_
_
_
_
_

IAG entrega el paquete de concesiones a la competencia para tomar Air Europa y ya espera objeciones de Bruselas

El grupo de Iberia trata de pasar el examen con cesiones en las rutas a América, Baleares y Canarias

Aviones de Iberia y Air Europa en las pistas del Aeropuerto de Madrid-Barajas.
Aviones de Iberia y Air Europa en las pistas del Aeropuerto de Madrid-Barajas.Eduardo Parra / Europa press

La suerte está echada. El grupo IAG registró el viernes ante la Dirección General de la Competencia de la UE su paquete de concesiones a los rivales (remedies) para facilitar el plácet comunitario a la toma de Air Europa. En el sector se espera que las cesiones se centren en las rutas entre España y Latinoamérica, y en alguno de los corredores a Estados Unidos, como es el caso de Miami. Entre los principales escollos de esta operación también se encuentra la cuota de mercado resultante de la integración de Iberia y Air Europa entre la Península y las islas de Baleares y Canarias. La parte compradora espera ya las objeciones de la Comisión Europea a su proyecto.

Fuentes de IAG ratifican que la documentación está presentada, anticipándose a los plazos oficiales. Y es que la empresa tenía aún dos meses de margen. “Nuestra propuesta de remedies es muy ambiciosa, responde a las preocupaciones indicadas por la Comisión y garantiza la entrada de nueva competencia en un amplio número de rutas”, se explica desde la compañía. Pero en la sede de Londres se ponen la venda antes de la herida: “Somos conscientes de la rigurosidad en el escrutinio de la Comisión y anticipamos que pudiera tener objeciones a esta propuesta en un primer momento, pero estamos convencidos de que podremos resolver dichas inquietudes en lo que queda del proceso”, se añade.

En el anterior intento de adquisición de la aerolínea de la familia Hidalgo, frustrado en 2021, IAG también fue proactiva ante el examen de Bruselas y propuso a Volotea y a World2Fly para cederles parte de las rutas y permisos de despegue y aterrizaje (slots) en los segmentos de corto y largo radio, respectivamente. Ese esquema falló al estimarse en la Comisión que el tamaño de los competidores no era suficiente, especialmente en el caso de World2Fly. IAG prefirió congelar el proyecto antes de añadir cesiones. Ahora dependerá de la respuesta que den las autoridades, pero el holding parece dispuesto a cerrar la compra del eterno rival este mismo año. El tira y afloja está servido.

IAG ha estado tanteando el mercado en las últimas semanas en busca de candidatas a quedarse con parte del negocio que compartirían su compañía Iberia y Air Europa. Entre las voluntarias que han ido saliendo a escena se encuentran Ryanair, la canaria Binter, se da por descontado el interés de Volotea y se especula con soluciones basadas en Plus Ultra, World2Fly e Iberojet. Al otro lado del Atlántico podrían tener apetito por determinadas rutas Latam, que se ha quejado por la posición de dominio de IAG entre Sao Paulo y Madrid, o la estadounidense Delta, máxima competidora del conglomerado que dirige Luis Gallego.

La CE ya identificó en 2021 hasta 70 rutas en las que la suma de Iberia y Air Europa debía bajar su cuota en beneficio de otras compañías. Las autoridades apuntaron a vuelos desde Madrid a Miami, Montevideo, Panamá, Santo Domingo, La Habana, Quito, Lima, Buenos Aires, Sao Paulo o Medellín.

El difícil matrimonio de las dos mayores aerolíneas de red españolas, por el referido dominio en el corredor a Latinoamérica y en vuelos a Baleares y Canarias, ha encontrado como inesperado padrino a Lufthansa, con su defensa a la creación de jugadores más potentes tanto en España como en Italia. Este apoyo, expresado por el consejero delegado Carsten Spohr en una entrevista concedida a La Vanguardia, no es casual: Lufthansa persigue hacerse con el control de la italiana ITA.

La investigación de la Dirección General de la Competencia de la UE, que arrancó el 11 de diciembre, entró en enero en una segunda fase (in-depth investigation) más extensa en plazo y también de mayor calado. IAG no presentó sus remedies en la primera parte del examen y lo hace ahora para la revisión en mayor profundidad de Bruselas. El plazo para la toma de una decisión se extiende, como mínimo, hasta el 7 de junio.

Teniendo en cuenta las operaciones totales a América, hacia o desde el aeropuerto de Madrid-Barajas en 2023, la integración de Iberia y Air Europa habría tenido una cuota total del 58,4% del tráfico (medido en número de vuelos). Y el porcentaje sube hasta un 62,3% teniendo en cuenta exclusivamente las rutas entre Barajas y los aeropuertos internacionales de Latinoamérica. En este punto, IAG siempre ha tratado de que las autoridades de Competencia tengan en cuenta el mercado entre Europa y América, y no solo el que enlaza España con el otro lado del Atlántico. De este modo, se difumina la cuota por la rivalidad de Air France-KLM y de Lufthansa en las rutas que abordan las españolas.

Desde IAG se defiende que la operación coordinada de Iberia y Air Europa resultaría una cuota en Barajas similar a la que Air France tiene en París e inferior a la de Lufthansa en Múnich o la de KLM en Ámsterdam. El grupo estima que la fusión impulsará el tráfico en Madrid en unos 1,6 millones de viajeros al año. “Esta operación es positiva para Iberia e IAG, y para Air Europa. Además, gracias a ella España estará mejor conectada y se aumenta la conectividad y la competencia, no la reduce. Sería un perjuicio para España no lograr en el aeropuerto de Madrid-Barajas las mismas condiciones que disfrutan otros hubs en Francia, Alemania u Holanda”, se insiste desde IAG.

El pasado 24 de enero fue la vicepresidenta ejecutiva de la Comisión y encargada de la política de competencia, Margrethe Vestager, quien advirtió que “IAG y Air Europa son aerolíneas líderes en España y proveedores clave de conectividad dentro del país y entre España, el resto de Europa y América Latina. Con nuestra investigación en profundidad queremos asegurarnos de que la transacción no afecta negativamente a los precios ni a la calidad de los servicios de transporte aéreo de pasajeros dentro y fuera de España”.

El interés de Iberia por Air Europa fue reconocido en octubre de 2019 en respuesta a la intención de Air France-KLM de hacerse con la firma de Globalia. La ofensiva trataba de evitar que un rival de primera magnitud se implantara en Barajas, puerta para el tráfico latinoamericano hacia Europa. IAG realizó una primera oferta de 1.000 millones y lanzó el proceso ante Bruselas, pero se topó con la exigencia de fuertes remedies y aparcó el proyecto en diciembre de 2021. No llevar la compra a término costó 40 millones a IAG por la ruptura del contrato. Y pagó otros 35 millones para que Globalia renunciara a denunciar y se abriera a hablar de nuevo.

Restablecidos los contactos, el precio bajó a 500 millones más una deuda que superaba los 600 millones. En una primer paso en busca de la integración, IAG se hizo con un 20% de Air Europa por 100 millones el 23 de febrero, y pacto el pago del resto, de obtenerse luz verde en Competencia, en efectivo y acciones.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_