanual de China se situó en abril en el 0,1%, lo que supone una caída de seis décimas con respecto de la subida de los precios del 0,7% en marzo y el menor ritmo de encarecimiento de la vida desde principios de 2021, según informó la Oficina Nacional de Estadística (ONE) el jueves. Las cifras se vieron afectadas en parte por la baja base de comparación del año pasado. Mientras tanto, los precios de producción cayeron 3,6%, en gran parte debido a la reducción de los costes de los productos básicos, y supuso una caída más pronunciada que la esperada por los expertos.

Esta semana se han conocido también datos de importaciones de China, que se contrajeron bruscamente en abril, mientras que las exportaciones crecieron a un ritmo más lento, reforzando los signos de debilidad de la demanda interna a pesar del levantamiento de las restricciones. Un jarro de agua fría para los países vecinos que exportan al gigante asiático y que esperaban que la salida de China de la política de Covid Cero supusiera un crecimiento robusto de sus exportaciones.

Por su lado, datos del Banco Popular de China indican que el crédito y los nuevos préstamos fueron mucho menores de lo esperado en abril. Mientras, el mercado de viviendas siguen estancado, si bien trata de salir del letargo con medidas de estímulos, aunque continúa la incertidumbre sobre la fuerza del impulso. Los precios de la vivienda nueva en China subieron en marzo un 0,5% intermensual, tras un alza del 0,3% en febrero, lo que fue el ritmo más rápido desde junio de 2021. En términos anuales, sin embargo, sigue la caída, con un descenso del 0,8% en marzo. Los expertos apuntan que que la crisis inmobiliaria y caída del valor de la vivienda amenaza con hacer mella en la confianza de los consumidores.

Todos estos datos han reforzado en los últimos días la idea de que a la economía china le cuesta mantener el vigor del arranque de año, tras un primer trimestre de fuerte crecimiento con el levantamiento de las restricciones de Covid y el regreso de los consumidores a las tiendas y a hacer gasto en servicios.

Según Citi, en lo que va de mayo los precios de los alimentos siguen bajando, los precios de los carburantes siguen moderados y la tasa de desempleo es elevada, especialmente entre los jóvenes, segmento fundamental para el impulso del consumo y de bienes y servicios. “Esperamos que la inflación medida por el IPC siga siendo bastante baja en mayo, aunque podría repuntar hasta el 0,3% interanual debido a una base más baja”, señalan los expertos de Nomura en una nota. Dada las bajas cifras tanto de inflación como de precios industriales “creemos que la probabilidad de un recorte de los tipos de interés por parte del banco central ha ido en aumento, aunque no es nuestro caso de referencia”.

De momento, las previsiones de los analistas se mantienen fuertes para el conjunto del año. Moody’s elevó en marzo sus expectativas para la economía espera un crecimiento del PIB real de China del 5% tanto para 2023 como para 2024, frente al 4% previsto anteriormente

“A pesar de los signos de recuperación económica en China, el país sigue afrontando retos, especialmente en forma de contracción del sector inmobiliario”, señalan los expertos de la consultora Global Data. “China seguirá enfrentándose a un debilitamiento de la demanda interna y a la atonía del mercado laboral, y es muy necesario un mayor apoyo político”, apuntan desde Macquarie Capital.

Además del debilitamiento de la demanda interna, existen riesgos geopolíticos, especialmente asociados a la escalada de las tensiones en el Mar del Sur de China además de las tensas relaciones con Taiwán y las crecientes disparidades con Occidente, añade Nomura. Todo ello “puede repercutir en el ánimo de los inversores”.



Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

C. Castelló
Es redactora jefa de la mesa digital en Cinco Días, periódico donde trabaja desde el año 2000. Licenciada en Economía y Periodismo, ha escrito en la sección de Mercados, en Empresas y, en los últimos años, ha formado parte del equipo que ha impulsado la transformación digital del diario económico decano de España

Más información

Archivado En

_
_