_
_
_
_
_

Iberia cierra el pacto de compra de Air Europa en efectivo y acciones de IAG

Pagará 400 millones por el 80% que no controla el grupo IAG y estima 18 meses de trámites regulatorios

Aviones de Air Europa en el Aeropuerto de Madrid.
Aviones de Air Europa en el Aeropuerto de Madrid.SUSANA VERA (REUTERS)

La dirección de Iberia y la familia Hidalgo han firmado un acuerdo para el traspaso de Air Europa a la aerolínea del grupo IAG. Las partes llevaban desde mediados de enero en el tira y afloja previo a rematar el pacto de compra-venta, que ha sido detallado esta tarde ante la CNMV. IAG pagará 400 millones de euros por el 80% que no controla. Los primeros 200 millones se entregarán una vez recibida luz verde por parte de las autoridades de Competencia. La mitad, 100 millones, se traspasarán en acciones ordinarias de IAG y el resto llegará a Globalia en efectivo.

La fórmula de pago, por tanto, es mixta, lo que representa la principal novedad respecto a los dos anteriores acuerdos. Los 100 millones en papel representan 54,06 millones de acciones (un 1,08% del capital de IAG), basado en el precio medio de referencia de las acciones de IAG, de 1.8496 euros, en las cinco sesiones de bolsa de valores inmediatamente anteriores a la fecha del acuerdo.

IAG ha explicado ante la CNMV que en el segundo y tercer año después de la fecha de aprobación se abonarán otros 100 millones en cada uno de ellos. La operación rubricada esta tarde queda pendiente de trámites que se llevarán alrededor de 18 meses, según apunta IAG, y en los que la Comisión Europea desempeñará el papel de actor principal. Bruselas ya puso condiciones al matrimonio, en forma de cesión de negocio a competidores, que pusieron freno a un pacto previo a final de 2021.

Recuperados los contactos, las partes dieron un importante paso el 16 de agosto de 2022, cuando IAG convirtió un crédito de 100 millones otorgado a Globalia en el 20% del capital de Air Europa. Con esa inyección también se garantizó un plazo de exclusividad para negociar la operación que vencía este mes de marzo.

El holding que dirige Luis Gallego ha mantenido desde final de 2019 máximo interés en integrar a Iberia con su eterno rival en España. La suma de ambas aerolíneas potencia el hub de Madrid-Barajas y permite a Iberia evitar solapamientos con Air Europa, que fue seriamente pretendida por Air France, en las rutas que ambas operan hacia América. Solo de este modo se puede comenzar a mirar con mayores posibilidades hacia el mercado asiático.

Entre los permisos que deben reunir IAG y Globalia para sacar adelante la transacción están la aprobación de la SEPI y de los bancos sindicados que facilitaron la financiación a Air Europa. IAG ha desvelado que pagará un break-fee de 50 millones de euros si se rescinde el acuerdo antes de la fecha de cierre o si se alarga la tramitación y no se cumplen las condiciones para el cierre antes del segundo año a contar desde este 23 de febrero. A cambio, la compradora mantiene el derecho de salida junto con Globalia en caso de que venda Air Europa a un tercero tras la rescisión del acuerdo.

El calado de la operación, de Clase 2 a efectos de las Normas de Cotización de la Autoridad de Conducta Financiera del Reino Unido, hace que no requiera la aprobación de los accionistas de IAG.

Un grupo español más fuerte en Madrid-Barajas

La compradora ha detallado en la nota enviada al regulador bursátil que el enlace entre las dos mayores aerolíneas españolas de red “transforma el hub de IAG en Madrid para que pueda competir con los mayores hubs de Europa”. También ha hecho hincapié en que se mejora la posición de IAG “en el altamente atractivo mercado de Europa a Latinoamérica y Caribe y permite a la compañía abrir rutas a nuevos destinos en Asia”. Luis Gallego ha señalado que “Madrid es la principal puerta de entrada entre América Latina y Europa y existen oportunidades de ampliar su red, proporcionando importantes beneficios a nuestros clientes, empleados y accionistas”.

Desde Iberia se ha explicado hasta la saciedad que la inversión en una Air Europa fuertemente endeudada solo tiene sentido si la acomete una firma con fuerte presencia en Madrid. “Ofrece sinergias significativas, en línea con las obtenidas en adquisiciones anteriores, que se alcanzarán entre los años 2026 y 2028, asumiendo que el cierre de la operación se produzca en alrededor de 18 meses”, señala. La compañía de Globalia recibió un rescate de 475 millones a seis años por parte de la SEPI (11 de noviembre de 2020), que se sumaron a un crédito participativo con aval del ICO por otros 141 millones (18 de mayo de 2020, con vencimiento en 2028 y con un saldo vivo de 132 millones). Ni esta carga ni la escasa liquidez de Air Europa han asustado a Iberia.

Esta tarde se explicita ya que la firma de IAG llevará la batuta de Air Europa, dirigida hoy por Jesús Nuño de la Rosa en representación de la Sepi, y por el director general Richard Clark como hombre fuerte de la familia Hidalgo. Desde Iberia se valora un acuerdo en el que se han mantenido una valoración del capital rebajada de 1.000 a 500 millones, por el impacto de la crisis sanitaria, así como el pago a plazos.

Cerrada la integración, IAG prevé “crear vínculos comerciales entre Air Europa y otras compañías operadoras del holding”. La aún filial de Globalia entrará en los programas IAG Loyalty e IAG Cargo, además de beneficiarse de los servicios de compras del grupo.

Air Europa se pone en manos de Iberia con vuelos a 36 destinos, lo que incluye las rutas a América Latina y Caribe. En el ejercicio previo a la pandemia, 2019, transportó 13,1 millones de viajeros, bajando a 4,3 millones en 2020 y 5 millones en 2021. En el ejercicio de la recuperación para todo el sector aéreo que ha representado 2022 la cifra de clientes se ha duplicado, hasta los 10 millones de viajeros.

Jesús Nuño de La Rosa, consejero delegado de Air Europa Holding, ha declarado que “el acuerdo alcanzado con IAG refrenda el éxito del plan llevado a cabo para consolidar Air Europa como referencia internacional tras la pandemia, demostrando su viabilidad y buen hacer, antes y después de la mayor crisis del sector aeronáutico”.

La flota de la compañía alcanza las 50 aeronaves, a lo que se sumarán 15 actualmente en pedido. Todos estos aviones excepto un B737, están en régimen de arrendamiento financiero.

Antes de que estallara la pandemia, Air Europa era una aerolínea con 2.100 millones en ingresos, un beneficio de las operaciones de 71 millones y un resultado antes de impuestos de 42 millones. Esas cifras se resintieron gravemente en 2020, cuando las ventas bajaron a 756 millones y las operaciones ofrecían unas pérdidas de 460 millones (465 millones antes de impuestos). Un año después, en 2021, los ingresos rozaron los 900 millones, pero el resultado antes de impuestos seguía marcado en rojo: 330 millones.

Los activos brutos de Air Europa a finales de 2021 eran de 928 millones y la deuda neta de 574 millones, excluyendo los arrendamientos operativos de aeronaves y los arrendamientos con tripulación. Las cifrad de 2022 aún están por publicarse, pero Globalia ha anticipado una fuerte reanimación de las cuentas de su aerolínea.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Archivado En

_
_