_
_
_
_
_

Indra avanzará en la segregación de sus negocios de defensa y tecnológico en su nuevo plan estratégico

La compañía detallará su nueva hoja de ruta esta semana, con las vistas puestas en vender negocios no estratégicos y ser un campeón en defensa

Sede de Indra.
Sede de Indra.Europa Press News (Europa Press via Getty Images)
Álvaro Bayón

Indra ultima los detalles de su nueva hoja de ruta. La compañía prevé diseñar una nueva estructura en la que avance en la segregación de sus dos grandes áreas de negocio, de defensa y tecnología. La compañía incluso se plantea separar societariamente ambas ramas, con el grupo cotizado como un paraguas que lo aglutine todo. El objetivo es poner en camino el futuro diseñado para la empresa, que pasa por potenciar el negocio de defensa para convertirse en un líder nacional en el sector y revisar su estrategia en la otra parte, lo que incluye posibles ventas de activos.

La compañía ha trabajado en los últimos meses con Boston Consulting Group para diseñar esta hoja de ruta, que han pilotado los ejecutivos de la casa bajo la batuta de José Vicente de los Mozos, el nuevo consejero delegado, y el presidente, Marc Murtra. La fecha elegida para presentarla ante el mercado es este miércoles, el 6 de marzo.

El punto clave de este plan será avanzar en la segregación de los activos de la rama tecnológica y la defensa. Para ello precisa primero en reordenarse, dado que solo una parte de sus negocios tecnológicos están bajo el ala de Minsait, su consultora de transformación digital, y algunos están ligados con la otra parte e incluso algunas áreas están duplicadas. Además, uno de los planteamientos en los que la compañía trabaja es en crear dos sociedades independientes, una con los negocios de defensa y otra con los tecnológicos, con dos consejos de administración diferentes. Un esquema similar ya lo intentó Fernando Abril Martorell como presidente de Indra. Nombró, de hecho, dos consejeros delegados, Ignacio Mataix para la parte de defensa y Cristina Ruiz para el área tecnológica.

Indra quedaría, en ese caso, como un gran holding que englobaría los dos negocios, cotizada en Bolsa y miembro del Ibex 35, condición sine qua non para que la compañía aborde cualquier transacción. Este holding contaría con los mismos accionistas que la actual Indra. La SEPI es su socio mayoritario, con un 25%. Por detrás, Sapa Placencia y Escribano tienen un 8% cada uno. Y Amber Capital, accionista de PRISA (editor de EL PAÍS y CincoDías), tiene un 7,2%. Un portavoz de la compañía ha declinado hacer comentarios.

Esta nueva estructura será la piedra de toque para desplegar una segunda fase. En concreto, esta pasaría por detectar qué negocios dentro de su área tecnológica no son prioritarios y pueden ser puestos a la venta. En los últimos meses se han acercado a Indra algunos de los mayores fondos de capital riesgo del planeta, como Cinven o Apax, para negociar adquirir todo Minsait por unos 1.800 millones. Esta no es la alternativa favorita de la compañía, cuyos planes pasan más bien por vender activos concretos dentro de esta rama.

Entre los negocios que los inversores ven como posibles ventas está, por ejemplo, su negocio de movilidad, hoy repartido entre sus unidades de Minsait y Transporte y Defensa. Dicho negocio incluiría tráfico terrestre y ferroviario, además de las actividades referidas a las Smart City. Este movimiento recordaría al llevado a cabo por Thales, rival francés de Indra, que ha vendido su unidad de transportes. Otros activos candidatos a ser vendidos por la compañía que preside Marc Murtra serían las áreas de BPO (outsourcing de procesos de negocio), su negocio de sistemas de ticketing o el de consultoría.

El propio Murtra ha reconocido que la compañía explora operaciones corporativas en esta rama de tecnología. También ha apostado por “reorganizar el sector de defensa” en un contexto en el que ha reivindicado a Indra como un campeón nacional del sector. Como principal punta de lanza de esta estrategia, la compañía explora la adquisición de Hispasat, en manos actualmente de Redeia, el Centro para el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (CDTI) y la SEPI, que está presente también en el accionariado de Indra. El pasado verano Indra ya mostró sus primeras cartas en esta estrategia y adquirió un 9,5% del fabricante de motores para la aviación ITP Aero.

El mercado está expectante ante la cita de esta semana. Por el momento, acumula un alza del 5% en Bolsa en los últimos tres días, desde que la compañía presentó sus resultados de 2023. El pasado ejercicio se saldó con un resultado récord y un beneficio neto de 206 millones de euros, un incremento del 20% respecto al año anterior.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_